Letras


SOLANO, CABELLO E FREIRE

Vino amargo

Vino amargo es el que bebo
por culpa de una mujer
porque dentro de mi llevo
porque dentro de mi llevo
la amargura de un querer
Quiere reir la guitarra
pero… a mi a llanto me suena
cada nota me desgarra
cada nota me desgarra
el alma como una pena

Estribillo

Vino amargo, que no da alegría,
y aunque me emborrache
no la puedo olvidar,
porque la recuerdo,
dame vino amargo
que amargo, que amargue
pa quererla más

Ni con vino, ni guitarra
yo alegre me he de poner
y aunque yo me meta en farra
y aunque…yo me meta en farra
entre sueños la ha de ver
Palabras se lleva el viento
como la espuma, se lleva el río
pero queda el sentimiento
pero queda el sentimiento
cuando mucho se ha querío

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Los niños de la Gabriela.

La Gabriela, vela, vela
la Gabriela, vela, va,
sentaita en la cansela
s’ha quedao adormilá.
El abanico, hasta er suelo,
de la mano se cayó,
y en la plata de su pelo
un jazmin se dehojó.
Y entre, despierta y dormia,
ay la besa un rayo de só
que viene de la corría.

Rafaé esta en er puerto
Fernando se fué a Jeré,
los dos hermanos, por sierto,
con toros de Guadalé.
Pero tengo un cuchillito
que me ronda la sintura;
en Córdoba, Joselito
con seis toros de miura.
La mare está dormivela…
son tres clavos de amargura
los niños de la Gabriela.

Pero tengo un cuchillito
que me ronda la sintura;
en Córdoba, Joselito
con seis toros de miura.
La mare está dormivela…
son tres clavos de amargura
los niños de la Gabriela
bailando sobre el cordel.

por gentileza do blog “La poesia de la copla”

ROMÁN E NARANJO
Cada cual por su camino

Si me lo hubieran contado,
no me lo hubiera creído,
que van a estar separados,
y cada cual por su lado,
corazón, tu cariño y el mío.
Fuimos dos en uno,
por la veredita de la eternidad,
y de aquello, mi vida, ninguno,
se quiere acordar.

Cada cual por su camino,
madre mía, que dolor!
no es de rosas,
que es de espinos,
el sendero de los dos.
Aumentado la distancia,
morimos poquito a poco,
los dos sin darle importancia,
como si fuéramos locos.

Como para darme en la cara,
de otro cariño presumes,
mira qué cosa más rara,
que el corazón se me para,
mientras tú, sin mi amor te consumes.
Yo sé que por eso,
seguiré mintiendo, lo mismo que tú,
y viviendo los dos bajo el peso
de esta misma cruz.

Cada cual por su camino,
madre mía, que dolor!
no es de rosas,
que es de espinos,
el sendero de los dos.
Aumentado la distancia,
morimos poquito a poco,
los dos sin darle importancia,
como si fuéramos locos.

por gentileza do blog “La poesia de la copla”

MONREAL
El Lerele

Vengo del templo de Salomón.
Traigo las leyes del faraón, me manda un dibei,
con palabras que conservo en la memoria
sobre la historia de la raza calé.

No me dejes gitanito canastero,
porque te quiero como yo a nadie querré

Estribillo

Ay un lerele lerele iulerele
Ay un lerelere iulerele
Ay un lerele lerele iulera

Nunca te caiga la maldición
porque a los tuyos haga traición
que arriba un dibei,
esta siempre vigilando los quereles
sobre los pobres de la raza calé
lo mismito que se funden los metales
en mi sentio se ha fundio un querer.
Lo mismo que el sol, lo mismo que el sol…

Estribillo

Que arriba un dibei
esta siempre vigilando los quereles
sobre los pobres de la raza calé.
No me dejes gitanito canastero
porque te quiero como yo a nadie querré.

Lo mismo que el sol, lo mismo que el sol…

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Lola la Piconera.

Los militares y los paisanos
llevan mi nombre como bandera.
Y dicen todos los gaditanos:
Lola Lolita la Piconera.

Desde Puerta tierra al barrio la viña,
¡Señores que guerra! ¡Ay Lola Lolita,
que forma esta niña, que forma esta niña.

Estribillo:

¿Donde vas tan bonita
Lola Lolita la Piconera?
Que a la vez que va andando
va derramando la primavera.

“A cantar en un tablao
las espinas de un querer
que en la boca la han dejao
la amargura de la hiel”.

Con que viva Andalucía
y la pena que se muera,
lo que vale es la alegría
y esa copla tan sentía
que canta Lola.

Lola Lolita la Piconera.

A los que sufren el mal de amores
sin ser ni bruja ni curandera,
los pone buenos de sus dolores
Lola Lolita la Piconera.

Pues tengo yo un cante pa los amoríos
que curan el amante.
¡Ay Lola Lolita, de pena y olvido,
de pena y olvido!

¿Donde vas tan bonita
Lola Lolita la Piconera?
Que a la vez que va andando
va derramando la primavera.

“A cantar en un tablao
las espinas de un querer
que en la boca la han dejao
la amargura de la hiel”.

Con que viva Andalucía
y la pena que se muera,
lo que vale es la alegría
y esa copla tan sentía
que canta Lola.

Lola Lolita la Piconera.

Con que viva Andalucía
y la pena que se muera,
lo que vale es la alegría
y esa copla tan sentía
que canta Lola.

Lola Lolita la Piconera…

LEÓN E SOLANO
Sombra de mi sombra

Eras mi delirio, eras mi pasión,
y te camelaba por las cuatro esquinas
de mi corazón.

Me olía tu cuerpo a trigo y clavel
y en tu boca roja como una granada
saciaba mi sed.

Primeros de mayo, últimos de abril,
con otra persona que más te gustaba
te fuiste de mí.

Sombra de mi sombra, pena de mi pena,
cómo echo de menos cuando estoy a solas
tus carnes morenas.

Tus brazos de hombre, tus muslos de trigo,
en la noche negra de mi desventura
ya no están conmigo.

Paso por tu culpa fatigas de muerte
porque tengo en vilo la raíz del alma
de tanto quererte.

Dentro de mi casa vivo sin vivir
y cuando recuerdo tus ojos de luto
me quiero morir.

A los cuatro vientos digo mi verdad
y al ver que no vienes, como una chiquilla
me pongo a llorar.

Me duelen las venas, la sangre al correr,
y se me deshace la cal de los huesos
de tanto querer.

OCHAITA, VALERIO E SOLANO

Tientos del remordimiento

El que antes de ayer me quería
Moreno
Ayer tarde no me quiso
Cariño que amanecía moreno
Anocheció de improviso
Esa cosa cosa mala
De querer y no querer
Te mande dios una bala
Si pierdes a otra mujer

Estribillo:

La mentira que asoma por tu cara
Me trae por un camino
Que es cuesta de pesares
Y hasta el cante por dentro se me para
Y va y me crucifica
En cruz de soleares
Busca en mis ojeras tu remordimiento
Y de noche te doy la sentencia
Que escucha en las esquinas
Mientras canto yo por tientos

Fuiste a beber a otra fuente
Moreno
Y arena mala has sorbio
Yo soy la más transparente
Moreno
De las agüitas del río
Esta boca, boca mala
Ya no tiene salvación
Porque hasta llevas a gala
Que sepan mi perdición.

Estribillo

Mi cuesta de pesares

Mi cruz de soleares
Quiero que te aprendas
Este juramento
Me veras camelando
A otros hombres
Mi boca con su boca
Mientras canto yo por tientos

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Romance de Juan Osuna

No hay flor como la amapola,
ni cariño como el mío
que me sentencian a muerte
por tenerlo repartido.

A las dos de la mañana
me vinieron a llamar
tres pares de ojitos negros
y me tuve que entregar.

La manita en el Evangelio
la pongo aunque yo me muera
que yo no he matado a nadie
de noche en la carretera.

Los tormentos de mis negras duquelas
no se los mando ni a mis enemigos.
Yo soñaba con clavito y canela,
me despertaron pa darme castigo.

Mi lunita clara,
eres mi sangre y mi vida,
por lo mucho que yo te quería
te vas sin volver la cara.

La rosa de la alegría
llevaba oculto un veneno
y a mí me mató la gloria
de aquel semblante moreno.

¿Qué delito de conciencia
habré cometido yo,
que pa to el mundo amanece
y a mí se me pone el sol?

La rosa de los amores
la cortan pobres y ricos
y tos acaban llorando
igual que los niños chicos.

Cuando miro tu carita
en la torre de mis años
repican las campanitas.
Los nombres de las mujeres
a mí se me han olvidado;
como el tuyo fue el primero
nunca te vas de mi lado.

Tos los malos pensamientos
los borran tus lagrimitas,
es como el que entra en el templo
y toma el agua bendita.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
La niña de Puerta Oscura

La Niña de Puerta Oscura
se dio de cara con él,
los ojos de calentura,
la boca como un clavel.

-¿A dónde vas, niña hermosa ?
¿A dónde vas por aquí?
-Voy en busca de la rosa,
la rosa del mes de abril.

Y al verla ponerse
como una amapola,
Manolo Centeno
le dijo a la Lola:

¡Limonar!
En medio del Limonar -Limonar-
de conchas y caracolas
le tengo que hacé a mi Lola
una casa de coral.

¡Limonar! ¡Limonar!
Y que de noche las olas
con verdes batas de cola
le bailen por soleá.

La Niña de Puerta Oscura
a verlo no ha vuelto más,
y Málaga la murmura
del Palo hasta el Limonar.

-¡Qué pena, Manuel Centeno,
que no quieras de venir
a ve este clavel moreno
que me ha nacido de ti!

Bordando pañales
pa su criatura,
lloraba a canales
la de Puerta Oscura.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
No puedo vivir contigo

Yo no sé por qué motivo,
ni por qué milagro, ni por qué razón,
tengo de amores cautivo
de los besos tuyos a mi corazón.

Yo era una rosa de mayo
y tú pa mis ramas fuiste el vendaval.
A la cola de un caballo,
desde que te quiero, me llevas atá.

No puedo vivir contigo,
ni sin estar a tu vera,
y unas veces te bendigo
y otras matarte quisiera.

Eres mi noche y mi día,
mi pecado y mi virtud,
eres mi norte y mi guía,
eres mi gloria y mi cruz.

A Dios pongo por testigo
de lo que me pasa a mí:
no puedo vivir contigo
pero tampoco sin ti.

Yo ya sé que esta locura
es el laberinto de nunca acabar,
es como una noche oscura
donde nos perdimos pa siempre jamás.

No sé por qué te consiento
que hagas conmigo esta inquisición,
potro de luna y tormento
es el amor tuyo pa mi corazón.

LEÓN E SOLANO
Un clavel

Nadie sabe… nadie sabe,
aunque todos lo quieren saber…
ni la clave, ni la llave,
de mi cuándo, ni cómo y por qué.

Me gusta ser libre lo mismo que el viento,
que mueve el olivo y riza la mar…
tenderme a la sombra de mi pensamiento
y luego de noche ponerme a cantar.

Un clavel…
un rojo, rojo clavel,
un clavel,
a la orilla de mi boca
cuidé yo como una loca
poniendo mi vida en él.

Y el clavel…
al verte, cariño mío,
se ha puesto tan encendío
que está quemando mi piel
que está quemando…
que está quemando mi piel.

Negro pelo… negro pelo…
que trasmina a menta y limón…
negros ojos, negros celos
primo hermano de mi corazón.

Me importa tres pitos que diga la gente,
que voy y que vengo por el arenal,
y tengo gastadas las losas del puente,
de tanto cruzarlo por la madrugá.

Un clavel…
un rojo, rojo clavel,
un clavel,
a la orilla de mi boca
cuidé yo como una loca
poniendo mi vida en él.

Y el clavel…
al verte, cariño mío,
se ha puesto tan encendío
que está quemando mi piel
que está quemando…
que está quemando mi piel.

LEÓN E SOLANO
A tu vera

A tu vera
a tu vera, siempre a la verita tuya,
siempre a la verita tuya,
hasta que de amor me muera.

Que no mirase tus ojos,
que no llamase a tu puerta,
que no pisase de noche,
las piedras de tu calleja.

A tu vera, siempre a la verita tuya,
siempre a la verita tuya,
hasta que de amor me muera.

Mira que dicen y dicen,
mira que la tarde aquella,
mira que se fue y se vino,
de su casa a la alameda.

Y así mirando y mirando,
así empezó mi ceguera,
así empezó mi ceguera.

Que no bebiese en tu pozo,
que no jurase en la reja,
que no mirase contigo,
la luna de primavera.

Ya pueden clavar puñales,
ya pueden cruzar tijeras,
ya pueden cubrir con sal,
los ladrillos de tu puerta.

Ayer, hoy, mañana y siempre
eternamente a tu vera,
eternamente a tu vera.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Y sin embargo te quiero

Me lo dijeron mil veces,
mas yo nunca quise poner atención.
Cuando vinieron los llantos
ya estabas muy dentro de mi corazón.
Te esperaba hasta muy tarde,
ningún reproche te hacía;
lo más que te preguntaba
era que si me querías.

Y bajo tus besos en la madrugá,
sin que tu notaras la cruz de mi angustia
solía cantar:

Te quiero más que a mis ojos,
te quiero más que a mi vida,
más que al aire que respiro
y más que a la madre mía.

Que se me paren los pulsos
si te dejo de querer,
que las campanas me doblen
si te falto alguna vez.

Eres mi vida y mi muerte,
te lo juro, compañero,
no debía de quererte
y sin embargo te quiero.

Vives con unas y otras
y na se te importa de mi soledad;
sabes que tienes un hijo
y ni el apellido le vienes a dar.

Llorando junto a la cuna
me dan las claras del día;
mi niño no tiene padre
¡qué pena de suerte mía!

-Anda, rey de España, vamos a dormir.
Y, sin darme cuenta, en vez de la nana
yo le canto así:

SAAVEDRA E MARTA
¿Quién tiene la culpa?

I
¿Quién tiene la culpa
de haberte querido?
¿Quién tuvo la culpa
de nuestro querer?
¿Si fueron tus ojos
o fueron los míos
los que se encontraron
para padecer?Fueron unos días
en que tú llenaste
de luz y alegría
‘to’ mi corazón;
y,  cuando ya nunca
de ti lo creía,
cubriste de sombra
toda mi ilusión.

Estribillo:

Se hundieron los sueños
que yo un día forjara
en aquel cariño
que yo puse en ti.
¡Vete y nunca vuelvas;
no quiero ni verte,
que has roto mi vida
y quiero vivir!

II

Como pasa el tiempo,
pasa mi tristeza;
hoy, te encuentras solo
por tu malquerer;
y ahora te acuerdas
del mal que me hiciste.
¡Vete y nunca vuelvas,
no te quiero ver!

¡Pasa tu calvario,
que yo paso el mío:
tú por un capricho;
yo,  por un deber!
Como yo te quise
nadie te ha querido;
ahora ya no puedo
quererte otra vez.

Estribillo.

Se hundieron los sueños
que yo un día forjara
en aquel cariño
que yo puse en ti.
¡Vete y nunca vuelvas;
no quiero ni verte,
que has roto mi vida
y quiero vivir!

* letra compilada por ManzanaSana *

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA

La rosa de Peñaflor

 

I

Andaba por los cuarenta
la rosa de Peñaflor,
señora de escudo y renta,
hermosa y sin un amor.

Y de pronto un día
cambió de ‘peinao’
cambió de ‘peinao’.
Y la vio ‘tol’ pueblo
salir al zaguán
a decirle adioses
a un niño ‘tostao’
a un niño ‘tostao’.
que partió al galope
sobre su alazán.

Estribillo

Amante de abril y mayo,
moreno de mi pasión
te llevo como a caballo,
‘sentao’ en mi corazón.

Me están doliendo los centros
de tanto quererte a ti,
me corre venas adentro
tu amor de mayo y abril.

Desde los pies a la boca,
que aprendan todas de mí,
ay, ay de mí,
a querer como las locas.

II

Hablaron más de la cuenta,
las niñas de Peñaflor,
que si ella tiene cuarenta
y que él sólo veintidós.

Pero contra el viento
de la comidilla
de la comidilla,
y a pesar del tango
de lo de la edad,
la vieron casada
salir de mantilla,
salir de mantilla
con aquel mocito
de la catedral.

Estribillo

Amante de abril y mayo…

* letra compilada por ManzanaSana *

PADILLA E MOSTAZO
Triana, Triana

¡Triana!  ¡Ay,  mi Triana!

De tu río en el cristal
cuántas veces me miré
y en tus calles de jazmines
‘perfumás’
la frente me besó
la luna.
Yo no tengo más tesoro
ni cantar
que el barrio que meció
mi cuna.

¡Ay,  las campanas
de mi Santa Ana!
¡Ay, ay!

Soleares trianeras,
quejíos del alma son;
más florida cuando vuelva
Triana, te he de ver yo.

Te perdí ya, barrio mío,
igual que el moro a ‘Graná’.
Y será grande mi pena
que ya no sé  ni llorar.

A Dios pongo por testigo
que , si grande es mi culpita,
más grande fue mi castigo;
que, si grande es mi culpita,
más grande fue mi castigo.

¡Triana! ¡ Ay,  mi Triana!

* letra compilada por ManzanaSana *

LEÓN E SOLANO
Mis tres puñales

Tres puñales, tres puñales, tres puñales.
He comprao tres puñales,
para que me des la muerte.

Tres puñales, tres puñales,
para que me des la muerte.

Y el primero indiferencia,
sonrisa que va y que viene,
que se adentran en la sangre,
como una rosa de nieve.

Tres puñales, tres puñales, tres puñales.
He comprao tres puñales,
para que me des la muerte.

El segundo de traición,
mi espalda lo presiente,
dejando mis primaveras,
mi árbol de melvas verdes.

Tres puñales, tres puñales, tres puñales.
He comprao tres puñales,
para que me des la muerte.

Y el tercero acero frío,
por si valentía tienes,
y me encuentras cara a cara,
amor de cuerpo presente.

Tres puñales, tres puñales, tres puñales.
He comprao tres puñales,
para que me des la muerte.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Dolores la Golondrina

I

Dolores la Golondrina,
lloraba por las esquinas
en la turbia ‘madrugá’;
-Por mor de los negros celos,
sabiendo que te camelo,
me tienes ‘desampará’.

-¿Y quién te manda ser tan celosa?
-dice por chuflas el “ruiseñor-,
con esa cara, que es una rosa,
yo no tendría ningún temor.
Bajo la luz mortecina
que desangraba un farol,
cantaba la Golondrina:

¿De qué me sirve tener los clisos,
‘sentrañas’ mías, como luceros?
¿De qué me sirven mis negros rizos
si me maltratas como un negrero?

Martirio, reja y cordeles,
no tienen comparación
con tanto como me duele
de celos el corazón.

Veneno que tú me dieras,
tomara de medicina.
Viviendo de esta manera,
la muerte es el bien que espera
Dolores, ay, mi Dolores,
Dolores La Golondrina.

II

Dolores La Golondrina,
se ha vuelto una rosa fina,
orgullosa y ‘perfumá’.
Por mor de los negros celos,
tendió El Ruiseñor el vuelo
y verla no quiso más.

Y en las tinieblas del aguardiente,
igual que un loco pronto se hundió;
noche tras noche lo ve la gente
hablando a solas con su dolor.
Y en medio de su neblina,
bajo la luz del farol,
reinaba en La Golondrina.

¿De qué me sirve quererte tanto,
si ya, serrana, no estás conmigo?
Igual me acuesto que me levanto,
pues estos celos son mi castigo.

Martillo, clavo y puñales,
no tienen comparación,
con estas ‘ducas’ mortales
que muerden mi corazón.

Me acosan como a las fieras
tus clisos por las esquinas.
quisiera, cuando me muera,
tenerte a mi cabecera,
Dolores- ay, mi Dolores-
Dolores, la Golondrina.

* letra compilada por ManzanaSana *

LEÓN E QUIROGA
Ole catapum

Unos ojos muy negros van por El Prado,
¡Ole catapum, pum, pum!
¡Ole catapum, pum, pum!
van por El Prado.

Y yo, al ver su negrura, me he desmayado,
me he desmayado.
¡Ole catapum, pum, pum!
¡Ole catapum, pum, pum!
Traedme sales y agua de mayo, y agua de mayo
para que vuelva pronto de mi desmayo.

Que me  han herido,
que me han herido,
unas pestañas negras como el olvido
y me han matado,
y me han matado,
los ojos de aquel hombre
que vi en El Prado.

Bajando por el Arco de Cuchilleros,
¡Ole catapum, pum, pum!
¡Ole catapum, pum, pum!
de Cuchilleros.

Me han besado los labios de un arriero,
de un arriero.
¡Ole catapum, pum, pum!
¡Ole catapum, pum, pum!
Y de besarme luego he notado, luego he notado
que eran los mismos ojos que vi en El Prado.

Me ha vuelto loca, me ha vuelto loca,
el beso que, a traiciones, me dio su boca
y desde entonces está Petrilla,
que pierdo a cada paso la redecilla.

La otra noche en el baile me he columpiado,
¡Ole catapum, pum, pum!
¡Ole catapum, pum, pum!
me he columpiado.

Por culpa de los ojos de un embozado,
de un embozado,
¡Ole catapum, pum, pum!,
¡Ole catapum, pum, pum!
Pues tras la capa que coincidencia,
que coincidencia,
estaba la sonrisa de Su Excelencia.

Caray, señores, que maravilla!
que los corregidores gasten patillas,
para que luego tras del embozo
confunda yo sus ojos con los de un mozo.

* compilada pelo blog “La poesia de la copla” *

LEÓN E QUIROGA
La rosa y el viento
(versão de Diana Navarro)

I

En la Alhambra había una rosa
más bonita que ninguna.
La blancura de la fuente
envidiaba su blancura.

De noche, cuando la Alhambra
se iba vistiendo de luna,
bajaba el viento a Granada
en busca de su hermosura.

La rosa se distraía
oyendo los surtidores,
mientras el viento gemía
de amor en los miradores.

Estribillo

¡Ay, mi rosa de la Alhambra,
rosa de la morería!
Haré lo que tú me mandes
con tal de que seas mía.

Manda repicar campanas,
que  yo las repicaré,
manda que se seque el Darro
y no volverá a correr.

Pero por amor de Dios,
pero por amor de Dios,
no mandes que no te quiera
porque eso no puedo yo.

II

Pasó la reina una tarde
a la verita de la rosa.
Si la rosa era de nieve
la reina era más hermosa.

Y, cortándola del tallo
con mano de terciopelo,
con un alfiler de plata
la prendió sobre su pelo.

Y por la noche en la Alhambra
mientras la rosa moría,
llorando en los arrayanes,
el viento, triste, decía:

Estribillo

¡Ay, mi rosa de la Alhambra,
rosa de la morería!
Haré lo que tú me mandes
con tal de que seas mía.

Manda repicar campanas,
que  yo las repicaré,
manda que se seque el Darro
y no volverá a correr.

Pero por amor de Dios,
pero por amor de Dios,
no mandes que no te quiera
porque eso no puedo yo.

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

BLAS INFANTE e JOSÉ CASTILLO Y DÍAZ

Hino da Andaluzia

La bandera blanca y verde,
vuelve tras siglos de guerras,
a decir paz y esperanza,
bajo el sol de nuestra tierra.

¡Andaluces, levantaos!
¡Pedid tierra y libertad!
¡Sean por Andalucía libre,
España y la Humanidad!

Los andaluces queremos,
volver a ser los que fuimos,
hombres de luz, que a los hombres,
almas de hombres les dimos.

¡Andaluces, levantaos!
¡Pedid tierra y libertad!
¡Sean por Andalucía libre,
España y la Humanidad!

CARLOS CANO María la portuguesa

I

En las noches de luna y clavel,
de Ayamonte hasta Villa Real,
sin rumbo por el río,
entre suspiros
una canción viene y va,
que la canta María
al querer de un andaluz.
María es la alegría,
y es la agonía
que tiene el sur.

Que conoció a ese hombre
en una noche
de vino verde y calor
y entre palmas y fandangos
la fue enredando,
le trastornó el corazón.
Y en las playas de La Isla
se perdieron los dos,
donde rompen las olas,
besó su boca
y se entregó.

Estribillo:

Ay, María la portuguesa,
desde Ayamonte hasta Faro
se oye este fado
por las tabernas
donde bebe ‘vinho’ amargo.
¿Por qué canta con tristeza?
¿Por qué esos ojos cerrados?
Por un amor desgraciado,
por eso canta, por eso pena.

Fado,  porque me faltan tus ojos,
Fado,  porque me falta tu boca,
Fado,  porque se fue por el río,
Fado,  porque se fue con la sombra.

II

Dicen que fue  el te quiero
de un marinero,
razón de su padecer,
que  una noche en los barcos
del  contrabando,
‘pa’ el langostino se fue.
En las sombras del río,
un disparo sonó.
Y de aquel sufrimiento,
nació el lamento
de esta canción:

Estribillo:

Ay, María la portuguesa
desde Ayamonte hasta Faro
se oye este fado
por las tabernas
donde bebe ‘vinho’ amargo.
¿Por qué canta con tristeza?
¿Por qué esos ojos cerrados?
Por un amor desgraciado,
por eso canta, por eso pena.

Fado,  porque me faltan sus ojos,
Fado,  porque me falta su boca,
Fado,  porque se fue por el río,
Fado,  porque se fue con la sombra.

Fado,  porque se fue por el río
Fado,  porque se fue con la sombra.

* letra compilada por ManzanaSana *

ESPINOSA E CAMPUZANO
Amigo conductor

I

A todos los conductores,
mi voz sirva de compaña,
al ritmo de los motores
por vuestras rutas de España

Y le pido a san Cristóbal
vuestro patrón tan divino
que con sus manos os guíe
salvos a vuestro destino.

Estribillo

Precaución, amigo conductor,
la senda es peligrosa,
que te espera tu madre o esposa
para darte su abrazo de amor.

Precaución, amigo conductor,
tu enemigo es la velocidad.
Acuérdate de tus niños
que te dicen con cariño:
“No corras mucho papá”

II

Pulso firme en el volante,
al peligro desafía
tu lema:”Siempre adelante”
sin descanso noche y día.

Y al fin de la jornada
te esperan con alegría
y te llenarás de orgullo
al decir: “Misión cumplía”

Estribillo

Homenaje
A mi amigo conductor
Es mi cante un homenaje.
Le deseo de corazón
Buena suerte y buen viaje
Y vaya en Gracia de Dios

* letra compilada por ManzanaSana *

PERELLÓ E  MOSTAZO
La bien pagá


I

Na te debo, na te pido.
Me voy de tu vera,
olvídame ya
que he pagao con oro
tus carnes morenas;
no maldigas, paya,
que estamos en paz.
No te quiero,
no me quieras.
Si  to  me lo diste,
yo  na te pedí,
no me eches en cara
que to lo perdiste,
también a tu vera
yo  to lo perdí.

Estribillo:

Bien pagá,
si tu eres la bien pagá
porque tus besos compré,
y a mí te supiste dar
por un puñao de parné;
bien pagá, bien pagá,
bien pagá fuiste, mujer.

II

No te engaño,
quiero a otra.
No creas, por eso,
que te traicioné.
No cayó en mis brazos;
me dio sólo un beso:
el único beso
que yo no pagué.
Na te pido, na me llevo;
entre esas paredes
dejo sepultás
penas y alegrías
que te he dao y me diste
y esas joyas que, ahora,
pa otros lucirás.

Estribillo:

Bien pagá,
si tu eres la bien pagá
porque tus besos compré
y a mí te supiste dar
por un puñao de parné.
Bien pagá, bien pagá,
bien pagá fuiste, mujer.
Bien pagá, bien pagá,
bien pagá fuiste, mujer.

* letra compilada por ManzanaSana *
QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Madrina

I

Rondabas por mi dehesa
y un día me hablaste,
llegando a mi altura:
“Su buen corazón, condesa,
hará que en el toro,
yo llegue a figura”.

Y ordené a mis mayorales,
conmovida por tu voz:
“Apartadle dos erales,
que a éste lo apadrino yo”.

Subiste a los carteles,
en un momento…
Los brillos de tus caireles,
son mi tormento.

Estribillo:

Madrina,
por fuera, jardín de rosa,
por dentro, zarza de espina.
Madrina,
mi pena es de Dolorosa,
mas nadie me la adivina.

No sabes de mi amargura,
pues tu locura
sólo es el toro
y a solas bebo mi llanto,
de tanto y tanto
como te adoro.

Madrina…
Madrina, sin un lucero
Madrina, sin un “te quiero”…
La gente no se imagina
que el hombre de mi corazón
me llama sólo “madrina”.

II

Por culpa de una sonrisa,
que echaste a unos ojos
que había en la barrera,
un toro de mi divisa,
manchó de amapolas
tu estampa torera.

¡Si se salva, Padre Mío,
en silencio seguiré;
en tus manos lo confío,
que eres el de El Gran Poder!

De nuevo por las arenas
vistes de luces;
y yo mi caudal de pena
lloro entre cruces.

Estribillo:

Madrina,
por fuera jardín de rosa…

* letra compilada por ManzanaSana *

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
La Zarzamora

I

En el café de Levante,
entre palmas y alegrías
cantaba  La Zarzamora.
Se lo pusieron de mote
porque dicen que tenía
los ojos como las moras.

Le habló primero a un tratante, y olé,
y luego fue de un marqués
que la llenó de brillantes, y olé,
de la cabeza a los pies.

Decía la gente que si era de hielo
que si de los hombres se estaba burlando,
hasta que una noche con rabia de celos
a la Zarzamora
pillaron llorando.

¿Qué tiene la Zarzamora
que a todas horas
llora que llora por los rincones?
Ella que siempre reía
y presumía
de que partía los corazones.
De un querer hizo la prueba
y un cariño conoció
que la trae y que la lleva
por la calle del dolor.

Los flamencos del colmao
la vigilan a deshora
porque se han ‘empestillao’
en saber del querer ‘desgraciao’
que embrujó a La
Zarzamora.

II

Cuando sonaban las doce,
una copla de agonía
lloraba la Zarzamora,
mas nadie daba razones
ni el intríngulis sabía
de aquella pena traidora.

Pero una noche al Levante, y olé
fue a buscarla una mujer,
cuando la tuvo delante, y olé
se dijeron no sé qué.

De aquello que hablaron ninguno ‘ha sabío’,
mas La Zarzamora
lo dijo llorando
en una coplilla que pronto ha ‘corrío’
y que ya la gente la va publicando.

¿Qué tiene la Zarzamora
que a todas horas
llora que llora
por lo rincones?
Ella que siempre reía y presumía
de que partía los corazones.

Lleva anillo de ‘casao’
me vinieron a decir,
pero ya lo ‘había besao’
y era tarde para mí.

Que publiquen mi ‘pecao’
y el pesar que me devora,
y que ‘tos’ me den de ‘lao’,
al saber del querer ‘desgraciao’
que embrujó a La Zarzamora.

* letra compilada por ManzanaSana *

JOFRE E CASTELLANOS
La morena de mi copla

I

Julio Romero de Torres
pintó la mujer morena
con los ojos de misterio
y el alma llena de pena.

Puso en sus brazos de bronce
la guitarra cantaora;
en su bordón hay suspiros
y en su caja una dolora.

Estribillo:

Morena,
la de los rojos claveles,
la de la reja florida,
la reina de las mujeres.
Morena,
la del bordado mantón,
la de la alegre guitarra,
la del clavel español.

II

Como escapada de un cuadro,
en el sentir de la copla,
toda España la venera
y toda España la llora.

Trenza con su taconeo
la seguidilla de España.
En su danzar es moruna,
en la Venta de Eritaña.

Estribillo:

Morena,
la de los rojos claveles,
la de la reja florida,
la reina de las mujeres.
Morena,
la del bordado mantón,
la de la alegre guitarra,
la del clavel español.

* letra compilada por ManzanaSana *

VALDERRAMA, PITTO E  SERRAPI

El emigrante

I

Tengo que hacer un rosario
con sus dientes de marfil
para que pueda besarlo
cuando esté lejos de ti.

Sobre sus cuentas divinas,
hechas con nardo y jazmín,
rezaré “pa” que me ampare
aquella que está en San Gil.

Adiós, mi España querida,
dentro de mi alma
te llevo metida,
y, aunque soy un emigrante,
jamás en la vida
yo podré olvidarte.

II

Cuando salí de mi tierra
volví la cara llorando
porque lo que más quería
atrás me lo iba dejando;
llevaba por compañera
a mi Virgen de San Gil,
un recuerdo y una pena
y un rosario de marfil.

Adiós, mi España querida,
dentro de mi alma
te llevo metida;
aunque soy un emigrante
jamás en la vida
yo podré olvidarte.

III

Yo soy un pobre emigrante
y traigo a esta tierra extraña
en mi pecho un estandarte
con la alegría de España;

Con mi patria y con mi novia
y mi Virgen de San Gil
y mi rosario de cuentas
yo me quisiera morir.

Adiós, mi España querida,
dentro de mi alma
te llevo metida,
y, aunque soy un emigrante,
jamás en la vida
yo podré olvidarte.

* letra compilada por ManzanaSana *

ALMAGRO E VILLACAÑAS
Viva Almeria


Sol que brilla en los caireles
de mi alegre Andalucía,
manojito de claveles
es la tierra de Almería.
Allí vi la luz primera
y empecé a tararear,
y hasta el día en que me muera
yo le tengo que cantar.
Estribillo:
Almería, un inmenso coral
es tu hermosa bahía.
Almería, es tu Virgen del Mar
mi estrellita y mi guía.
Almería, paraíso de amor,
tus mujeres son flores.
Tu alcazaba de luz
y tu embrujo andaluz.
Reina mora eres tú
para los españoles.
Son las uvas luceritos
desprendidos de tu cielo
que se van por todos sitios
pregonando tu salero.
Los metales de tu entraña
son tu gloria y tu esplendor.
Eres lo mejor de España,
Almería de mi amor.

Estribillo:

Reina mora eres tú…
Ayyyyyy.
Reina mora eres tú
para los españoles.

MANUEL BENÍTEZ CARRASCO
Juerga en el cielo

Cuando don Ramón Montoya
se fue, porque lo llamaron
para una fiesta en la Gloria,
temblaron, tristes y solas,
sin que nadie las tocara
las guitarras españolas;
por los tablaos derramaron
lágrimas como lunares
todas las batas de cola,
y muertecitos de pena
se quedaron las gargantas,
y los cantes y las penas.

Antes de que don Ramón
llegara para la fiesta,
y no habiendo allí, guitarras,
porque tampoco había juergas,
Dios le dijo a San José
(a San José, que es un santo
que sabe bien de maderas):
-José: hazme una guitarra
una guitarra flamenca
con el mejor palo santo
y más celestial que tengas.

Y orgulloso del encargo,
San José,
San José hizo una guitarra
que pa qué…

Los santos, cuando la vieron,
se quedaron pasmaítos;
más de cuatro
perdieron hasta el sentío;
y Dios no pudo por menos
que decirle a San José
con un aire bien flamenco:
-Olé las manos que hicieron
esa guitarra de España
para más Gloria del cielo!

Don Ramón tomó en sus manos
la guitarra; por la Gloria
el silencio se afinaba
contra el filo de las rosas.

Templó las cuerdas; las cuerdas
sonaron con son de luna,
pero de luna española,
y don Ramón empezó
su lección mágica y honda:

Sevilla ríe en la prima,
fina, ligera y garbosa
y Córdoba en el bordón
lloraba una pena mora.

Darros y Guadalquivires
se enredaban en las notas
y todo el aire andaluz
iba, en manos de Montoya,
corriendo Sierras Morenas,
cruzando Tajos de Ronda.

El silencio se rompió
con un ¡olé! que hizo historia,
y el cielo se hizo colmao
por el embrujo embrujao
de los duendes de Montoya
.
San Cristobalón,
las manos como palmeras,
empezó a hacer unas palmas
que se venía el cielo a tierra.
-Sordas, sordas
(le decía don Ramón);
que esto no es una tormenta,
San Cristobalón…

Y Santa Teresa, ¡vaya…
vaya monja!
Qué doctora tan sencilla,
qué mística tan graciosa,
qué santa de ancha es Castilla,
qué Gloria tan española,
y qué española tan guapa,
tan guapa y requetehermosa,
¡lo que se dice una monja
flamencona!
Si loca de gracia estaba
ahora se volvió más loca
oyendo cómo reían
y gemían
los duendes de Andalucía
en las manos de Montoya.

Se recogió bien el hábito
de una punta a la cadera;
alzó los brazos al aire
llenándolos de canela
-dos jaulas eran sus manos
dando a los pájaros suelta-
y, a quiebros y a giros y
a todas las cosas buenas,
se echó a medir el tablao
de la fiesta.

Y, llevada de su genio,
en una de aquellas vueltas,
dio un volantazo tan grande
con su bata de estameña,
que por poquito poquito
me lo tira de cabeza
a su San Juan de la Cruz
que, lleno de misticismo
como siempre estuvo, estaba
mirándola embobaíto.

San Pedro, que siempre tiene
carita de mal humor,
desde la puerta miraba
serio a Dios, como diciendo:
¡Esto no es serio, Señor!

Pero cuando don Ramón
hizo templar en un tercio
toda el alma del bordón,
San Pedro sintió que un aire
como un diablillo gitano
se le metí por las venas
y se le subía a los labios.

Y sin poder contenerse,
y sin poder remediarlo,
se echó pa’lante, flamenco,
con una caña en la mano;
se echó el vinillo a la boca,
lo paladeó un buen rato,
carraspeó pa evitar
que le saliera algún gallo
(que no sé por qué San Pedro
le teme tanto a los gallos),
y entonándose primero
con un jipío bien largo,
puso el cielo al rojo vivo
con los tercios de un fandango:

-Con el permiso de Dios,
y como premio a esas manos,
escrito queda en la historia:
desde hoy tendrán los gitanos
entrada libre en la Gloria.

Y cuando vieron los santos
que al embrujo de Montoya,
el santo más serio estaba
en lo mejor de sus glorias,
Cecilia dejó el piano
y San David tiró el arpa
y se pusieron a hacer
un repiqueteo de palmas.

Y mientras que, postineros,
con su estrellita del brazo,
jaleaban los luceros,
bailó y cantó como nunca
entre requiebros y oles,
la Mercé por bulerías
y Chacón por caracoles.

Ebrias de gracia española,
las santas más achinadas
se sintieron flamenconas.
Y hasta la Virgen María,
bonita como ella sola,
con la luna por peineta
y el sol por bata de cola,
se bailó por alegrías
en el tablao de la Gloria.

LEÓN E QUIROGA
La Caramba

La Caramba era una rosa,
cuando vino de Motril,
a sentar plaza de maja,
en la villa de Madrid.
El pelo rojo como las moras,
los ojos como luceros,
y en la cabeza, temblando,
un lazo de terciopelo.
Y el Madrid de aquel entonces,
que por ella enloquecía,
entre ¡caramba! y ¡caramba!
a la Caramba decía:
¡Ay, María Antonia Fernández!
Te quiero a ti,
¡Ay, Caramba, Caramba mía!
¡Ay, María Antonia Fernández!
Todo Madrid,
por tí canta de noche y día.
Y los manolos,
que van al Prado,
se han vuelto locos
y enamorados.
Que la Caramba
cuando va andando
canela en rama
va derramando.
¡Viva el jaleo, que viva!
¡Viva la Alhambra!
¡Vivan los ojos negros,
negros, negritos
de la Caramba!
Hablaron de que era un duque,
juraron que era un marqués,
murmuraron del monarca,
dijeron de un portugués.
Lo cierto es que María Antonia
renegó de los madriles
y cambió el traje de maja,
por unas tocas monjiles.
Y el Madrid de aquel entonces,
que sin ella no vivía,
entre ¡caramba! y ¡caramba!
a la Caramba decía:
¡Ay, María Antonia Fernández!
Pobre de tí,
¡Ay, Caramba, Caramba mía!
¡Ay, María Antonia Fernández!
Todo Madrid,
por tí llora de noche y día.
Y a tu persona,
no hay quien la vea,
ni por ventanas,
ni por azoteas.
Y los manolos
te están buscando
y por las calles
pasan gritando:
¡Viva el jaleo, que viva!
¡Viva la Alhambra!
¡Vivan los ojos negros,
negros, negritos
de la Caramba!

* compilada pelo blog “La poesia de la copla” *

LEÓN E SOLANO
Pim, pam, fuego

I

La copla nuestra tan española
hasta hace tiempo tan bien ‘plantá’
por los rincones llorando a solas
vive perdida y ‘abandoná’.
Pero yo no la abandono
porque siempre al lado mío
viene y va como en un trono
en la cruz de mis sentidos.

¡Pim, pam, fuego!  Por toda España
yo con mi copla voy orgullosa.
¡Pim, pam, fuego!  Por tierra extraña
viaja conmigo como una rosa.

Mi copla tiene solera
sentimiento y gracia fina.
Mi copla es una bandera
con un ole en cada esquina.
La llevo de compañera
y nunca, nunca la dejaré
y, por la senda, ole con ole,
de España entera.

¡Pim,  pam, fuego! La copla mía
hasta la hora en que yo me muera
¡Pim, pam, fuego! con valentía
por donde vaya  la cantaré.

II

Busqué a la copla de madrugada
y  en una venta la descubrí
y, amargamente desesperada,
llorando a mares me dijo así:
Corazón, si no me cantas,
¿qué va a ser de mi persona?
Porque siempre tu garganta
fue el puntal de mi corona.

¡Pim, pam, fuego! Por toda España
yo con mi copla voy orgullosa.
¡Pim, pam, fuego! Por tierra extraña
viaja conmigo como una rosa.

Mi copla tiene solera
sentimiento y gracia fina.
Mi copla es una bandera
con un ole en cada esquina.
La llevo de compañera
y nunca, nunca la dejaré
y, por la senda, ole con ole,
de España entera.

¡Pim,  pam, fuego! La copla mía
hasta la hora en que yo me muera
¡Pim, pam, fuego!  Con valentía
por donde vaya  la cantaré.

* letra compilada por ManzanaSana *

DE CARRERE E FONT DE ANTA
La Diputada

Llegó la hora del feminismo,
y como siempre fuí avispada,
y en todas partes me llevo algo,
me llevé el acta de diputada.

En el congreso con Luis de Tapía,
estoy actuando de adalid,
¡Viva el divorcio! ¡Vivan mis manos!
que aún no han cosido, ¡ni un calcetín!

Y hasta en la peluquería,
me llaman “Su Señoría”.
Y como Victoria Kent,
viajo de balde en el tren.

Sí, señores diputados,
hay que acabar con el politiquismo,
mucho de para aquí y mucho domingo,
aquí el que no trabaje, que no coma,
empezando por los enchufistas.

El día que me deje,
el presidente hablar,
en hombros por la calle,
me tienen que sacar.

El pobre Conde de Romanones
que ya no tiene, ¡ni una peseta!
me dijo anoche: Pues me conviene,
ser diputado y ¡estar a dieta!

Pues sí, Leandra, que en estos tiempos,
que no hay enchufes, para un servidor,
tengo con ella, para ir mirando,
a las perdices, que ¡ay que ilusión!

Y aunque tengo en Madrid casa
y una pequeña finca,
está embargá y la perdí,
¡que den fuego al polvorín!

Yo creo que todo se arreglara,
¡incluso lo del himno!
porque pienso pedir,
a Don Fernando de los Rios,
que es muy flamenco,
que sea, el fandanguillo mayor:

La mujer de Estanislao,
cuatro hijos ha tenido,
la mujer de Estanislao,
y luego dice la gente
que es un obrero parado,
cuatro hijos ha tenido.

¡Olé, viva lo flamenco y lo torero!

* compilada em excelente colaboração com o blog “La poesia de la copla” *

LEÓN E PAVÓN
La Rosa del Altozano

I
Por la vera, vera, vera,
verita, vera del Altozano,
va una rosa canastera,
y a su vera va un gitano,
que canta de esta manera:

“Te estoy queriendo, prima,
más que al dinero,
más que al dinero;
no me desprecies, niña,
porque me muero,
porque me muero”.

Los ojitos del puente,
que están pendientes
de la chiquilla,
cantan un son sombrío,
que lleva el río
de orilla a orilla.

Rosa morenita,
del cariño y palabritas
no has de fiar,
que los juramentos
se los lleva luego el viento
sin avisar.
Pero la niña, niña,
del Altozano,
bajo la luna,
sigue a la vera, vera
de su gitano
verde aceituna.

II

En la noche de Santa Ana
suenan campanas,
huele a verano;
por el barrio de Triana,
con su pena de la mano,
va una Rosita gitana:

“Luego de cinco añitos
que te he ‘querío’,
que te he ‘querío’,
me matas con tu engaño,
primito mío,
primito mío”.

Los ojitos del puente,
que están pendientes
de aquellas ducas,
lloran un son de fragua
que lleva el agua
hasta Sanlúcar.

Rosa morenita,
ya no valen lagrimitas,
ni maldición.
Vuelve a ser quien eras,
que se llene  de banderas
tu corazón.
Pero la rosa, rosa
del Altozano
bajo la luna
sigue llora que llora
por su gitano
verde aceituna.

Pero la rosa, rosa
del Altozano
bajo la luna.

* compilada em excelente colaboração com o blog La poesia de la copla e a ManzanaSana*

GUERRERO E CASTELLANO

Al pie de la Cruz de Mayo
Se paró ante mi puerta casi temblando,
diciéndome, serrana, yo quiero hablarte,
y junto a los jazmines, me fue jurando,
quererme para los restos sin olvidarme.
Me sentí la mujer más feliz de España,
su palabra marchosa, yo le creí,
y a la sombra morena de sus pestañas,
en el patio florío, le oí decir:

Cruz de Mayo que a tu planta,
rompe el silencio Sevilla,
Cruz de Mayo, pura y blanca,
retablo de maravilla.
La persona que yo quiero,
me lo tiene que jurar,
al llegar el mes de Mayo,
que pa mi sola será.
Cruz de Mayo, cancionera,
de mis sueños y verillas
Dios te puso para que fueras
sí, que sí, Cruz de Mayo, si, que si,
retablo de maravillas.

De Sevilla, el mocito, se fué cantando,
prometiendo escribirme todos los días,
y al pie de La Esperanza, quedé rezando,
esperando su vuelta con alegría.
Pero el tiempo pasaba, y aquella carta,
que en mis noches soñaba, nunca llegó,
y entre risas y coplas, con voz amarga,
otra noche de Mayo, cantaba yo:

Cruz de Mayo que a tu planta,
rompe el silencio Sevilla,
Cruz de Mayo, pura y blanca,
retablo de maravilla.
La persona que yo quiero,
me lo tiene que jurar,
al llegar el mes de Mayo,
que pa mi sola será.
Cruz de Mayo, cancionera,
de mis sueños y verillas
Dios te puso pa que fueras
sí, que sí, Cruz de Mayo, si, que si,
retablo de maravillas.

Dios te puso pa que fueras
sí, que sí, Cruz de Mayo, si, que si,
retablo de maravillas.

* compilada em excelente colaboração com o blog “La poesia de la copla” *

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Elvira la cantaora

Elvira la cantaora es el alma del tablao,
Los ojos como las moras, el color aceitunao,
Zarcillos de plata fina, peinecillos de coral,
Y en los nudos una espina hasta el puño atravesá.
Y por eso cuando canta una rosa ensangrentá
Se le sube a la garganta.

Dejarme por Dios, dejarme,
Dejarme llorar pa dentro,
Que no quiero ni enterarme
De lo sola que me encuentro
Sin un por qué me ha olvidao
El hombre de mis delirios,
Y yo en vida me he enterrao
Y me he puesto cuatro cirios,
Dejarme con mis pesares
Que está viniendo la aurora,
Y quiere llorar a mares
Su llanto por soleares, soleares
Elvira la cantaora.

Elvira se está quedando macilenta y amarilla,
Su pena, de cuando en cuando, le hace son por seguiriyas
No piensa tomar venganza ni ser triste resigná,
Si he perdido la esperanza que más puedo perder ya,
Compañero, mira y mira, son dos ríos hechos sal,
Los ojitos de mi Elvira.

MURILLO E SEGOVIA
Alondra del cielo

Era una alondra del cielo
caminando por la tierra
ese color de du pelo
dió a Sevilla
mucha guerra.
Paloma ladrona
de mucho cuidao
guardaba veneno
tras de su abanico,
la luz de sus ojos
morunos, rasgaos,
podían comprarla
tan sólo los ricos

Alondra que canta y vuela
cuando nace la mañana
si un amor te desconsuela
carita de filigrana.
Que repiquen esas manos
unas palmas al compás
y que canten los gitanos
un fandango verdial.
Arcoiris en el cielo
en un brindis de alegría
y campanas al revuelo
levanta orgullosa el vuelo
Alondra del alma mía

Vino un mocito de Utrera
morenito y bien plantao
fue como si reviviera
una sombra del pasao.

El mozo le dijo:
“Te enteras Alondra,
jaulita de oro
pa ti te he comprao,
que tu cinturita
morena y redonda
yo quiero pa siempre
tenerla a mi lao.

Alondra que canta y vuela
cuando nace la mañana
si un amor te desconsuela
carita de filigrana.
Que repiquen esas manos
unas palmas al compás
y que canten los gitanos
un fandango verdial.
Arco iris en el cielo
en un brindis de alegría
y campanas al revuelo
levanta orgullosa el vuelo
Alondra del alma mía

LEÓN, VALVERDE E QUIROGA
¡Ay Maricruz!

Es Maricruz la mocita,
la más bonita
del barrio de Santa Cruz.
El viejo barrio judío,
rosal florido,
le ha dado rosas de luz.

Y desde la Macarena
la vienen a contemplar,
pues su carita morena
hace a los hombres soñar.

Y una noche de luna,
el silencio rompió
la guitarra moruna
y una voz que cantó:

¡Ay, Maricruz, Maricruz!,
maravilla de mujer;
del barrio de Santa Cruz
eres un rojo clavel.

Mi vida sólo eres tú,
y por jurarte yo eso
me diste en la boca un beso
que aún me quema, Maricruz.
¡Ay, Maricruz!, ¡Ay, Maricruz!

Fue como pluma en el viento
el juramento,
y a su querer traicionó.
De aquellos brazos amantes
huyó inconstante,
y a muchos después se entregó.

Señoritos con dinero
la lograron sin tardar,
y aquel su cuerpo hechicero
hizo a los hombres pecar.

Pero sólo hubo un hombre
que con pena lloró
recordando su nombre,
y esta copla cantó:

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Tientos del reloj

Cuando se marcha de noche
no le pregunto a donde va,
y en mi tiniebla me quedo
sola con mi soledad.
Y cuando siento la llave,
rayando el filo del día,
hago de que no me entero
entre despierta y dormida.

No sé lo que hacer,
No sé lo que hacer,
que me duele la cal de los huesos
de tanto querer.
Las ducas que paso yo no se las diera
ni al más enemigo de mis enemigos,
“pa” que no sufriera:
“¿Dónde estará ahora?,
¿Qué será de él?,
¿Qué otros labios estará besando
para calmar su sed?”
Y me dan en vilo la una y las dos,
y me voy clavando,
igual que puñales,
las dos manecillas que tiene el reloj.

Hubo un querer en su vida
que le pagó con traición
pero que está todavía
dentro de su corazón.
Por eso sigue bebiendo,
para ocultar su condena
y yo me estoy consumiendo
de sentimiento y de pena.

No sé lo que hacer,
No sé lo que hacer,
que me duele la cal de los huesos
de tanto querer.
Las ducas que paso yo no se las diera
ni al más enemigo de mis enemigos,
“pa” que no sufriera:
“¿Dónde estará ahora?,
¿Qué será de él?,
¿Qué otros labios estará besando
para calmar su sed?”
Y me dan en vilo la una y las dos,
y me voy clavando,
igual que puñales,
las dos manecillas que tiene el reloj.

GÓMEZ, SALAZAR E PITTO
Mi Salamanca


Salamanca tierra mía
De arte y sabiduría
Eres joya sin igual
Tu brava ganadería
Es la casta y alegría
De la fiesta nacional

Hay un gitano, gitano
Que va por el mundo entero
Cantando que es soberano
Con el sombrero en la mano
Como alegre pregonero

Salamanca bendita
Que cosita bonita
Tiene el tesoro de tu joyero
Salamanca bendita
Que cosita bonita
Cante flamenco, toro y torero
Salamanca campero
Toro, torito fiero
Con divisa verde y blanca
Ay que te quiero, te quiero
Ay que te quiero, te quiero
Ay que te quiero
Cuanto te quiero mi Salamanca

Ruiseñor para cantarte
Ay para amarte golondrina
Ruiseñor para cantarte
Eres tierra Salmantina
Cuna, ay de gloria y de arte
Anda, anda y de mujeres divinas
Salamanca campero
Toro, torito fiero
Con divisa verde y blanca
Ay que te quiero, te quiero
Ay que te quiero, te quiero
Ay que te quiero
Cuanto te quiero ay…mi Salamanca

LEBLANC E LEMBER
Cántame un pasodoble español

Si comparas un manojo de claveles
Con las flores de otras tierras tu veras
Que el olor de los claveles españoles
No lo pueden otras flores igualar.
Si comparas un alegre pasodoble
Con los mambos bugui bugui y el danzón
Veras que en el mundo entero
Lo que vale es lo español.

Cántame un pasodoble español
Que al oírlo se borran…. Mis penas
Cántame un pasodoble español
Pa que hierba la sangre en mis venas
Si tu vieras vida mía
Tu cante como me suena
Cántame un pasodoble español.

Si comparas con la rosa de mi boca
Los corales que se esconden en el mar
Ya veras como la rosa de mis labios
Son más rojas y más suaves que el coral.
Si comparas a mi pelo con la noche
Y a mis ojos con la luz del mismo sol
Veras que en el mundo entero
Lo que vale es lo español.

SANCHEZ DE LÉON E MORADIELLOS
Divorcio gitano

(letra completa, graças a apreciadissimaS colaboraçÕES ibéricaS!)

Oiga usted, Señor Juez,
ya mismito me voy pronunciar
es Manuel, un calé,
que me hace pasarlas morás.

Es un vago sinvergüenza,
que en su vida un golpe da
y que dice que no entiende
la palabra trabajar.

Exige tabaco, pá vino parné,
y ya para el colmo
¡le doy de comer!

Tacatan ¡Que barbaridad!
¡Que harta estoy de marío!
Tacatan, ¡parece un sultán!
¡Vanidoso y presumío!
Mas vale que hubiera sido
igual que un orangután
Tacatan, tacatan, tacatan, tacatan

Venga ya, Señor Juez,
un divorcio barato y juncal
Porque usted, va a saber,
lo que tiene el gachó que aguantar.

Como sabe que es bonito,
y lo miran las gachís,
anda siempre de paseo,
hecho un puro maniquí.

Se enchula y perfuma
como una vedette
y lleva por gafas,
la rueda
del tren.

Tacatan ¡Que barbaridad!
¡Que harta estoy de marío!
Tacatan, ¡parece un sultán!
¡Vanidoso y presumío!
Mas vale que hubiera sido
igual que un orangután
Tacatan, tacatan, tacatan, tacatan

MANUEL ALEJANDRO E BEATRIZ BEIGBEDER
Sevilla


Torres,
con alas de oro
que sueñan distancias.
Calles,
con sombras de siglos
y nardos de plata.

Cantes,
que arañan estrellas
que arañan el alma.
Noches,
reflejos de un rio
que quiso ser mar,
que quiso ser mar.

Sevilla,
verde claridad sonora,
verde tierra,
azul el aire
donde el agua adormecida
de una torre,
se enamora.

Sevilla,
verde claridad sonora,
de andaluzas soledades.
Fuego, nieve,
llanto y cante.
Sevilla, Sevilla
Sevilla

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
No me quieras tanto

Yo tenía viente años
Y él me doblaba la edad.
En mis seines había noche
Y en las suyas madrugada.
Antes que yo lo pensara
Mi gusto estaba cumplido;
Nada me faltaba con él,
Me quería con locura,
Con todos sus cinco sentidos.
Yo me dejaba querer.
Amor me pedía, como un pordiosero,
Y yo le clavaba,
Sin ver que sufría,
Cuchillos de acero.

No me quieras tanto,
Ni llores por mi;
No vale la pena
Que por mi cariño
Te pongas así.
Yo no se quererte lo mismo que tú,
Ni pasar la vida pendiente y esclava
De esa esclavitud.
No te pongas triste,
Sécate ese llanto
Hay que estar alegre.
Mírame y aprende.
No me quieras tanto.

Con los años y la vida
Ha cambiado mi querer,
Y ahora busco de sus labios
Lo que entonces desprecié.
Cegadita de cariño
Yo le ruego que me ampare,
Que me tenga caridad;
Se lo pido de rodillas, por la Gloria de su madre
Y no me sirve de nada.
Como una mendiga estoy a su puerta
Y con mis palabras mi pena castiga
Dejándome muerta.

No me quieras tanto,
Ni llores por mi;
No vale la pena
Que por mi cariño
Te pongas así.
Yo no se quererte lo mismo que tú,
Ni pasar la vida pendiente y esclava
De esa esclavitud.
No te pongas triste,
Sécate ese llanto
Hay que estar alegre.
Mírame y aprende.
No me quieras tanto.

De todo lo del mundo sería capaz
Con tal que el cariño que tú me tuviste
Volviera a empezar.
Por lo que más quieras,
Sécame esta llanto.
Maldigo la hora que yo a ti te dije:
¡No me quieras tanto!

LEÓN Y SOLANO
Ahora me ha tocao a mi

Desde que era un comino
me gustaba remedar a las estrellas.
Presintiendo el destino
que algún día yo iba ser igual que ella.
Y al oír, y al oír mis cantares
contemplando los cristales de mi cara.
Me decía mi madre murmurando,
murmurando esta chiquilla está majara.
Lo que tuve en el sentío
lo he llegado a conseguir.
Mi locura se ha cumplío.
Ahora me ha tocado a mí.
Ahora me ha tocado a mí.
Ahora, ahora me ha tocado a mí.
Copla, copla de España morena
. Copla de alegre querer
Que habla de gozos y penas,
y de celos y de amores.
Copla, copla de llanto y tormento
copla de alegre querer.
Que alborota el pensamiento
del hombre y de la mujer.
Copla de sangre caliente de España.
Sol de los soles.
Cuando te escucho valiente,
yo misma te digo ole,
ole, ole, ole y ole.

No hace falta mantilla,
ni abanico, castañuela, ni peineta.
Pa cantarle a Sevilla
al compás de un pasodoble o una saeta.
Y en aquel, y en aquel lo que falta,
pa’ poner el sentimiento en los cantares.
Que se entre la gente,
y a la gente hace gritar viva su mare.
Y allá por España entera, voy cantando mi sentir
Y es mi copla una bandera.
Ahora me ha tocado a mí.
Ahora me ha tocado a mí. Ahora,
ahora me ha tocado a mí.

Copla, copla de España morena.
Ramo de luz y de flores.
Que habla de gozos y penas,
y de celos y de amores.
Copla, copla de llanto y tormento
copla de alegre querer.
Que alborota el pensamiento
del hombre y de la mujer.
Copla de sangre caliente de España.
Sol de los soles.
Cuando te escucho valiente,
yo misma te digo ole y ole y ole, ole y ole.
Yo misma te digo ole.

QUINTERO, GUILLÉN E MOSTAZO
El día que nací yo

El día que nací yo, que planeta reinaría
Por donde quiera que voy
Que mala estrella, me guía

Estrella de plata, la que más reluce
Por que me llevas, por este calvario
Llenito, de cruces,

Tú vas a caballo, por el firmamento
Yo ciguecita sobre las tinieblas, a pasito lento

El barco de vela
De tu poderío
Me, trajo a este puerto donde se me,
Ahogan los cinco sentidos

El día que nací yo,
Que planeta reinaría
Por donde quiera que voy,
Que mala estrella me guía

Estrella de nácar
Déjame ser buena
Di que me ponga es este barrote
Mi reloj, de arena

Yo haré, lo que mandes
Rey de los luceros, y cuando él diga
Que lo lleven preso
Le diré, te quiero

El día que nací yo que planeta reinaría…

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Silencio cariño mío

Un torito de locura
va corriendo por mis venas,
el torito de Miura
de un querer que me envenena.
Yo no se si darle muerte,
virgen morena del Baratillo,
o quedarme con mi suerte
y que me claven siete cuchillos,
y sin juez ni tribunales
a morir, yo me sentencio,
con mis duquitas mortales,
en una cruz de silencio.

Silencio, cariño mío,
no te escapes de mi boca.
Escondete en mis sentidos
aunque yo me vuelva loca.
Silencio para el te quiero
de mi boca cuando cante.
Silencio para el me muero
por los ojos de mi amante.
Entierra tu ventolera
en el paso del olvido
y por lo que tu mas quieras,
silencio, cariño mío.

Yo se bien que tu me tienes
en los ojos noche y día.
Yo te llevo entre las sienes
para los restos de mi vida.
Voy bordando en seda fina,
un pañolito de mil colores,
con tu nombre en cada esquina,
como si fueran ramos de flores.
Y por no causar un daño,
a morir yo me sentencio,
y a verte como a un extraño
desde mi cruz de silencio

LEÓN Y QUIROGA
Tus ojos negros

En la noche negra de mi mala suerte,
ay Santa Lucía de mi corazón!,
como dos civiles, me llevan sus ojos,
por la carretera del mayor dolor.
Yo tenía mi estrella, mi sol y mi luna
ay Santa Lucía de mi corazón!,
pero desde er día que me vi en sus clisos
ya no tengo estrellas ni luna, ni sol

Y más que mi suerte,
y más que la muerte
más negros toavía
son esos de Cai
que me están matando
Ay Santa Lucía.!

Tus ojos negros, tus ojos
tienen la curpa de tó.
Si no los hubiera visto,
por los clavitos de Cristo,
que no me viera así yo.

Quiero que esos dos luceros
me alumbren de noche y día,
porque si no yo me muero…
vida mía.

Tus ojos negros, tus ojos
candiles de mi doló.
Tus ojos tienen la curpa,…
tienen la curpa de tó.

Debiste dejarme ciega de repente.
Ay Santa Lucía de mi corazón!,
y así de seguro, no hubiera sabío,…
la mala partía de estar sin razón.

Porque son más negros que la zarzamora
ay Santa Lucía de mi corazón!,
tinta y azabache de mis agonías
carbones que encienden mi mala pasión

Y d’esta negrura,
y d’esta amargura,
y d’esta agonía
la curpa la tienen
tus ojitos negros.
Ay Santa Lucía!,

Tus ojos negros, tus ojos
tienen la curpa de tó.
Si no los hubiera visto,
por los clavitos de Cristo,
que no me viera así yo.
Quiero que esos dos luceros
me alumbren de noche y día,
porque si no yo me muero…
vida mía.
Tus ojos negros, tus ojos
candiles de mi doló.
Tus ojos tienen la curpa,…
tienen la curpa de tó.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Los tientos del cariño

De lo morena que era, la piel parecía que le verdeaba,
por eso las tapaeras, que de to el sentido a mi me quitaba.
Con negras dudas mortales los dos nos quisimos hasta el frenesí
y después lloré canales al ver que con otra te fuiste de mi.

Y luego del desengaño mi bien, mi bien, ca vez que nos vemos
lo mismo que dos extraños tu y yo, tu y yo no nos conocemos.

Me dan temblores de muerte si en medio la calle tropiezo contigo,
y tiemblo na mas de verte y ya no conozco ni se que me digo.
Se me nota en el semblante, ay pena pena, válgame Dios,
que te quiero mas que antes… aunque yo diga, diga que no!

Por este cariño ciego, sangre de mi sangre de las carnes mías
al pare eterno le ruego que me libre pronto de esta mala vida
Y al paresito que esta arriba yo le ruego,
que me libre pronto de esta terra mia.

VALDERRAMA
Su primera comunión

Como una blanca azucena,
Lo mismito que un jazmín
Mi niña va hacía la iglesia
A la iglesia de San Luis

Ha cumplido siete años,
Y va a recibir a Dios
Mi niña toma rezando
Su primera comunión

En el quicio de la puerta
Estamos su mare y yo
Con lágrimas en los ojos
Y risa en el corazón

Un coro de serafines
Hay en el altar mayor
Que está mi niña tomando
Su primera comunión

De rodillas es tan bonita
Y tiene tanto salero
Que le da el agua bendita
Un angelito del cielo

Mi niña ya está en mi casa
Llena de gracia de Dios
Como la mira su mare
Y como la miro yo

Cariño de mi cariño,
Alegría de su amor
La nieve y el blanco armiño
Copiaron de el tu candor

Para un padre y una madre
No hay alegría mayor
Que ver hacer a sus hijos
La primera comunión

De rodillas es tan bonita
Y tiene tanto salero
Que le da el agua bendita
Un angelito del cielo
Un angelito del cielo

GARCÍA PADILLA E MOSTAZO
La Salinera

I

Marino, marinero,
que contra el viento vas navegando,
si miras que a tu barco sigue un lucero,
ya sabes que, sin verte, te estoy mirando.

Marino, marinero,
no eches el ancla en la bahía;
vente a la playa, que allí te espero
contándole(s) a las olas las penas mías.
Aa aa aa…

Estribillo:

Va en tu barco una rosa, la de los vientos;
otra rosa te manda mi pensamiento;
a ‘onde’ el mar con el cielo forma una estela,
busco de tu fragata, ay, ay, las blancas velas.

Cuando amanece,
la Tacita de Plata un sol parece,
la Tacita de Plata, ay, ay, un sol parece.
Aa, aa, aa…

II

Salina, salinera,
niña bonita de San Fernando,
cuando tus pies descalzos pisan la arena,
de sal llenas los hoyos que vas dejando.

Salina, salinera,
si tú me miras, no quiero faro,
que no temo a las rocas de la escollera
si en la noche me guían tus ojos claros.
Aa, aa, aa …

Estribillo:

Va en tu barco una rosa, la de los vientos;
otra rosa te manda mi pensamiento;
a ‘onde’ el mar con el cielo forma una estela,
busco de tu fragata, ay, ay, ay, las blancas velas.

Cuando amanece,
la Tacita de Plata un sol parece,
la Tacita de Plata, ay, ay, un sol parece.
Aa, aa, aa…

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

LEÓN E SOLANO
Sombra de mi sombra

I

Eras mi delirio, eras mi pasión,
y te camelaba por las cuatro esquinas
de mi corazón.
Me olía tu cuerpo a trigo y clavel,
y en tu boca roja como una granada
saciaba mi sed.

Primeros de mayo, últimos de abril,
con otra persona que más te gustaba
te fuiste de mí,
te fuiste de mí.

Sombra de mi sombra, pena de mi pena,
cómo echo de menos, cuando estoy a solas,
tus carnes morenas.
Tus brazos de hombre, tus muslos de trigo
en la noche negra de mis desventuras,
ya no están conmigo,
ya no están conmigo…

Paso por tu culpa fatigas de muerte,
ay, ay, ay, fatigas de muerte…
porque tengo en vilo la raíz del alma,
sombra de mi sombra, pena de mi pena,
de tanto quererte… de tanto quererte…

II

Dentro de mi casa vivo sin vivir
y cuando recuerdo tus ojos de luto
me quiero morir.
A los cuatro vientos digo mi verdad,
y, al ver que no vienes, como una chiquilla,
me pongo a llorar.

Me duelen las venas, la sangre al correr,
y se me deshace la cal de los huesos
de tanto querer…
de tanto querer…

Sombra de mi sombra…

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

LEÓN, OCHAÍTA E SQUIROGA

La Lirio

En Cádiz tiene La Bizcocha
un café de marineros,
en el café hay una niña
color de lirio
moreno,
color de lirio
moreno.

Lirio la llaman por nombre
y ese nombre bien le está,
por un cariño, cariño,
tiene las ojeras moradas.
Y de Cádiz a Almería,
con voz ronca de aguardiente,
canta la marinería:

La Lirio, La Lirio tiene,
tiene una pena La Lirio,
que se le han puesto las sienes
moraditas de martirio.
Se dice si es por un hombre,
se dice que si es por dos;
pero la verdad del cuento
¡ay, señor de los tormentos!,
la saben La Lirio y Dios.
Y a la mar, madera,
y a la virgen, cirios,
-y para duquitas, madre de mi alma,
para duquitas negras
las que tiene La Lirio.

Un hombre vino de Cuba,
y a La Bizcocha ha pagado
cincuenta monedas de oro
por aquel lirio morado,
por aquel lirio morado.
Que fuec omo un bebedizo
de menta y ajonjolí,
que fue una noche de luna,
que fue una tarde de abril.

Y de “cai” a Almería
canta el novio de La Lirio
con una voz dolorida:

La Lirio, La Lirio tiene…

OCHAITA, VALERIO E SOLANO
Tu ropita con la mía

A las claritas del dia
a las claritas del dia
tu ropa a los cuatro vientos
meciendose con la mia

Sevilla de comentarios
desde Triana a San Gil
poniendonos a diario
como hoja de perejil.

Y mientras, al mediodía,
entre geranio y clavel,
tu ropita con la mía
tu ropita con la mia
bailando sobre el cordel.

Un vestio colorao,
un vestio colorao
y una chaquetilla corta,
banderas por el tejao.

Sevilla de comentarios
cortandonos el pañal,
desde la Pila del Pato,
hasta la Puerta Real.

Y mientras, al mediodía,
entre geranio y clavel,
tu ropita con la mía
tu ropita con la mia
bailando sobre el cordel.

Y mientras, al mediodía,
entre geranio y clavel,
tu ropita con la mía
tu ropita con la mia
bailando sobre el cordel.

por gentileza do blog “La poesia de la copla

LEÓN E SOLANO

Mi niño macareno

Sevilla está enterada …….
por culpa de los ojos de un Macareno,
un beso solamente me dió en la boca,
y yo por su cariño me vuelvo loca.

Ay mi niño, mi niño Macareno,
se me nubla hasta el sentío’ de mirarte tan moreno.
Macareno, mi niño Macareno,
sin saber ni como ha sido te has metido en mi terreno.
Yo no sé lo que me has dado, ni si es malo ni si es bueno,
solo sé que me a embrujao’ tu cariño que es veneno,
y de ti me enamorao’, Macareno, mi niño Macareno.

De la puerta la Carmen, yo vengo andando,
por verme en tus ojitos, de vez en cuando,
y están las vecindonas de los corrales,
sentadas en la puerta dale que dale.

Ay mi niño, mi niño Macareno,
se me nubla hasta el sentío’ de mirarte tan moreno.
Macareno, mi niño Macareno,
sin saber ni como ha sido te has metido en mi terreno.
Yo no sé lo que me has dado, ni si es malo ni si es bueno,
solo sé que me a embrujao’ tu cariño que es veneno,
y de ti me enamorao’, Macareno, mi niño Macareno.

Macareno, mi niño Macareno,
sin saber ni como ha sido te has metido en mi terreno.
Yo no sé lo que me has dado, ni si es malo ni si es bueno,
solo sé que me a embrujao’ tu cariño que es veneno,
y de ti me enamorao’, Macareno, mi niño Macareno.

OCHAÍTA,VALERIO Y SOLANO
Sortija de oro

Sortija de oro,
lucecita
de mi corazón,
la hicieron los moros
redondita,
‘pal’ rey faraón.
¿Por qué no vienes, ay,
si te he “llamao”?
Una y mil veces dijiste que no,
que no, que no, que no, que no, que no,
que conmigo que no, con otra sí,
no, no, no.

Compañero, compañero,
si de camino vas a Granada
con un limón amarillo, ay,
te espero en la madrugada.

Clavel que va floreciendo
en la orillita del río
que no te corte otro beso,
ay, que quiere cortarte el mío,
que no te corte otro beso,
ay, que quiere cortarte el mío.

Ay, acurrúcate paloma,
ay, ay, acurrúcate paloma
todas las noches te espero
mirando la blanca luna,
a ver si alguna vez cambia
la rueda de la fortuna.
Al donlondón que venga con luna
al donlondón que venga con sol
al donlondón que tú eres mi vida
al donlondón que tú eres mi amor.

II

Estás consumío,
vida mía,
loquito por mí.
Y “tiés” en la boca
ay, vida mía,
abierto un jazmín.
ni el pan ni el agua, ay
lo “quié” probar,
sólo a tus besos les digo que sí
que sí, que sí, que sí, que sí, que sí,
que los tuyos que sí, con otro no,
ay, que no.

Compañero, compañero
desde tus brazos, salto a la silla
en tu caballo campero
vas a llevarme a Sevilla.

Si ves la luna brillando
en la orillita del río
dirán que se están besando,
ay,tus ojitos y los míos
dirán que se están besando,
ay, tus ojitos y los míos.

Ay, acurrúcate paloma,
ay, ay acurrúcate paloma.
Todas las noches te espero
mirando la blanca luna,
a ver si alguna vez cambia
la rueda de la fortuna.
Al donlondón que venga con luna
al donlondón que venga con sol
al donlondón que tú eres mi vida
al donlondón que tú eres mi amor
que tú eres mi amor
que tú eres mi amor.

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

LLABRÉS, MOLES E GORDILLO
Que me perdone Dios

Como pajarillo que pierde su nido,
Y muere de pena queriendo volar,
Yo vivo el silencio del castigo mío
Sin tener consuelo en mi soledad

Es el vino amargo que nubla mi pena
El que me trastorna y me hace vivir,
Por ese a este mundo que a mí me condena
Con el alma rota, le suelo decir,

Reniego de mi sino, que me perdone Dios,
Reniego de mi sino y de mi corazón,
Reniego de la vida que no me hizo feliz,
Y pido a Dios la muerte, y pido a Dios la muerte,
Que ya no sé vivir.

En la noche triste el alma me ciega,
Hasta las estrellas, me niegan su luz,
Y soy una barca que muere en la arena
Sin poder lanzarse por el mar azul.

Ya no tengo fuerzas pa andar el camino,
Ni un alma que al verme me tenga piedad,
La luz que me falta la encuentro en el vino
Que me va matando y no sé cantar.

MONTORO Y SOLANO
Como a nadie te he querío

Y tuvo que ser tu boca
Tuvieron que ser tus ojos
Tuvo que ser tu boca
Mentirosa de quereres.

Mentirosa de quereres
Y fue tu marchosería
La que a mi me volvío loca
Lo mismo que a otras mujeres.

Tuvo que ser tu persona
Tuvo que ser aquél día
Cuando tu boca gachona
Me dijo que me quería.

Tantos cosas, tantas cosas
Me dijiste tantas cosas
Que a tu embrujo me rendi.
Engañosas, engañosas
Todas ellas engañosas
Pero yo me las creí

Los pulsos tuve paraos
Y hasta el corazón perdío
Cuando tus labios enamoraos
Dijeron casi cerraos
Como a nadie te he querío
Como a nadie te he querío
Como a nadie te querrá.

De tu engaño y tu falsía
A mi no me importa nada
De tu engaño y tu falsía
Que todo fué una locura.

Que todo fué una locura
Y fuí más feliz que nadie
Soñando que te quería
Con fiebre de calentura.

Todo lo doy por bien hecho
Todo lo doy por perdío
Pero me sangra mi pecho
Pensando que me has querío.

Tantas cosas, tantas cosas
Me dijiste tantas cosas
Que a tu embrujo me rendi.
Engañosas, engañosas
Todas ellas engañosas
Pero yo me las creí

Los pulsos tuve paraos
Y hasta el corazón perdío
Cuando tus labios enamoraos
Dijeron casi cerraos
Como a nadie te he querío
Como a nadie te he querío
Como a nadie te querrá

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA

Soltera yo no me quedo

Yo me puse en relaciones con un mocito de Badajoz
Y tronaron los cañones del laberinto que se formó
Que si el novio es un pelmazo, que si la niña no vale ná
Y amasaban los guantazos los panaeros en Alcalá
Y yo a lo mío, sin distraerme
Que el camarón se lo lleva el río cuando se duerme

Soltera yo no me quedo, mandarme ya los regalos
Lo mismo da un camafeo que dos cucharas de palo
Tendrían las cotorronas a gala, gala y satisfacción
Si vieran a mi persona sentá, sentada en el polletón
Igual que Sansón acaba con todos los filisteos
Por más que me pongan trabas, por más que me pongan trabas
Soltera yo no me quedo

A mi Pepe en estas luchas le dispararon un alcaucil
Y colgá de una garrucha quisieran muchas tenerme a mí
Rodeá de ballonetas voy por la calles con mi José
Y me llueven las macetas, pa ti la rosa, pa ti el clavel
Y yo p’alante, queriendo a Pepe
Que en las batallas si no hay aguante te dan julete

Soltera yo no me quedo y voy a gastá en membrillo
Tres mil duros amadeos que tengo bajo un ladrillo
Tendrían las cotorronas a gala, gala y satisfacción
Si vieran a mi persona sentá, sentada en el polletón
Igual que Sansón acaba con todos los filisteos
Por más que me pongan trabas, por más que me pongan trabas
Soltera ya no me quedo

Ya la cosa va de buenas, ya me critican hasta el ajuar
Morcelina piel morena las sabanillas y la almohá
No es lo propio de una dama tener foñicos en el colchón
Perindolas en la cama y una azalea de quita y pon
Ay! Que tole, tole, vaya jolgorio
Mas yo p’alante con los faroles de mi casorio

Soltera ya no me quedo y luego la parejita
Nos vamos a ir en trineo igual que los moscovitas
Tendrían las cotorronas a gala, gala y satisfacción
Si vieran a mi persona sentá, sentada en el polletón
Igual que Sansón acaba con todos los filisteos
Por más que me pongan trabas, por más que me pongan trabas
Soltera ya no me quedo

LEÓN E SOLANO
Trece de mayo

Ay trece,trece de Mayo
Cuando me encontré contigo
Ay, tus ojos de manzana
Y tus labios de cuchillo
Y las nueve,nueve letras
De tu nombre sobre el mio
Que borraron diferencias
De linaje y apellio.

Bendita sea la mare
La mare que te ha pario
Que solita se quedo
Para darme a mi un jacinto
Que alegraba sus jardines
Dios de gloria para el mío.
Quieres que vaya descalza
Yo me iré por los aminos.
Quieres que me abra las venas
Para ver si doy contigo.
Haré lo que se te antoje
Lo que mande tu capricho
Que es mi corazón cometa
Y en tu mano esta el ovillo
Que es mi sinrazón campanas
Y tu voluntad sonio.
Ay trece,trece de Mayo
Cuando me encontré contigo.

Por tu querer vida mía
Voy borracha de cariño
Yo te quiero con el alba
Y de noche junto al trigo.

Al atardecer te quiero
Cuando se callan los niños,
Madrugada, tarde y noche
Por los siglos de los siglos.

Ay trece, trece de Mayo Clarín de amor y olvio
Por la sangre me corrió
Un toro de escalofrío
Que dejo mi alma clavada
En la plaza del suspiro.

Quieres que vaya descalza
Yo me iré por los caminos.
Quieres que me abra la venas
Para ver si doy contigo
Haré lo que se te antoje
Lo que mande ti capricho
Que es mi corazón cometa
Y en tu mano esta el ovillo
Que es mi sinrazón campanas
Y tu voluntad sonio
Ay trece, trece de Mayo
Cuando me encontré contigo.

MURILLO Y SEGOVIA
Calandria, calandria

I

Calandria, Calandria, Calandria,
porque cantaba de noche,
por eso se lo decían.

¡Qué cara, qué ojos, qué boca!
El pueblo se alborotaba
cuando a la calle salía.

Amante de noche en vela
con el cigarro encendido,
en la oscura callejuela
se abre una puerta,
se oye un silbido.

Estribillo:

¡Ay, las amarguras hondas!
¡Ay, los maridos celosos!
¡Ay, que en el Tajo de Ronda
se hacen trizas mis sollozos!
¡Mira, qué dolor!

Esta locura no tiene cura,
fuego encendido
que me ha consumido
igual que un tizón.

A ver dónde hay un veneno
‘pa’ bebérnoslo, moreno;
y a ver si nos cae un trueno
y nos mata a los dos juntos,
que a las dos en punto
te espero, mi amor.

II

El pueblo, la calle, la gente
han visto a un hombre llorando
que dice desconsolado:

“Calandria, Calandria, Calandria,
¿cómo es posible que olvides
los besos que yo te he dado?”

Calandria enterró su cante,
noche de abril y de estrellas,
pero la voz de su amante
repite siempre la copla aquella:

Estribillo:

¡Ay, las amarguras hondas!
¡Ay, los maridos celosos!
¡Ay, que en el Tajo de Ronda
se hacen trizas mis sollozos!
¡Mira, qué dolor!

Esta locura no tiene cura,
fuego encendío
que me ha consumío
igual que un tizón.

A ver dónde hay un veneno
pa bebérnoslo, moreno;
a ver si nos cae un trueno
y nos mata a los dos juntos
que a las dos en punto
te espero, mi amor.

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

OCHAÍTA Y SOLANO
Tres, tres

I

Gitanito, gitanito, ¿qué quieres de mí?
Montar a caballo, picar espuelas,
sal al camino y vete de aquí.

Gitanito, gitanito, olvídame ya.
Tú eres el rayo, yo la pajuela,
sopla el demonio y ponte a temblar.

Granada me ha vuelto loca,
que sí, que sí, que sí, que sí.
La Alhambra y el Albaicín,
que no, que no, que no, que no.
A miel me sabe tu boca,
tu pelo huele jazmín.

Gitanito, gitanito, olvídame ya.
Tú eres el rayo, yo la pajuela,
sopla el demonio y ponte a temblar.

Tres, tres, tres tres,
tres ducados valía mi trigo.
Tres, tres, tres, tres,
lo tenía sembrado y ya está perdido.

Tres, tres, tres, tres,
yo no quiero de noche ir a verte.
Tres, tres, tres, tres,
porque tu despedida me da a mí la muerte.

¡Tres, tres, tres, tres!
¡Tres!

II

Gitanito, gitanito, ¿qué ha sido de ti?
Montar a caballo, picar espuelas,
sal al camino y vente pa aquí.

Gitanito, gitanito, no te tardes, no.
No le des vueltas, que es el destino,
que así nos une ‘pa’ siempre a los dos.

Mi novio es alto y garboso
que sí, que sí, que sí, que sí.
Y no gasta corbatín
que no, que no, que no, que no,
porque no lo necesita
para enamorarme a mí.

Gitanito, gitanito, no te tardes, no.
No le des vueltas, que es el destino,
que así nos une ‘pa’ siempre a los dos.

Tres, tres, tres tres,
sé que quieres que yo venga y vaya.
Tres, tres, tres, tres,
en tu pelo me dejas que peine una raya.

Tres, tres, tres tres,
salen rosas por mayo y abril.
Tres, tres, tres tres,
yo soy la que se peina bajo el toronjil.

¡Tres, tres, tres, tres!
¡Tres!

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

MONTORO Y SOLANO
Habla Con Los Ojos

No me ocultes ni una pena
ni un dolor ni una agonía;
no me digas que no sufres
si te estoy viendo llorar.
Ven, sin miedo hasta mi “lao”,
siéntate a la vera mía,
con el mismo pensamiento
con que vas a conversar.

Mira en mí a quien bien te quiere
y a quien nunca te engañó,
mira que, si no eres bueno,
no perdonaré tu culpa,
como Dios te perdonó.

Aaaaay ………….

Habla con los ojos,
mírame en silencio,
que pa mí tus ojos
son más que tu voz.
Cuando ellos me miran,
aunque tú te calles,
yo sé los secretos
de tu corazón.

No cierres los ojos
“pa” que lea en ellos,
si es que entre nosotros
todo se acabó.
Mírame en silencio,
que de nuestras cosas
no se entere nadie,
nadie más que yo.

No cierres los ojos
……

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

LEÓN Y QUIROGA
Rocio

De Sevilla un patio salpicao de flores
y una fuente en medio con un surtidor
rosas y claveles de tos los colores
que no lo soñara mejor que un pintor
tras de su cancela de hierro forjado
hay una mocita de tez bronceá
y juntito a ella,moreno y plantado
un mozo encendido que hablandole esta
la luna rosa de plata baño el patio con su luz
muy cerquita de su novia dijo el mocito andaluz:

Rocio, ay mi Rocio! manojito de claveles
capullito florecio , de pensar en tus quereres
voy a perder el sentido
porque te quiero mi vida, como nadie te ha querido
Rocio, ay mi Rocio!

Ahora es otro el patio salpicao de rosas,
patio de la monjas de la caridad
donde hasta la fuente llora silenciosa
la cancion amarga de su soledad
regando las flores hay una monjita
que como ellas tiene carita de flor
y que se parece a aquella mocita
que tras la cancela le hablaban de amor
la luna rosa de plata , el patio bañao de luz
mas ya no suena la copla de aquel mocito andaluz:

Rocio, ay mi Rocio manojito de claveles
capullito florecio , de pensar en tus quereres
voy a perder el sentido
porque te quiero mi vida, como nadie te ha querido
Rocio, ay mi rocio!


MOLINA MOLÉS E GORDILLO

Locura de mi querer

Dicen que soy pa los hombres tristeza y castigo
Y aunque lo sabes tu quieres casarte conmigo
yo solo puedo ofrerte la via que tengo
y un ansia de amores,
pero eres tu de esos hombres
Que buscan veneno, veneno en las
flores.

Corazón, ay que pena me dás corazón
no distingues al rey del mendigo
Si te entregas con firme pasión
Donde está la razón pa que jueguen contigo
Malas lenguas me dicen la “loca”
por esta locura que al verte me ciega

Mal fin tenga la lengua cobarde
que me echa cristales y luego lo niega
Son puñales de muerte mis celos
y tu una muralla de firma roca

Ay, mi rosa en suelo
Ay, mi via en tu boca
Que me importa que el mundo
por darme tormento me digan la loca

Yo siempre fuí presumiendo de haberte querio
y ahora eres tu quien separa tu nombre y el mio

Cuando tus labios de fuego
en vez de besarme quemaron mi boca
los potros de mis sentios
se me desbocaron volviéndome loca

Corazón, fierecilla que un hombre mató
Ya estás solo con tu desventura
no te extrañe que a este dolor

Ay, morirse de amor se le llame locura
Malas lenguas me dicen la loca
por esta locura que al verte me ciega

Mal fin tenga la lengua cobarde
que me echa cristales y luego lo niega
Son puñales de muerte mis celos
y tu una muralla de firma roca

Ay, mi rosa en suelo
Ay, mi via en tu boca
Que me importa que el mundo
por darme tormento me digan la loca

ROMÁN E JAÉN
Romance de Zamarrilla

Era zamarrilla un bandolero
Al que la justicia perseguía
Málaga era el puerto marinero
Donde a por cariño iba y venia

Dicen que una noche a su bravura
Le pusieron cerco en el perchel
Y fue su amargo artel
El manto de la amargura
Y cuenta la historia
Que una rosa blanca cambio de color
Poniéndose roja y que Zamarrilla
Llorando cantó

Amargura, ay, ay, madre hermosa
La del color bronceao
Deja que ponga esta rosa
Junto al puñal que han clavao
Tu amargura dolorosa

Viendo aquel milagro de la rosa
Que se le volvió como la grana
Frente a la morena dolorosa
Floreció un clavel de fe cristiana

Cuentan que sintió el remordimiento
Y por conseguir la salvación
Pidió a los cielos perdón
En los claustros de un convento

Historia o romance
Pero en los altares la rosa quedo
Milagro triunfante
De la dolorosa
el luce una flor
Amargura, ay, ay, madre hermosa
La del color bronceao
Deja que ponga esta rosa
Junto al puñal que han clavao
Tu amargura dolorosa

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
La señorita del Acueducto

Yo soy Patricia, soy Segoviana
Yo fui la novia de un capitán
Y aunque me tachen de casquivana
Soy una mártir del que dirán

Que le besaron mis labios rojos
Dicen que saben por buen conducto
Y no me miran con buenos ojos
Más que los ojos del acueducto.
Sobre las piedras que puso Roma el agua pasa
Y van cantando como de broma , como de guasa,

Si algún cadete viene a Segovia
Con la esperanza de echarse novia
Tenga cuidado con la Patricia
Que es el tormento de la milicia
Más yo les juro por los Romanos
Los militares y los paisanos
Que no se rinde como un reducto
La señorita del acueducto.

De los amantes que me adoraron
Muchos tuvieron un triste fín
Más de catorce se suicidaron
En los pinares de Balsaín.

Pero pasaban las promociones
Y el acueducto muy traicionero
pasó por alto mis ilusiones
Y hoy soy la esposa de un confitero
Sobre las piedras que puso Roma el agua pasa
Y yo le canto como de broma como de guasa,

Cuando a Segovia venga un cadete
No me aconsejes darle carrete

Que la Patricia ya no es soltera
Que está casada y es pastelera
Y no es preciso que me ablandengues
Con el pretexto de los merengues.
Soy de
Segovia dulce producto
Soy la señora
del acueducto.

ROMÁN-QUESADA-CARBÓ-CERVERÓ
Niña caracola

Andalucía flamenca,
tierra de las caracolas,
como junco marinero
la van meciendo las olas.

Dicen que por un “te quiero”
que la mar se la llevó;
en un barquito velero (bis)
mar adentro se perdió.

Y en la playa solitaria
de noche cantan las olas
lo mismo que una plegaria (bis)
“pa” mi niña Caracola:

“Caracola, Caracola,
la de la bata de cola
con lunares de amapola
y volantes de coral,
Caracola, Caracola,
lucero de la mañana,
Esperanza de Triana,
yo te quiero comparar”.

Y en la playa solitaria
de noche cantan las olas,
lo mismo que una plegaria (bis)
“pa” mi niña Caracola:

“Caracola, Caracola,
la de la bata de cola
con lunares de amapola
y volantes de coral,
Caracola, Caracola,
lucero de la mañana,
Esperanza de Triana,
ven “”pa” cá y no llores más”.

LEÓN E SOLANO
Mi amigo

¿Por qué tienes ojeras esta tarde?
¿Dónde estabas, amor de madrugada,
cuando busqué tu palidez cobarde
en la nieve sin sol de la almohada?

Tienes la línea de los labios fría,
fría por algún beso mal pagado
beso que yo no sé quién te daría,
pero que estoy segura que te han dado.

¿Qué terciopelo negro te amorena
el perfil de tus ojos de buen trigo?
¿Qué azul de vena o mapa te condena
al látigo de miel de mi castigo?

Y por qué me causaste esta pena
si sabes, ay amor, ¡Tú bien lo sabes!
que eres mi amigo.
¡Mi amigo!

GUIJARRO E MONREAL
Pasodoble te quiero:

Con una guitarra y un par de platillos,
nació el pasodoble flamenco y cañí;
y dice la historia que fue a su bautizo
el sol y la luna y too elbaicí.

Su cuna fue España, su padre un cristiano,
su madre una reina de raza cañí;
y dice una bruja que vive en el llano,
que fue su padrino el mismo Odilé.

Y por eso el pasodoble es flamenco y español;
yo lo quiero y yo lo llevo dentro de mi corazón.
Pasodoble te quiero, porque llevas en tu
alma
lo mejor
del mundo entero, pasodoble te quiero,
porque llevas en tus notas
el valor de los toreros.

Pasodoble, te quiero,
porque estando en tierra extraña
tu me traes el recuerdo,
tu me traes el recuerdo,
de aquella madre que tengo en España.

En una mañana de mi Andalucía,
mi buen pasodoble se quiso casar
con la Sevillana, con la bulería,
con la petenera y la soleá,

Las cuatro canciones vestidas de blanco
cantando y bailando se fueron con él;
y cuando a la luna las cuatro llegaron,
el rey de la copla les dio su querer
y en lo alto de las nubes un palacio edificó,
donde vive más alegre que el mismito Faraón.

Pasodoble te quiero…

LEÓN E SOLANO
A tu vera

A tu vera
a tu vera, siempre a la verita tuya,
siempre a la verita tuya,
hasta que de amor me muera.
Que no mirase tus ojos,
que no llamase a tu puerta,
que no pisase de noche,
las piedras de tu calleja.

A tu vera, siempre a la verita tuya,
siempre a la verita tuya,
hasta que de amor me muera.

Mira que dicen y dicen,
mira que la tarde aquella,
mira que se fue y se vino,
de su casa a la alameda.

Y así mirando y mirando,
así empezó mi ceguera,
así empezó mi ceguera.

Que no bebiese en tu pozo,
que no jurase en la reja,
que no mirase contigo,
la luna de primavera.

Ya pueden clavar puñales,
ya pueden cruzar tijeras,
ya pueden cubrir con sal,
los ladrillos de tu puerta.

Ayer, hoy, mañana y siempre
eternamente a tu vera,
eternamente a tu vera.

LEÓN Y SOLANO

Tengo miedo

Cuando de vera se quiere
El miedo es tu carcelero
Y el corazón se te muere
Si no te dicen te quiero !
Y cualquier cosa te hiere
Como a mi me esta pasando
Que me despierto llorando
Con temblores de agonía
Porque tus ojos mi vida
Y ese color de tu pelo
Han dormido de los cellos
Gitano, Gitano, del alma mía.
Miedo, tengo miedo,
Miedo de quererte,
Miedo, tengo miedo,
Miedo de perderte,
Sueño noche y día
Que sin ti me quedo
Tengo vida mía
Miedo, ay… mucho miedo.

Tiemblo de verme contigo
Y tiemblo si no te veo,
Este querer es un castigo,
castigo que no deseo.

Yo en tus palabras no creo
Y en las mías tú tampoco
Por tu venates de loco
Ya me duele el pensamiento
De este puñal que presiento
Que llenará de agonía
Tu alegría y mi alegría
Gitano, Gitano, de mis tormentos.


MOLÉS, LLABRÉS E GORDILLO
Clava en mi amargura”

Hoy me han dicho que tu eres mi madre
Mi madre del alma, que yo conocía
Y al mirar tu retrato me encuentro
Con esa grandeza que yo presentía
Cuantas veces llamé a tus recuerdos
Sin ver que la muerte de mi te alejaba

Y al verte en el cuadro que un hombre pintara
He visto que en sueño mi madre tenía
Tu misma cara.

Estribillo

Hoy tu muerte clava en mi amargura
Las caricias que yo te guardaba
Si pudiera abrazarme a tu cuello
A cambio de un beso mi vída te daba
Madrecita que no he conocío
Madrecita que tanto he soñao
Con tus ojos clavaos en los mios
Que importa la muerte, si estoy a tu lao.

Al que tenga una madre a su lao
Que puede importarle, sentir una pena
No hay tristeza que gane a los besos
Que salen del alma, de una madre buena.

Yo que siempre sentí la agonía
De verme en la vía sin guía ni amparo.
Pensando en mirarte
Escucho tus pasos y siento en mis venas
Que un angel de gloria, me da tu abrazo.

OCHAITA, VALÉRIO E SOLANO
Cuchillito de agonia

Te di mi
rosa primera
Y tú que me diste a mi
La flor que está en mis ojeras
De hacerme tanto sufrir.
De mi parte los cuidao
De quien estaba tan ciega
De la tuya el vino agüao
Que le sobró a tu bodega.
Cuchillito, cuchillito de agonía
Por cristo no me avasalles
Cuando este llanto derramo
Acuérdate de aquel día
En que te encontré en la calle

Igual que un perro sin amo
Como puede ser que olvides
Lo que te di a manos llenas
Moriré si me lo pides
Como una rosa de pena
Cuchillito, cuchillito pa mi muerte
No pidas tormento mío
Que deje yo de quererte.

Diciendo a los cuatro vientos
Que a mi no me debes na
Las luces del firmamento
Se apagan con tu maldad.
Con tu ensarta de mentiras
Ni a dar la cara te atreves
Si hasta el aire que respiras
A esta mujer se lo debes.

F.DE JUAN Y M.MARVIZON
La copla en mi voz

Dicen…
Dicen que la copla ha muerto
Y hay quien dice, que hace tiempo
Su sonido se olvidó.

Dicen…
Dicen que anda malherida
Dicen que estará escondida
Que el mundo la maltrató.

Que no hay músicos poetas
Que tengan inspiración
Para escribir unas letras
Que lleguen al corazón.

Que se secó su semilla
Que se perdió el sentimiento
Pero la verdad del cuento
Yo se la cuento, desde Sevilla.

Porque la copla en mi voz

Se hace bandera de españa
Y tengo “pa” defenderla
Reaños en mis entrañas
Y el arte que dios me dio.

Porque en mi tierra nació
Y tiene el alma andaluza
Y en el puerto es marinera
Y en la sierra bandolera
Y es capote de paseo
Grana y oro
Sobre el ruedo del amor
Del amor de algún torero.

Fue tatuaje en mi pecho
Yo fui, la carmen de españa
Y recorrí la “verea”
Desde su puerta a mi casa.
Y fueron cinco farolas
Las que alumbraron mi “via”
Y en una carcel de oro
Por la copla fui “prendía”.


OCHAITA, VALERIO E SOLANA
El Maletilla

Arríen la bandera de la plaza,
apaguen ese sol que arriba arde,
que yo no quiero ver qué es lo que pasa
si sale el tercer toro de la tarde.

Quisiera no mirarlo y ya le veo,
oculto entre la gente al chavalillo
que sueña con la gloria
del toreo
y ciego va a saltar,
va a saltar hasta el anillo.

Por Dios, señor presidente,
por Dios no saque el pañuelo,
que aunque el chiquillo es valiente
pué haber un día de duelo.

Se lo están pidiendo a usía
cuando el miedo las agobia
dos mujeres aflijías,
una madre y una novia,
ay, que cuchillo de dolor,
por Dios señor presidente,
por Dios no saque el pañuelo.

Sonó el clarín y el toro está en la arena
y al ruedo se ha tirao el maletílla,
que empieza temerario la faena
citándolo en un pase de rodillas.

La plaza es un fanal de azul y oro
y un grito lo rajó
como un cuchillo
y al ver entre los cuernos de aquel toro
vencío por la muerte el chavalillo.

Por qué señor presidente,
por qué, por qué sacó usté el pañuelo,
la sangre de aquel valiente sembró,
sembró un clavel en el suelo.

Y están viendo su agonía
cuando el miedo las agobia
dos mujeres doloridas,
una madre y una novia,
ay, que cuchillo de hielo,
por qué, señor presidente,
por qué sacó usted el pañuelo?

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
Callejuela sin salía,

Había un anillo en tu mano
Cuando yo te conocí,
Por eso, serré los ojos
Al escucharte desí:
Serrana,
Yo te lo juro por la Gloria de mi mare
Si tu me quieres de vera,
No hay nadie que nos separe.
Y cuando tu mano,
como una cadena
Fundida en la mía,
Pa’ siempre quedó,
Sentí que tu anillo
Temblaba de pena,
Pero pa’ se quena no tuve való.

Callejuela sin salía,
Donde yo vivo enserrá,
Con mi pena, mi alegría,
Mi mentira y mi verdá.
Me he perdido en la revuelta
De un sortija dorá.
Ni estoy viva, ni estoy muerta
Ni sortera, ni casá.
Y en mi calle sin salia,
Ya no puedo caminá,
Ni de noche, ni de día,
Ni p’alante, ni p’atrá.

El nombre que estaba escrito
Dentro
del anillo aqué,
Vestío de Negro luto
Se nos vino a aparesé.
Serrano,
Dios te lo pague,
Así queria yo verte,
¡Vivan los hombres cabales!
Ya somos dos a quererte.
Y no hubo un reproche,
Ni grito, ni un llanto,
Porque aquél anillo tenia rasón,
Y yo que me muero de quererte tanto,
Te dije anda y cumple con tu obligasión.

Callejuela sin salía,
Donde yo vivo enserrá,
Con mi pena, mi alegría,
Mi mentira y mi verdá.
Me he perdido en la revuelta
De un sortija dorá.
Ni estoy viva, ni estoy muerta
Ni sortera, ni casá.
Y en mi calle sin salía,
Ya no puedo caminá,
Ni de noche, ni de día,
Ni p’alante, ni p’atrá.

La rason clavo mi puerta
No puedo entrá ni Salí
Ni estoy viva, ni estoy muerta
Ni contigo, ni sin ti.
Y en mi calle sin salía,
Ya no puedo caminá,
Ni de noche, ni de día,
Ni p’alante, ni p’atrá

MURILLO E SEGOVIA

Échale la red

La mar de la mar serena sin tormentas y sin truenos
Que nochecita más buena si viniera mi
moreno
Noche de Levante y calma, noche de Levante y calma
Y un te quiero navegando por los centros de mi
alma.

Échale la red, échale la red
Cuando un hombre te guste de veras échale la red.
Y luego después, y luego después,
Una vez que ese hombre te quiera déjate querer
Échale la red, échale la red, échale la red.
La cuestión es pescar un marío
El mar es un río, échale la red.

La mar de la mar bravía, la mar de la noche en vela,
Mi moreno me desea, cómo me gustas Carmela
Hablan los hombres de amores, hablan los hombres de amores.
Y es porque se están riendo de los peces de colores.

Échale la red, échale la red
Cuando un hombre te guste de veras échale la red.
Y luego después, y luego después,
Una vez que ese hombre te quiera déjate querer
Échale la red, échale la red, échale la red.

La cuestión es pescar un marío
El mar es un río, échale la red.
La cuestión es pescar un marío
El mar es un río, échale la red.

ROMÁN, QUESADA E JAÉN
La Paula

Bailaora del Chinitas
Los platillos y las tarantas
cuando bailaba La Paula se secaban las gargantas
Cuando trenzaba sus manos por romeras y alegrías
señoritos y gitanos a La Paula le decían:
Paula remolino de alta mar,
eres una caracola con esa bata de cola verde como el olivar,
Paula torbellino de pasión,
vas a perder el sentio porque tu baile es un río que me ahoga la razón
Paula que hasta la guitarra mora te dice a la vez que llora:
como baila, como baila, hay como baila la Paula!

A la casa de las locas la llevaron como presa
cambio su bata de cola por la camisa de fuerza
en el ciclón de sus bailes se perdió la bailadora
y esta copla es homenaje con que Málaga la llora:

Paula remolino de alta mar,
eres una caracola con esa bata de cola verde como el olivar,
Paula torbellino de pasión,
vas a perder el sentio porque tu baile es un río que me ahoga la razón
Paula que hasta la guitarra mora te dice a la vez que llora:
ya no baila, ya no baila, ay ya no baila la Paula.

Paula, Paula, ya no baila mas la Paula…

MARÍA DE LA O LEJÁRRAGA DE MARTINEZ E MANUEL DE FALLA
Canción del fuego fatuo

Lo mismo que el fuego fatuo,
lo mismito es el querer.
Le huyes y te persigue,
le llamas y echa a correr.

¡Lo mismo que el fuego fatuo,
lo mismito es el querer!

¡Malhaya los ojos negros
que le alcanzaron a ver!
¡Malhaya el corazón triste
que en su llama quiso arder!

¡Lo mismo que el fuego fatuo
se desvanece el querer!

LÉON e QUIROGA
Almudena

Yo iba vendiendo violetas
una tarde de mayo por la Plaza de Oriente,
y me encontré con sus ojos
que me dieron la vida y me dieron la muerte.
¿Me querrás un poquito?,
él me dijo bajito
con voz de primavera.
Te querré tanto, y tanto,
que puede que con llanto
no pague lo que te quiera.
Y aquella tarde clara
no vendí mis violetas en la Plaza de Oriente,
ni escuché aquel romance
que cantaban los niños al redor de la fuente.

Estribillo:

Almudena, mi Almudena,
no te vayas tú de aquí,
que él es duque y tú una pobre
violetera de Madrid.
A ese hombre lo hemos visto
con el rey ir y venir,
con su sable y su plumero
y su capa carmesí.
Arroyo claro, fuente serena.
Si te vas con el duque,
¡pobre Almudena, pobre Almudena!

Ya no vendí más violetas
y viví entre damascos como reina y señora,
pero su amor fue cambiando
y ahora soy yo quien pide, quien suplica y quien llora.
Y papá ¿nunca viene?,
me pregunta quien tiene
derecho a preguntarme.
Y le digo: mañana.
Y miro a la ventana
para no delatarme.
Y ahora he vuelto de nuevo a pasar como entonces
por la Plaza de Oriente,
y he escuchado el romance que cantaban los niños
al redor de la fuente.

Estribillo:

¿Dónde vas, pobre Almudena?
¿Dónde vas triste de ti?
Voy en busca de mi amante
que ayer tarde no lo vi.
Nosotros sí que lo vimos
con su capa carmesí.,
dando el brazo a una duquesa
más bonita que un jazmín.
Arroyo claro, fuente serena.
Olvídate del duque,
¡pobre Almudena, pobre Almudena!

Él me dijo que vendría
antes que llegase abril,
con un anillo de oro
para conmigo cumplir.

No lo esperes, Almudena,
porque nunca ha de venir,
que él es duque y tú una pobre
violetera de Madrid.
Arroyo claro, fuente serena.
Olvídate del duque,
¡pobre Almudena, pobre Almudena!

MURILLO E GARCÍA MORCILLO
Que guapa eres

Venta Real de Antequera
Dos chatos de manzanilla
El embrujo de tu cara
El embrujo de Sevilla

Viva tu sabiduría
Cómo me fuiste enredando
Con aquel beso que había
Entre tus labios jugando

Estribillo:

Qué guapa, qué guapa eres
Ay, yo volviéndome loco
Qué guapa, qué guapa eres
Poquito, muy poquito a poco.
Sabiendo que no me quieres
Mi cante del pecho se escapa
Pa repetirte que guapa.
Ay, que guapa, que guapa eres
Pa repetirte que guapa.
Ay, que guapa, que guapa eres

Quiero tus noches en vela
Tu voz y tu pensamiento
Quiero ser sobre tu aliento
La llama de tu candela

Pero no más, compañera
Que eres peor que un veneno
Que venenito más bueno
Pa que yo me lo bebiera

(Estribillo)

LEÓN E SOLANO
Compañero

Compañero, compañero,
el vinagre de mi llanto,
el vinagre de mi llanto
¿con qué pañuelo lo seco?

Yo no merezco este nudo,
ni tampoco este desprecio,
ni este sin vivir de pena,
ni esta luna de silencio.

Compañero,
el vinagre de mi llanto,
el vinagre de mi llanto,
¿con qué pañuelo lo seco?

Ay, mis ojos sin los tuyos,
ay, mis ojos siempre abiertos,
fijos en un horizonte
donde se perdió un te quiero.

¿Qué voy hacer pa mis ojos,
si de llorar ya están ciegos,
si de llorar ya están ciegos?

Compañero, compañero,
el vinagre de mi llanto
el vinagre de mi llanto
¿con qué pañuelo lo seco?

Ay, mis labios sin los tuyos
ay, mis labios siempre secos
solos en la madrugada
a la espera de tus besos.

¿Qué voy hacer con mis labios
si de esperar ya están muertos,
si de esperar ya están muertos?

Compañero, compañero,
el vinagre de mi llanto,
el vinagre de mi llanto
¿con qué pañuelo lo seco?

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Puertecita de mi casa

Puertecita de mi casa
umbrales de mi alegría
ni yo vivo sin tu sombra
ni tu vives sin la mía.

Puertecita de mi casa
testigo de mi niñez
en el filo de la noche
me di de cara con él.

Te llevo serrana
con gran devoción
en el relicario
de mi corazón

Ay con el ay que te miro
ay con el ay te miré…
Ay que te di mis suspiros
ay que también mi querer

Ay con el ay puertecita
puerta de mayo y de abril
deja entrar esta mocita
que esta cansadita de ir y venir

Puertecita de mi casa
donde están tus clavellinas
la parma con el romero
y el nido de golondrina

Puertecita de mi casa
custodia de mi querer
en el quicio de la luna
su palabra escuché

Te llevo serrana
con gran devoción
en el relicario
de mi corazón

Ay con el ay que te miro
ay con el ay te miré
ay que te di mis suspiros
ay que también mi querer

Ay con el ay puertecita
puerta de mayo y abril
deja que entre esta mocita
que esta cansadita de ir y venir
deja entrar esta mocita
que esta cansadita de ir y venir
deja entrar esta mocita
que esta cansadita de ir y venir

LEÓN E SOLANO
En el último minuto

Yo andaba navegando por los treinta
Sin el amor que tanto deseaba
Y entre mis labios, triste y macilenta
Una rosa sin tallo se quemaba,

Con desesperación,
Buscaba, buscaba un dueño
Y soñaba la cárcel de unos brazos,
De unos brazos,

Pero me despertaba
De mi sueño, de mi sueño
Y con el alma sin paz
Hecha pedazos, hecha pedazos,

Y de pronto y de pronto
En el último minuto
A punto, a punto de vestir de negro luto,
Te vi llegar feliz un mediodía
Y el otoño sin rosa de mi espera,
Se convirtió en florida primavera,
Cuando se unió tu boca con la mía.

Tu boca con la mía, tu boca con la mía
Tu boca con la mía, con la mía.

Y tu beso, y tu beso en el último minuto,
En rosa, en rosa convirtió mi negro luto,
Y mi canción de pena en alegría
Y por eso mil veces yo bendigo,
El día que, que me encontré contigo
Cuando se unió tu boca con la mía

Tu boca con la mía, tu boca con la mía
Tu boca con la mía, con la mía.

CALLEJÓN, TRIANO E MONREAL
Los aceituneros

Madre yo tengo un novio aceitunero
Que tiene bareando mucho salero
Cuando me ve me dice
Voy a morir por ti
Madre yo tengo un novio aceitunero
Que aceitunero, me gusta a mí

Dale a la vara
Dale bien que las verdes son las más caras
Y las negras pa tí, tipití, tipití, tipití
Ay dijo la bizcochera, ay que voy detrás de ti
Y mientras tanto te contaré
Las coplas que paso por tu querer

Cogiendo la aceituna y el me decía
Con palabritas dulces que me quería
Se acabó la faena, y no lo he vuelto a ver
Cogiendo la aceituna y el me decía
Que se moría por mi querer

Dale a la vara
Dale bien que las verdes son las más caras
Y las negras pa tí, tipití, tipití, tipití
Ay dijo la bizcochera, ay que voy detrás de ti
Y mientras tanto te contaré
Las coplas que paso por tu querer

Y las negras pa tí, tipití, tipití, tipití
Ay dijo la bizcochera, ay, que voy detrás de tí
Y mientras tanto te contaré
Las penas que paso por tu querer

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Castillitos en el aire

Con la vida rota
voy por un sendero
de mala ventura,
de pena y dolor.
Brilla una estrellita,
la que yo más quiero,
en la noche negra
de mi desamor.
Ya de na me vale
tener ilusiones,
y la vida mía
muriendo se va.
Caminos quebraos
de dos corazones
que en vano se buscan
de acá para allá.

Castillitos en el aire,
forjados de pensamientos.
Castillitos en el aire
que abaten los malos vientos.
Mi cariño y mi ilusión
no los supo entender nadie.
Y al fin de mi vida son
castillitos en el aire.

Voy buscando, alegre,
fin a mi sendero,
que la angustia mía
pueda remediar.
Para mi ventura,
siento que me muero,
y ya no me quedan
ganas de vivir.
Si la vida mía
no puedo lograrla,
y en vano pretendo
tu amor olvidar,
la cruz de mi pena
no puedo llevarla.
Y es sólo mi anhelo
poder descansar.

Castillitos en el aire,
forjados de pensamientos.
Castillitos en el aire
que abaten los malos vientos.
Mi cariño y mi ilusión
no los supo entender nadie.
Y al fin de mi vida son
castillitos en el aire.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
La rosa de Capuchinos

¡Que bonita!, ni pintá por los pinceles de Murillo
¡Que carita!, envidia por el cora de los zarcillos
La niña como un jilguero
Por calles y plazas pregonando flores
Los hombres a retortero
Bebían sus vientos con ansias de amores
Y una noche de la Cruz de Mayo
Entró en un corral y en los ojos
De un mozo de rumbo leyó este cantar

Rosita de Capuchinos
Vara de nardo y clavel,
Dame el ramito más fino
Del jardín de tu querer
¿De que rosal has robao la sangre de tus mejillas
Si eres lo más delicao de los parques de Sevilla
Te tengo sembrás de flores
Las piedras de tu camino
Porque quiero que me adore
La Rosa de Capuchinos.

Ni un minuto el querer de aquel mocito
Le ha durao y de luto
Se vistió su corazón abandonao
Siguió su voz de jilguero pregonando
Flores por las plazoletas
Cambió el mantón dominguero
Por uno morao como sus violetas
Y otra noche de la Cruz de Mayo
Llenita de azahar se encontró frente a frente
A los ojos de un hombre cabal

Rosita de Capuchinos
Vara de nardo y clavel
¿Quien te ha sembrao de espinos
el rosal de tu querer?
¿Quién le pintó esas ojeras
A tu carita de rosa?
¿Quién te mandó que sufrieras
Igual que una Dolorosa?
Rosita vuelve a tus flores
Y olvida tu desatino
Que yo no quiero que llore
Mi Rosa de Capuchinos

OCHAÍTA, VALERIO E SOLANO
La Isla se queda sola

I
Le llamaban Heredia por ‘apellío’;
era un mimbre gitano color de luna;
y tenía la estampa y el señorío
que lucen los flamencos de buena cuna.

La Lola por la Isla
nunca está sola, nunca está sola.
Heredia y su guitarra
van con la Lola, van con la Lola.

Estribillo:

Lola, cuando suena una guitarra
no suena ‘pa’ hacerte son,
suena ‘pa’ echarte una amarra
al barco del corazón.

Lola, cántale a los señorones,
luce tu bata de cola,
mas, por Dios, no te ilusiones,
que, en cuanto oigas los bordones,
¡corre junto a Heredia, Lola!

¡Andando, andando
‘pa’ San Fernando,
que ya la Isla se queda sola!
¡ Cantando, cantando
aunque estés llorando,
que la guitarra llama a la Lola !

II
Ganaderos y duques en revoltijo,
a la Lola le hablaban de casamiento.
Pero al tiempo fue un padre rival de un hijo,
en aquellos jalones de malos vientos.

Heredia y la guitarra
tanto se encela, tanto se encela,
que Lola con su cante
recoge velas, recoge en velas.

Estribillo:

Lola, cuando suena una guitarra
no suena ‘pa’ hacerte son,
suena ‘pa’ echarte una amarra
al barco del corazón.

Lola, cántale a los señorones,
luce tu bata de cola,
mas, por Dios, no te ilusiones,
que, en cuanto oigas los bordones,
¡corre junto a Heredia, Lola!

¡ Andando, andando
‘pa’  San Fernando,
que ya la Isla se queda sola !
¡ Cantando, cantando
aunque estés llorando,
que la guitarra llama a la Lola!

*** pérola cedida por fina esteta coplera! ***

LÉON e SOLANO
El señorito


I
Brillantina a lo Travolta,
pantalón ancho y sin volta
con botitas mocasín,
¡el señorito!

Nadie sabe ni se explica
si es muy macho o si es marica:
(para amar es ‘indistín’)
¡el señorito!

De la Ceca hasta la Meca
va de club en discoteca
entre whisky peleón,
y las chorbas embobadas
a su tronco bien atadas
van diciendo esta canción:

Estribillo:

Presume porque puede
de su palmito
¡el señorito!
Se lleva el gato al agua
por ser bonito
el señorito;
e igual en la Gran Vía
que en Leganitos
en Sol y en la Cibeles
se escucha a gritos
decir a una gamberra
de bolso y güito:
“Estoy como una perra,
que me derrito,
por mor de las hechuras
del señorito”.
¡Señorito!

II
La fulana y la mengana
se han ‘zurrao’ la badana
pues las droga con su amor
¡el señorito!

y él tan pancho en su nirvana,
fuma grifa y marihuana
y hasta viaja sin motor  (¡que bestia el tío!)
¡el señorito!

Cuentan que al Ayuntamiento
ha ‘llegao’ el descontento,
y el alcalde ha dicho así:
“O acabamos con el mito
de un Travolta tan chulito
o él acaba con Madrid”.

Estribillo:

Presume porque puede…

*** pérola cedida por fina apreciadora do bom humor! ***

DE LA OLIVA – MOSTAZO
Carceleras del puerto

Mejor quisiera estar muerto,
mejor quisiera estar muerto,
que preso pa’ toa la vía
en este penal del puerto,
puerto de, puerto de Santa Marìa.

Centinela, centinela,
tu has tenío la culpita
que pase la noche en vela,
que pase la noche en vela.

¿Adónde irá ese barquito
que cruza la mar serena?
Unos dicen que a Almería
y otros que pa’ Cartagena.
Unos dicen que a Almería
y otros que pa’ Cartagena,
y otros que pa’ Cartagena.

¡Ay, ay ,ay! ¡Ay, ay ,ay!
Barquito de vela que viene de Caí,
que viene de Caí por esa bahía,
que viene de Caí por esa bahía,
y no llega al puerto, y no llega al puerto.
Puerto de …, puerto de Santa María.

QUINTERO, LEÓN E  QUIROGA
Reja De Mi Soledad

Reja de mi desventura
Reja de mi soledad
Donde lloro mi amargura
A oscuras y sin hablar

De noche creo que siento
Un galope en mis umbrales
Más después sólo es el viento
Quien golpea mis cristales

No tengo una flor siquiera
Ni tampoco una canción
Pero de qué me valiera
Cuando no tengo a mi vera
Al rey de mi corazón

En medio de mis macetas
Oculta entre rosas de Abril y de Mayo
Mi dicha estaba completa
Cuando él a esos hierros
Ataba el caballo

Un año en amor cautivo
Y de pronto qué pasó
Que sin darme ni un motivo
Por mi reja no volvió

Reja de mi desventura
Reja de mi soledad
Donde lloro mi amargura
A oscuras y sin hablar

De noche creo que siento
Un galope en mis umbrales
Más después sólo es el viento
Quien golpea mis cristales

No tengo una flor siquiera
Ni tampoco una canción
Pero de qué me valiera
Cuando no tengo a mi vera
Al rey de mi corazón

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
La Soberana

I

Por lo hermosa y lo sencilla,
no se ha visto maravilla
semejante.
Ni tumbagas, ni pulseras,
ni parné en la faltriquera,
ni un amante.

Dicen los guapos de Triana:
“Tú no eres rosa, ni eres flor,
tú eres pa mí La Soberana”,
y en “Soberana” se quedó.

Pero en las noches de luna y luceros
de mayo y abril,
cuando en su reja florece un ‘te quiero’,
les suele decir:

Estribillo:

“Soberana,
no llamarme Soberana,
que yo no lo puedo ser.
Mientras viva,
sabe Dios que estoy cautiva
del imperio de un querer.

“Te tendré como oro en paño,
-por su mare me juró-,
nunca más si yo te engaño
vuelva a ver la luz del sol.”

¡Soberana!

Y, aunque aquella letanía
no pasó de mi ventana,
mi bandera está abatida
de noche y de día.
¡No llamarme Soberana!

II

Pero el tiempo corre y vuela,
y llegando a su cancela
muy compuesto,
un señor de campanillas,
se la lleva de Sevilla
‘pa’ los restos.

Iba a casar como Dios manda,
pero al volver la vista atrás
el corazón se le desmanda,
vaya ‘usté’ a ver por quién será.

Tiene más lujo, dinero y diamantes
que el mismo Rothschild,
mas, si su dueño le pide que cante,
le suele decir:

Estribillo:

¡Soberana!
No llamarme Soberana,
que yo no lo puedo ser.
Mientras viva,
sabe Dios que estoy cautiva
del imperio de un querer.

“Te tendré como oro en paño”,
-por su mare me juró-,
nunca más si yo te engaño
vuelva a ver la luz del sol”.

¡Soberana!
Y aunque aquella letanía
no pasó de mi ventana,
mi bandera está abatida
de noche y de día.
¡No llamarme Soberana!

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Ay, Malvaloca
Malvaloca era
por toas sus esquinas
una flamencona
de vaya por Dios.
El pelo más negro
que una golondrina.
El talle de junco,
la boca de flor.

Esté querer me está matando,
dice Miguel de Mairena,
que Malvaloca me va dando
una de cal y otra de arena.

De noche y de día
canta el de Mairena
con voz doloría:

Estribillo:

Malvaloca, ay Malvaloca,
laberinto de mis penas,
que tienes cosas de loca
y tienes cositas buenas.

Tu cariño me equivoca,
candela de mi dolor.
Por la noche eres de roca
y de día pan de flor.

Me tienes aprisionao
en los besos de tu boca,
y me harás un desgraciao,
Malvaloca, ay Malvaloca.

Malvaloca luce
pulseras y anillos
que un día tras otro
le trae Miguel.

Y toda Sevilla
comenta en corrillos
que de dónde saca
pa tanto parné.

Se descubrió que era robao,
y lo han llevao pa la trena.
Y treinta añitos le han echao
en el penal de Cartagena.

De noche y día
llora el de Mairena,
con voz doloría:
Estribillo.

LEÓN, VALVERDE E QUIROGA
María Magdalena

Era la Malena, cañí muy juncal,
como una medalla de bronce fundido,
y hecho con la sangre del mismo metal,
Jesús el platero, su amante rendido.

Era la pareja calé más feliz
que jamás en Serba la Bari se vio;
pero la Malena se escapó de allí
y a la mala vida sin pena se echó.

Y así decía el gitano,
al ver que como moneda
rodaba de mano en mano:

¡Ay, María Magdalena,
que a tos tus besos has dado,
rosa de carne morena!

Por lo mucho que has pecado
yo te perdono, mujer;
por lo mucho que has amado
y me has hecho padecer.

Vuelve otra vez a ser mía;
vuelve otra vez a ser buena,
pero vuelve arrepentida…
¡Ay, María Magdalena!

¡Pobre del platero, qué solo quedó!
La burla lo hiere, la pena lo mata,
y hoy el duro bronce que altivo se alzó
tiene la cabeza cubierta de plata.

Hasta que un buen día la vio de venir
y a sus pies llorando la cañí se echó:

-Pa que me perdones he venido aquí,
como a Magdalena Jesús perdonó.

Y al verla triste y llorosa,
así le dijo besando
su cara de Dolorosa…

LÉON E SOLANO
Malaga y olé


I

Málaga,
Málaga de verdiales,
de biznagas y rosales,
a la luz del limonar.
Málaga,
Málaga maravillosa,
mariposa, lirio y rosa,
a la orilla de la mar.

Estribillo:

Málaga del alma mía,
arco iris de alegría,
¿qué me diste? No lo sé.
Málaga siempre derrama,
al andar, canela en rama,
¡Viva Málaga y olé,
viva Málaga y olé.
Viva Málaga y olé!

II

Málaga,
Málaga madrugadora,
bailaora y cantaora,
por las calles del Perchel.
Málaga,
Málaga de calentura,
Gibralfaro y Puerta Oscura,
con olores a clavel.

Estribillo:

Málaga, te estoy cantando,
y a la vez te estoy llorando.
¿Qué me diste? No lo sé.
Málaga soy de Sevilla,
pero tú me maravillas.
¡Viva Málaga y olé,
viva Málaga y olé
viva Málaga y olé!

Málaga soy de Sevilla,
pero tú me maravillas.
¡Viva Málaga y olé,
y olé y olé y olé!

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

BENÍTEZ CARRASCO – SOLANO
Tus cinco toritos negros

Contra mis cinco sentidos,
tus cinco toritos negros,
toritos negros tus ojos,
torito negro tu pelo,
torito negro tu boca,
torito negro tu beso
y el mas negro de los cinco
tu cuerpo, tu cuerpo torito negro.

Deja que no quiero verte,
dejame que no te quiero.

Barreras puse a mis ojos
tus ojos me la rompieron,
barreras puse a mi boca
tu boca la hizo lenos
y puse barreras duras
de zarzamora mi cuerpo
y salto, y salto sobre la zarza
el tuyo torito negro.

Deja no quiero verte,
dejame, dejame que no te quiero.

Cien voces en mi garganta
gritandome que te quiero
y yo mentira infinita
negando que no te quiero,
pero aunque pongan barreras
de zarzamora mi cuerpo
para que nunca la salten
tus cinco toritos negros.

Toritos negros tu ojos,
torito negro tu pelo
torito negro tu boca,
torito negro tu beso
y el mas negro de los cinco
tu cuerpo, tu cuerpo torito negro.

Te quise siempre te quise,
te quise, te quise siempre te quiero,
te quiero, te quiero, te quiero
ay, ay como te quiero.

LEÓN E QUIROGA
Te He De Querer Mientras Viva

Cuando nos vieron, del brazo,
bajar platicando la Calle Real,
pa las comadres del pueblo
fue la letanía
de nunca acabar:

– Que si puede ser su pare…
– Que es mucho lo que ha corrío…
– Que un hombre así, de sus años,
no es bueno para marío…

Fueron tantas cosas
las que yo sentí,
que al pie de mi reja,
de cara a tus ojos,
me oyeron decir:

Por mi salud, yo te juro
que eres pa mí lo primero,
Y me duele hasta la sangre
de lo mucho que te quiero.

No se me importan tus canas
ni el sentir de los demás,
lo que me importa es que sepas
que te quiero de verdad.

Soy de tus besos cautiva.
Y así escribí en mi bandera:
Te he de querer mientras viva,
compañero, mientras viva,
y hasta después que me muera…

Tú a lo mejor te imaginas
que yo, por tus años,
me voy a cansar…
En el cariño, serrano,
yo me considero
de tu misma edad.

Y no miro a los chavales,
contigo voy orgullosa,
pues me llevas a tu vera
como quien lleva a una rosa…

No le tengas miedo
a mi juventud,
que pa mi persona
no existe en el mundo
nadie más que tú.

Soy de tus besos cautiva.
Y así escribí en mi bandera:
Te he querer mientras viva,
Compañero, mientras viva,
Y hasta después que me muera

DE LA OLIVA, MOSTAZO E MERENCIANO
Antonio Vargas Heredia

Con un clavel grana sangrando en la boca,
con una varita de mimbre en la mano,
por una verea que llega hasta el río
iba Antonio Vargas Heredia, el gitano.
Entre los naranjos la luna lunera
ponia en su frente su luz de azahar
y cuando apuntaban las claras del día
llevaba reflejos del verde olivar, del verde olivar.

Antonio Vargas Heredia,
flor de la raza calé
cayó el mimbre de tu mano
y de tu boca el clavel,
y de tu boca el clavel.

De puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
de Puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
las mocitas de Sierra Morena
se mueren de pena llorando por ti.
Antonio Vargas Heredia
se mueren de pena llorando por ti.

Era Antonio Vargas Heredia el gitano
el más arrogante y el mejor plantao,
y por los contornos de Sierra Morena
no lo hubo más bueno, más guapo ni honrao.

Pero por curpita de una hembra gitana
su faca en el pecho de un hombre se hundió,
los celos marditos nublaron sus ojos
y preso en la trena de rabia lloró, de rabia lloró.

Antonio Vargas Heredia,
flor de la raza calé
cayó el mimbre de tu mano
y de tu boca el clavel,
y de tu boca el clavel.

De puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
de Puente Geni a Lucena, de Loja a Benamejí,
las mocitas de Sierra Morena
se mueren de pena llorando por ti.
Antonio Vargas Heredia
se mueren de pena llorando por ti.

H. DE COURSON, POPULAR
Toma que toma
(Jaleo flamenco)

Yo tengo un novio
Yo tengo un novio
Yo tengo un novio que me lleva a la Bahia
Que me dice mia mia, que me dice que calor
Que calor, que calor tengo
Que guapa soy y que tipo tengo

Toma que toma
Que toma,
Toma que toma
Que toma,
Toma que toma
Que toma ta (2x)

Y ay, y ay
Y ay ese meneito
Ese meneito, meneito, meneito, meneito
Ay, ay carai!

Yo tengo un novio

FRANCISCO GARCÍA DE VAL
Que bonita que es mi niña

Ayer tarde yo cantaba
mientras mi niña dormía.
Los almendros la tapaban
y a su ventana llegaban.
por ver los claros del día.

Estribillo:

Que bonita que es mi niña,
qué bonita cuando duerme.
Se parece a una amapola
entre los trigales verdes.

(bis)

Jugaban al escondite
el sol con los limoneros.
Y a la ventana llegaban
y a su cunita miraban
por ver dormir a un lucero.

Estribillo:

Trigales verdes, trigales verdes…

FRANCISCO GARCÍA DE VAL
Sera una rosa

Tengo una cuna en mi casa
Que está esperando una flor.
Hilos de sangre la adornan,
De sangre de un corazón.

De color azul celeste,
Manda hacer la cabecera.
Con una paloma blanca
Y una corona de estrellas.

¿Será una rosa, será un clavel?
El mes de Mayo te lo diré.
¿Será una rosa, será un clavel?
Las golondrinas vendrán con él.

Torero como su pare,
Será si fuera un clavel.
Si es una rosa que guapa,
Que guapa tiene que ser.

Si es rosa la llamaremos
Guadalupe la Morena.
Si es un clavel le pondremos
Juan Diego de la Ribera.

¿Será una rosa, será un clavel?
El mes de Mayo te lo diré.
¿Será una rosa, será un clavel?
Las golondrinas vendrán con él.

¿Será una rosa, será un clavel?
El mes de Mayo te lo diré.

RETAMA e GOMÉZ
Ven y ven

Acabo de acariciarte
no pierdo las esperanzas
con el tiempo y un ganchillo
mi vida
hasta las verdes
se alcanzan

Ven y ven y ven
chiquillo vente conmigo
no quiero
para pegarte mi vida
ya sabes pa’ lo que digo.

Por que
canto el ven y ven
se quejan muchas esposas
de que luego sus
maridos mi vida
en casa las llamen sosas.

Ven y ven y ven
chiquillo vente conmigo
no quiero
para pegarte mi vida
ya sabes pa’ lo que digo.

Ven y ven y ven
chiquillo vente conmigo.

LECORDE, LOCATELLI E PALASTO
Canastos

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor.

-Señorita,
hace mucho que la espero
soportando el aguacero
por decirle que la quiero
aunque usted no lo permita.

-¡Canastos!

-¿Qué me responde usted?

-Caballero,
nunca he estado enamorada
déjeme una temporada
porque no me fío nada
de un cariño pasajero.

-¡Canastos!

-¡Váyase, por favor!

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor,
porque el amor, cuando llega,
es, ¡canastos!, lo mejor.

-Señorita,
yo le ofrezco la fortuna
las estrellas una a una
con el sol y con la luna
y el amor que aquí palpita.

-¡Canastos!

-Ya ve que soy formal.

-¡Ay, muchachito!,
no me importa la riqueza
ni he perdido la cabeza
si le digo con franqueza
que un marido necesito.

-¡Canastos!

-Casarse es lo mejor.

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor.

-Linda mía,
cuando quiera estoy dispuesto
para hacer el presupuesto
de lo caro que se ha puesto
pasar por la vicaría.

-¡Canastos!

-Por algo somos dos.

Con el amor no se juega,
¡ay, canastos! que es peor,
porque el amor, cuando llega,
es, ¡canastos!, lo mejor.

M. ALEJANDRO
Te estoy queriendo tanto

Te estoy queriendo tanto que, no se querer a nadie mas
Te estoy queriendo tanto que, no se vivir si tu no estas
las noches y los días son para quererte mas y mas
Te estoy queriendo tanto que, te estoy acostumbrando mal…

Te estoy queriendo tanto que, no puedo ya vivir sin ti
Te estoy queriendo tanto que, yo soy feliz si eres feliz
que pasara ese día en que no sientas lo que sientes hoy
que pasara ese día en que no pueda darte lo que hoy te doy…

Y es que el amor no puede estar por siempre a nuestro lado
y es que el amor cambia su curso de año en año
y es que el amor viene y se va como las golondrinas y hay que darle de beber amor
en cada esquina amor…

Y es que el amor no puede estar por siempre a nuestro lado
y es que el amor cambia su curso de año en año
y es que el amor viene y se va como las golondrinas y hay que darle de beber amor
en cada esquina amor…

OLIVEROS – CASTELVÍ – PADILLA
El Relicario

Un día de San Eugenio
yendo hacia el Prado le conocí.
Era el torero de más tronío,
y el más castizo de too Madrid.

Iba en calesa pidiendo guerra
y yo al mirarle me estremecí.
Y el al notarlo bajó del coche
y muy garboso vino hacia mí
tiró la capa con gesto altivo
y descubriéndose me dijo así:

Estribillo
Pisa morena, pisa con garbo
que un relicario, que un relicario me voy a hacer.
Con el trocito de mi capote
que haya pisado, que haya pisado tan lindo pie.

Un lunes abrileño él toreaba y a verle fui.
Nunca lo hiciera que aquella tarde
de sentimiento creí morir.
Al dar un lance cayó en la arena,
se sintió herido, miró hacia mí.

Y un relicario sacó del pecho
que yo en seguida reconocí.
Cuando el torero caía inerte,
en su delirio decía así:

Estribillo

RAFAEL CALIXTO ESCALONA MARTINEZ
Probe Miguel

Cuando voy caminando pa la plaza
Me preguntan si he visto a Miguel Canales
Él dice que es feliz en la montaña
Que hace mucho tiempo que no sale

Qué le estará pasando al probe Miguel
Que hace mucho tiempo que no sale

A mí me dicen, me dicen que Miguelito
Entre nosotros se encuentra muy extraño
Él dice que es feliz en la montaña
Que se está convirtiendo en ermitaño

A mí me dicen, me dicen que Miguelito
Entre nosotros se encuentra muy feliz
Él dice que es feliz en la montaña
Y que de allí no quiere ya salir

A mí me dicen, me dicen que Miguelito
De la montaña no quiere ya salir
Él dice que se hace su cafelito
Y que también se toma su vinito

Qué le estará pasando al probe Miguel…

GIJARRO e COFINER

Me gusta mi novio

Me preguntan “que por qué” salgo contigo,
me preguntan “que por qué” te quiero tanto,
no comprenden que seamos más que amigos
ni que yo me pase el día suspirando.

¡Qué sabe la gente lo que tú me gustas!
¡Qué saben las cosas que siento por ti!
y por eso siempre
cuando me preguntan
a todos y a todas les digo yo así:

¡Me gusta mi novio! ¿Por qué?
Por lo rumboso.

¡Me gusta mi novio! ¿Por qué?
Por lo celoso,
porque tiene la cara morena,
porque sabe quitarme las penas.

¡Me gusta mi novio! ¿Por qué?
por muchas cosas;
me gusta el salero
que tiene al hablar
y cantando, riendo, llorando,
mirando y besando
¡me gusta mi novio!
y cantando, riendo y llorando
mirando y besando
¡olé!, me gusta mi novio.

Me preguntan que si vamos a casarnos,
me preguntan que si estoy en mis cabales,
y hay quien dice que debemos separamos
porque sólo voy buscando tus caudales.

¡Qué sabe la gente lo que tú me gustas!
¡Qué saben las cosas que siento por ti!
y por eso siempre
cuando me preguntan,
a todos y a todas les digo yo así:

¡Me gusta mi novio!…

J. L. MARTINEZ Mariquilla

“Tu pelo moreno, tu boca,
tu cara de rosa y jazmín,
han encendido de un modo mi alma
que yo he perdido la calma
y hago locuras por ti, mi bien

Han encendido de un modo mi alma
que yo he perdido la calma
y hago locuras por ti, mi bien

Mariquilla bonita, graciosa chiquita,
tú eres mi querer.
Yo te doy mi vida, mi alma y mi sangre
y todito mi ser.

Y te canto bajito lo que te quiero,
cuanto te adoro, tú eres mi bien
Tus hermosos ojos, tus manos
tu cuerpo chiquito, tu voz,
han conseguido que mi corazón
que esta sediento de amor
vuele corriendo hacia ti, mi bien.

Han conseguido que mi corazón
que esta sediento de amor
vuele corriendo hacia ti, mi bien.

Mariquilla bonita, graciosa chiquita,
tu eres mi querer. Yo te doy mi vida,
mi alma y mi sangre
y todito mi ser.
Y te canto bajito lo que te quiero,
cuanto te adoro, tú eres mi bien.”

LA CABRA MECÁNICA
La lista de la compra

En el mismo folio
la lista de la compra y una canción
como un cupón
de los ciegos
rima la soledad
con el atún en aceite vegetal
en oferta
¡vaya precios sin competencia!

una mano pide el cielo,
la otra en el cajón del pan
hay manchas de grasa
de llanto, de tinta
estoy harto de tanto frotar.

Tú que eres tan guapa y tan lista
tu que te mereces un príncipe, un dentista, ¡tu!
te quedas a mi lado
y el mundo me parece
más amable
más humano
menos raro.

¡Tú!

¡Qué bonito el mar!
cuando lo miro a tu lado
olvido las pateras
las mareas negras
los alijos incautados
la playa en donde
se dejan morir las ballenas
este infumable plato combinado

Y aunque me engañe
y me diga que no
siempre estás tú detrás
de mí mejor yo
que aunque no soy pa ti
que soy pa contigo
el mundo es tan redondo
como el “pirsin” de tu ombligo.

La cosa se pone dura sin tu aliento
siento con amargura
que estoy perdiendo la frescura
que se vuelve frío sin tu calor
y sin droga dura

VALLE E GORDILLO
Ay mi perro

En el Coto Doñana han matao,
mataron mi perro…
A una cierva entre la verde ara
él iba siguiendo.

Por los contornos de Andalucía
no había otro perro como mi perro.
¡Ay qué bonito, cuando saltaba
tras de la liebre por el romero!
¡Ay qué contento, cuando volvía!
¡Con qué cuidado me las traía!

Era la llave de mi cortijo
y del ganado su centinela.
No había lobo que se acercara
a los corderos en la ribera.

Era valiente con los valientes
y no lo había con más nobleza.
Había que verlo, cuánto jugaba
con mis chiquillos en la berza.

¡No habrá otro perro como mi perro!

En la fuente de la cruz de piedra,
tomillo y romero,
y a la sombra de una gris encina
yo enterré a mi perro.

Ya se acabaron mis alegrías.
¡Ay qué penita de mi lucero!
Él consolaba la pena mía
y derribía lo sufrimiento.
Ay que contento cuando volvía
por esos montes de cacería…

Era la llave de mi cortijo….

ORTEGA E MORALEDA
El beso

En España bendita tierra
Donde puso su trono el amor
Solo en ella el beso encierra
Armonía sentido y valor
La española cuando besa
Es que besa de verdad
Y a ninguna le interesa besar con frivolidad
El beso, el beso, el beso en España
Lo lleva la hembra muy dentro del alma
Le puede dar usted un beso en la mano
O puede darle un beso de hermano
Así la besara cuanto quiera
Pero un beso de amor
No se lo da a cualquiera

La española cuando besa
Es que besa de verdad
Y a ninguna le interesa besar con frivolidad
El beso, el beso, el beso en España
Lo lleva la hembra muy dentro del alma
Le puede dar usted un beso en la mano
O puede darle un beso de hermano
Así la besara cuanto quiera
Pero un beso de amor
No se lo da a cualquiera

Es mas noble yo le aseguro
A de causar la mayor emoción
Ese beso sin ser puro
Que va envuelto en una ilusión

La española cuando besa
Es que besa de verdad
Y a ninguna le interesa besar con frivolidad
El beso, el beso, el beso en España
Lo lleva la hembra muy dentro del alma
Le puede dar usted un beso en la mano
O puede darle un beso de hermano
Asi la besara cuanto quiera
Pero un beso de amor
No se lo da a cualquiera

OCHAÍTA, VALERIO E SOLANO
Si me engañas, me muero

No me importa lo que diga
la vecindad de mi calle,
que si vas o que si vienes,
que si entras o que si sales.

Pa la verdad de los otros
no tiene oído mi sangre
y a la lotería de tus ojos negros
me juego la suerte,
pa ver si me toca
saber tus verdades

Si me engañas, me muero.
Yo bien sé que te quiero,
déjalos que embusteros
despellejen a tiras.

Si me engañas, me muero.
Con lo bien que te quiero,
la verdad, yo prefiero
no me digas mentiras.

Descalcita y sedienta
por ti correría
las tierras de España,
que el penar me alimenta,
entrañitas mías,
si tú no me engañas.

Y esperando un te quiero,
mi locura suspira,
la verdad, yo prefiero
no me digas mentiras.

Sé que tienes en los labios
el nombre de una tunanta.
Sé que tienes en los dedos,
el roce de otras enaguas.

Tú quieres con arrumacos
dormirme en la confianza,
pero no te apures ya ves qué tranquila
me paso las horas,
oyendo por dentro
que tú no me engañas.

Si me engañas, me muero,
la verdad, yo prefiero,
yo te sé un caballero
de la frente al tobillo.

Si me engañas, me muero,
No te quiero embustero
aunque le golpe certero
se me vuelva un cuchillo.

Curadita de espantos
yo sé las caídas
que tienen los hombres,
con mis gotas de llanto
están redimidas
en cuanto las nombres.

Y esperando un te quiero,
mi locura suspira,
la verdad, yo prefiero
no me digas mentiras.

Deja al fandango volar
Canta: El Cabrero

(Amável contribuição de Manzana!)

No hay pueblo sin esquinas.

Esquinas
y en cada esquina un quejío,
un fandango con esquinas,
así son los cantes míos
cantes de jara y encina
rebenques duros y bravíos.

De sobra
que no dura toa la vida
el hombre sabe de sobra
y sabe que cada día
se hace más corta la soga
y ahí está su rebeldía.

Deja al fandango volar
que no es pájaro de jaula,
deja al fandango volar
porque es el mejor reclamo
llamando a la libertad,
esa que nunca encontramos.

A. BURGOS E CARLOS CANO
Habaneras de Cádiz

Desde que estuve, niña, en La Habana
no se me puede olvidar…
canto Cádiz junto a mi ventana, Tacita lejana,
que aquella mañana pude contemplar…

Las olas de la Caleta, que es plata quieta,
rompían contra las rocas de aquel paseo,
que al bamboleo de aquellas bocas
allí le llaman El Malecón…
Había coches de caballos, que era por Mayo,
sonaban por la Alameda, por Puerta Tierra,
y me traían, ay, tierra mía,
desde mi Cádiz el mismo son…

El son de los Puertos, dulzor de guayaba,
calabazas, huertos…
Aún pregunto quién me lo cantaba…

Estribillo:
Que tengo un amor en La Habana
y el otro en Andalucía,
no te he visto yo a ti, tierra mía,
más cerca que la mañana
que apareció en mi ventana
de La Habana colonial
tó Cádiz, la Catedral, La Viña y El Mentidero…

Y verán que no exagero

si al cantar la habanera repito:
La Habana es Cádiz con más negritos,
Cádiz es La Habana con más salero.

Verán que tengo mi alma en La Habana
no se me puede olvidar…
Canto un tango y es una habanera,
la misma manera
tan dulce y galana y el mismo compás.

Por la parte del Caribe así se escribe

cuando una canción de amores, canción tan rica,
se la dedican los trovadores
a una muchacha o a una ciudad…
Y yo, Cádiz, te dedico y te lo explico
por qué te canto este tango que sabe a mango,
de esta manera esta habanera
de piriñaca y de Carnaval…

Son de chirigota, sabor a melaza,

Guantánamo y Rota…
¡Que lo canta ya un coro en la plaza!

Que tengo un amor en La Habana

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
C
anción del ole

¿Dónde hay un sabio que explique
lo que quiere decir «ole»?
El «ole» es como un repique
de palillos españoles.

Cuando un mocito no sabe sufrir,
al cantar
suelta dos oles y quea la niña
enterá
unos ojos les responden
con un «ole y ole, ya»

El «ole» es una palabra,
ole
que no tiene explicación;
el «ole» es como una rosa,
ole
que sale del corazón;
el «ole», primito mío,
yo no lo quiero entender
pero quiero que me digan
«ole con ole y olé».

Señor farolero
que enciende el gas
dígame usted «ole»,
por cariá;
por cariá,
y «ole con ole
y olé y olá».

Cuando reluce el torero
con un quite por faroles,
mis ojos dicen «te quiero»
y mis labios dicen «ole».
Si en una noche de luna
yo siento entrar
por mi ventana los ays
de una soleá,
yo le contesto entre sueños
con un «ole y ole, ya».

El «ole» es una palabra
ole
que no tiene sensación.
El «ole» es como una copla,
ole,
que sale del corazón
Ay el «ole» primito mío
yo no lo quiero entender, ay
pero quiero que me digan
«ole con ole y olé».

Señor farolero
que enciende el gas
dígame usted «ole»,
por cariá;
por cariá,
y «ole con ole
y olé y olá».

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
Maldito sea el querer

Cuando tú menos lo esperas
Sale de la sombra igual que un ladrón
No va a robar la cartera
Que va a por la sangre de tu corazón
Se disfraza de cordero, todo lo arregla jurando
Y es un chacal bandolero que va tu muerte buscando

Maldito sea el querer, de corazón lo maldigo
Más amargo es que la hiel y el mayor de los castigos
Tú le das luna y lucero y la flor de tus rosales
Y el te clava traicionero el mejor de sus puñales
Es torreón de agonía, pozo que aviva la sed
Te tortura de por vida, donde no hay noche ni día
Maldito sea el querer

Que nunca sepa que lloras
Ni que al dormir velas rezando por él
Te da la luz de la aurora
Y oyes las campanas del amanecer
En arca de siete llaves debes guardar tu delirio
Que si el verdugo lo sabe redoblará tu martirio

PÉREZ ORTIZ – NARANJO – RIVAS
Corona de perlas

Cuando me ve mi novio
con esta blusilla
de encaje “borda”
yo no se lo que se figura
que me dice que me quiere más,
que me dice que me quiere más.

La tarde que yo la estrenaba
“mu ” fijo miraba
y así me canto

Serranilla los ojos
me duelen
porque brillas
lo mismo que el sol.

Es tu cara una azucena
y tu cuerpo un figurin,
y tu cuerpo un figurin,
viendo tus ojos la luna
ya no “tie”
porque salir
viendo tus ojos la luna
ya no “tie”
porque salir.

A; que a mi niña le gusta
las perlas del mar.

E; que a mi niña le gusta
las rosas de té.

I; si me quieres chiquilla
te traigo yo ti.

O; la corona de perlas
del rey faraón.

Toma esta rosa niña
me digo una tarde
con la “encrucijá”
que me pide el
olor de tus carnes
y a tu pecho
se quiere acercar,
y a tu pecho
se quiere acercar.

Cogí aquella flor
con mi mano
y la puse encima
de mi corazón
y esta copla
fue el lazo divino
que a su “via” “pa” siempre
me unió.

Esa rosa que tu llevas
en el corazón “prendio”
en el corazón” prendio”
no la deshojes por Dios
porque en ella va mi vida,
no la deshojes por Dios
porque en ella va mi vida.

A; que a mi niña le gusta
las perlas del mar.

E; que a mi niña le gusta
las rosas de té.

I; si me quieres chiquilla
te traigo yo ti.

O; la corona de perlas
del rey faraón.

QUINTERO, LEÓN E QUIROGA
Cariño ciego

I

Me vienen contando historias
que yo por ‘sabía’ las tengo ‘olvidás’;
no pienso ‘de’ hacer memoria
porque, si lo hiciera, me pongo a llorar.

Me dicen los ‘apellíos’,
el nombre y la calle me da sed por ver,
y, a veces, cariño mío,
de oír tantas cosas me muero de pie.

Como yo no las quiero sentir
hacia dentro me pongo a decir:

Estribillo:

Cariño, cariño ciego
yo te tengo, vida mía,
y nadie apaga ese fuego
ni de noche, ni de día,
cariño que me cantaba
y me puso como loca,
cariño que me hizo esclava
de los besos de tu boca.
Cariño en que yo me miro,
cariño al que yo me entrego,
me muero si no respiro
el aire de tus suspiros,
cariño, cariño ciego.

II

Zarcillos de piedras finas,
brillantes y oro me sueles traer,
seguro que te imaginas
que así más contenta me vas a tener.

No quiero de tu persona
las minas de oro del rey Salomón,
ni busco lucir corona;
me basta y me sobra con tu corazón.

Y en silencio te suelo llorar
como llora la lluvia en el mar.

Estribillo:

Cariño, cariño ciego
yo te tengo vida mía,
y nadie apaga ese fuego
ni de noche, ni de día.
Cariño que me cantaba
y me puso como loca,
cariño que me hizo esclava
de los besos de tu boca.
Cariño en que yo me miro,
cariño al que yo me entrego,
me muero si no respiro
el aire de tus suspiros,
cariño, cariño ciego

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

CINTAS E CASTELLANO
La cinta de mi sombrero

I

Anoche perdí la cinta
perdí la cinta de mi sombrero
huyendo de los chavales
que me seguían por el sendero.
Anoche la media luna
la media luna cascabelera
andaba por los caminos
de centinela, de centinela.

Estribillo:

En la fuente del agua
donde me diste tu amor primero,
en la fuente del agua
se ve la luna con los luceros;
En la fuente del agua
se vio tu cara junto a la mía;
en la fuente del agua
tus ojos verdes……… perdía.

II

Del huerto de los limones
cortó jazmines para mi pelo;
las niñas de la ribera
tuvieron celos, tuvieron celos.
Pensando, cariño mío,
que te quería, que te quería,
la cinta de mi sombrero
me la traías, me la traías.

Estribillo:

En la fuente del agua
donde me diste tu amor primero,
en la fuente del agua
se ve la luna con los luceros;
En la fuente del agua
se vio tu cara junto a la mía;
en la fuente del agua
tus ojos verdes ……… perdía.

por gentileza do foro “Unidos por la copla”

LEÓN, MOLES E QUIROGA
La Loba

La risa en los labios, la noche en el pelo,
Soñando vestirse de blanco azahar,
Y un día, sus rosas cayeron al suelo
Con cuatro palabras, no te quiero ya
A nadie dijo su historia, y el barco de su alegría
Se hundió sin pena ni gloria en el mar de la bebida.

La loba, vaya una fama,
No callarse, qué más da,
Pero a ver quién me lo llama con la cara levantá.

La loba nunca hace alarde de jugar con un querer,
Y pa llamarle cobarde al que engaña a una mujer.
Ay, paredes de mi alcoba, cárcel de condenación.
Que aunque quiero ser la loba no me deja el corazón
No me deja el corazón.

Su pelo es de plata y sigue bebiendo,
Y un día una moza la viene a buscar.
Y ve que su hijo la aparta diciendo
Perdóname madre, no la quiero ya.
Palabras de negra historia, palabras de desengaño,
Que vienen a su memoria al cabo de tantos años.

La loba, ese es mi nombre.
No te calles, qué más da,
Pero a ver si tú eres hombre pa podérmelo quitar

La loba ahora hace alarde de jugar con un querer,
Y pa llamarte cobarde si no cumples tu deber.
Por la cruz que hay en mi alcoba que no digan, con razón,
Que eres hijo de la loba y no tienes corazón
Y no tienes corazón.


QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Una Cantaora

Buscando otro cielo la Lola se va,
buscando otro cielola Lola se va.
Me queda un consuelo ponerme a cantar.
Me duele el sentío de tanto sufrir
y al ver que la gloria del cariño mío
me ha dejado aquí.

Siempre de camino por tierra y por mar
y aunque entre la rosa me sangre una espina
mi sino es cantar.
Que una cantaora es solo canción
y a nadie le importa si rie o si llora,
este corazón.

Cantando la Lola se va por los mares,
se va por los mares,
pero no murmuren porque vaya sola,
voy con mis pesares.

El mundo adelante voy a recorrer.
Me llevo mi cante, me dejo un querer.
Me voy de su vera con este dolor,
que entre luna y viento colgarlo quisiera
del palo mayor.

Siempre de camino por tierra y por mar
y aunque entre la rosa me sangre una espina
mi sino es cantar.
Que una cantaora es solo canción
y a nadie le importa si rie o si llora,
este corazón.

Cantando la Lola se va por los mares,
se va por los mares,
pero no murmuren porque vaya sola,
voy con mis pesares,
primo de mi alma, voy con mis pesares.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Mañana sale

Tiene el color del semblante
de una Virgen de marfil,
lleva en los labios un cante
y en la mano un quince mil.

De un coche de dos caballos
sale una voz con corona:
“Si quieres, rosa de mayo,
seré el vasallo de tu persona”.

Palabras que lleva el viento
y luto en el corazón…
La calle del Sacramento
sintió el lamento
de su pregón.

¿A quién le vendo la suerte?
¡Mañana sale y está premiado!
Mis ojos tienen que verte
por tres puñales atravesado.

¡La fortuna, pa mañana!
¿Quién me compra un quince mil?
Te repiquen las campanas
a la hora de morir.

¡Cuatro series!, ¡qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana, mañana sale!

Yendo de juerga en su coche
con corona de marqués,
le dieron muerte una noche
en la calle Lavapiés.

Nadie el motivo sabía,
nadie conoce la clave.
La niña que le vendía
la lotería sí que lo sabe.

Quizás un mismo cuchillo
vengó una doble traición.
Envuelto en su mantoncillo
va el estribillo de esta canción

¿A quién le vendo la suerte?
¡Mañana sale y está premiado!
A mí me dieron la muerte
con los puñales que te han clavado.

¡La fortuna, pa mañana!
¿Quién me compra un quince mil?
Que me doblen las campanas
y me entierren junto a ti.

¡Cuatro series!, ¡qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana, mañana sale!

Y en el filo de la aurora,
desde Sol a Chamberí,
nadie sabe por qué llora
pregonando un quince mil.

¡Cuatro series!, ¡qué bonitas!
¡Voy tirando los caudales!
¡Son de doña Manolita!
¿Quién me compra esta penita?
¡Mañana, mañana sale!

LEÓN E QUIROGA
No me digas que no

A la vera del agua
tengo un barco de vela
que es de miel y canela,
de plata y cristal.
Un barquito de suenos
que es la envidia del mar.
Y sin que nadie lo sepa
en ese barco encantado
tengo un carino encerrado
que nadie lo ve.
Ese carino es el tuyo
que es mi razon y mi orgullo,
y mi gloria y mi fe.

No tengas celos de mi,
que es un pecado mortal
eso que estas tu pensando
y vas publicando
de mi voluntad.
No tengas celos de mi,
ni dudes de mi querer,
que si yo vivo y si muero
es porque te quiero
de veras, gache.
Que yo ati
nunca te puedo enganar
y de mi
tu nunca debes dudar.

Vente tu, mi moreno,
vente a Puerta Tierra,
que hay un barco de guerra
y lo vamos a ver,
vente tu, mi moreno,
y veras tu que bien.
Y luego los dos juntitos
daremos un paseito
y tomaremos un chatito
de vino del Tres,
Vente tu, mi moreno,
que este vinillo es muy bueno
y nos sentara bien.

No tengas celos de mi,
que es un pecado mortal
eso que estas tu pensando
y vas publicando
de mi voluntad.
No tengas celos de mi,
ni dudes de mi querer,
que si yo vivo y si muero
es por que te quiero
de veras, gache.
Que yo a ti
nunca te puedo enganar
y de mi
tu nunca debes dudar.

Por Dios, no,
no, me digas que no,
que tu ami
siempre me has dicho que si.
Que si…Que si.

CANTABRANA, PERELLÓ E MOSTAZO
Échale guindas al pavo,

Huyendo de los civiles,
Un gitano del Perchel,
Sin cálculo ni combina,
¡Que donde vino a caer!
En un corral de gallinas,
¿Y qué es lo que allí encontró?,
Pues una pavita fina
Que a un pavo le hacía el amor.

Saltó la tapia el gitano,
Con muchísimo talento
Y cuando se vino a dar cuenta,
Con un saco estaba dentro.
A los dos los cogió,
Con los dos se najó,
Y el gitano a su gitana
De esta manera le habló:

Échale guindas al pavo,
Échale guindas al pavo,
Que yo le echaré a la pava,
Azúcar, canela y clavo,
Que yo le echaré a la pava,
Azúcar, canela y clavo.

Estaba ya el pavo asao,
La pava en el asador
Y llamaron a la puerta,
Verá usted lo que pasó
Entró un civil con bigote,
¡Ozú, que miedo, chavo!
Se echó el fusil a la cara
Y de esta manera habló:

A ver donde está ese pavo,
a ver donde está esa pava
porque tiene mucha guasa
Que yo no pruebe ni un ala.
Con los dos se sentó,
Con los dos trajeló
Y el gitano a la gitana
De esta manera le habló:

Échale guindas al pavo,
Échale guindas al pavo,
Que yo le echaré a la pava,
Azúcar, canela y clavo,
Que yo le echaré a la pava,
Azúcar, canela y clavo…

LLABRÉS, MOLES E GORDILLO
La Emperaora

Por reina de los tablaos
me llaman La Emperaora
y corre por los colmaos
mi fama de cantaora.

Sola contra el mundo entero,
al brillo de los dineros,
mi honra quieren comprar,
lo que nadie logrará.

Mi nombre de boca en boca
lo tiran sin sentimiento,
sin ver que soy una roca
que desafía a los vientos.

Mi sino:
nadie se meta a quitarme
las cruces de mi destino;
mi suerte:
castillo, faro y lucero
que no le teme a la muerte;
flamencos:
pregonad con vuestras coplas
lo que vale una mujer,
que quiero
ser por siempre emperaora
que a los hombres nunca implora
ni llora por un querer.

Se derrumbó mi lucero
por el cariño de un hombre,
y no me importa y lo quiero,
aunque critiquen mi nombre.

Yo no siento cobardía.
Mi pena es tan sólo mía,
que nadie atiende a razón
cuando manda el corazón.

No importa que por las calles
murmuren que no soy buena;
yo no echo cuenta de nadie,
que no merece la pena.

NARANJO, GARVEY E CURRITO
Los churumbeles

Camino de la feria de Santiponce,
de Santiponce,
iba una gitanilla color de bronce,
iba una gitanilla color de bronce.
Mare y así cantaba,
mientras los churumbeles la jaleaban,
la jaleaban.

Un gitanillo, madre, de ojazos negros
y blancos piños,
anda jugando, mare, con mi cariño,
con mi cariño.

San Miguel, tú que sabes
dónde está mi amante
llévame al instante
que lo quiero ver;
tú que lo sabes,
yo no lo sé…
Ay llévame al instante,
que lo quiero ver,
ay que lo quiero ver,
ay que lo quiero ver.

A la orilla del río junto a Triana,
junto a Triana,
lavaba su ropilla una gitana,
lavaba su ropilla una gitana.
Madre, y así cantaba
mientras los churumbeles la jaleaban
la jaleaban.

Un gitanillo, madre, de ojazos negros
y blancos piños,
anda jugando, mare, con mi cariño,
con mi cariño.

San Miguel,
tú que sabes
dónde está mi amante
llévame al instante,
que lo quiero ver,
tú que lo sabes;
yo no lo sé…
Ay llévame al instante,
que lo quiero ver,
ay que lo quiero ver,
ay que lo quiero ver.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Romance de la otra

¿Por qué se viste de negro,
¡Ay, de negro!
Si no se le ha muerto nadie?

¿Por qué está siempre encerrada,
¡Ay, Por qué!
como la que está en la carcel?

¿Por qué no tiene familia,
ni perrito que le ladre,
ni flores que le diviertan,
ni risa que le he acompañe?

Del porque de este porque
la gente quiere enterarse,
cuatros suspiros responden
y no los entiende nadie
y no los entiende nadie.

(estribillo)

Yo soy la otra, la otra
y a nada tengo derecho,
por que no llevo un anillo,
con una fecha por dentro.

No tengo ley que me abone,
ni puerta donde llamar,
y me alimento a escondías
con tus besos y tu pan.

Con tal que vivas tranquilo,
que importa que yo me muera,
te quiero siendo la otra
como la que mas te quiera.

¿Por qué no fueron tus labios,
¡Ay tus labios!
Que fueron las malas lenguas.

Las que una noche vinieron,
¡Ay por qué!
a leerme la sentencia.

El nombre que te ofrecía
ya no es tuyo compañera,
de azahares y velo blanco
se viste la que lo lleva.

Como fue tu voluntad,
mi boca no te dió queja,
cumple con lo que has firmao
que yo no valgo la pena,
que yo no valgo la pena.

Yo soy la otra, la otra
y a nada tengo derecho,
por que no llevo un anillo,
con una fecha por dentro.

No tengo ley que me abone,
ni puerta donde llamar,
y me alimento a escondías
con tus besos y tu pan.

Con tal que vivas tranquilo,
que importa que yo me muera,
te quiero siendo la otra
como la que mas te quiera.

LEBLANC E QUIROGA
Un Abanico Español

En las ferias tan alegres de mi España
Las mujeres luces siempre su mantón
Que adornan los visos de los abanicos
Con aire y con salero picarón

En el parque peregrino de la Alhambra
Las mujeres se detienen a mirar
Y en el fino encaje de su varillaje
Al hombre lo consiguen atrapar

Un abanico español
En manos de una mujer
Aires de España en la cara
Y suspiros de un querer
Es adorno de primor el abanico
Y también el mensajero del amor
Un abanico español
Con los rayitos de sol
Y mimbres de la Ribera
Es como la primavera
Un abanico español

En el mundo no hay un arma tan certera
Ni un lenguaje tan sencillo de entender
Como el movimiento señorial y lento
De un mágico abanico de mujer

No es difícil que el amor te coja preso
Ni unos ojos que se esconden con rubor
El caso es un hecho si están al acecho
Detrás de un abanico tentador

MOLES, ALFONSO E NARANJO
Con Los Bracitos En Cruz

Cubierto en blancos pañales
Mi niño duerme en su cuna
Mientras besan los cristales
Los rayitos de la luna

A la nanita mi niño
No llores ni tengas pena
Yo te daré mi cariño
Porque soy una mare buena

Si tienes un apellío
La culpa es mía na má
Porque perdí mi sentío
Una pura madrugá

Déjame que ponga un beso en tu frente
Quiéreme aunque murmure la gente
Yo te he llevao en mis entrañas
Te di sangre de mis venas
Dime tú a mí, rey de España
Si no es grande mi condena

Con los bracitos en cruz
Iré a buscar a tu padre
Lo juro por mi salud
Pa que siempre sepas tú
Lo buena que es una mare.

PERELLÓ y MOSTAZO
Vámonos pa’ Cai

I

Coro: Vámonos pa Cai, vámonos pa Cai, vámonos pa Cai , vámonos pa Cai

El compare Manuel Tablones
con la Quica su prima hermana
a vender bocas y camarones
en un barco se fue a La Habana.

¡Bocas y camarones frescos!

Los negritos no chanelaban
lo que el probe Manuel vendía;
el gitano los días pasaba pasaba!
sin oír “Esta boca es mía”

Al mirarse una mañana
mu malito y sin parné
a Quica su prima hermana
así le dijo er calé:

Coro: dijo el calé, dijo el calé.

Estribillo:

Vámonos pa Cai, primita hermana,
vámonos pa Cai,
porque aquí en La Habana
paladar no hay.
Ay, ay, vámonos pa Cai.

Vamos pa Cai chiquillo…
¿Pa que me vendría yo de mi Cai de mi corazón?

II

Coro: Vámonos pa Cai, vámonos pa Cai
vámonos pa Cai, vámonos pa Cai

Como estaban esmayaítos
y personas buenas aún hay,
consiguieron que en un barquito
los mandaran con rumbo a Cai.

Y la Quica cuando embarcaba
de repente se volvió loca,
cuando vio que se le acercaba
un negrito pidiendo bocas.

¡Mal tiro te peguen! ¿Ahora vienes a comprar?

Y el patrón, que es de palabra,
con el negro se enreó.
Entonces dijo la Quica:
¡Ay, Manuel, que se va el vapor!

Por la gloria de tu madre, chiquillo,
Que se va, hijo! Que se va, mi arma!

Coro: Se va el vapor, se va el vapor

Estribillo:

Vámonos pa Cai, primita hermana,
vámonos pa Cai
porque aquí en La Habana
paladar no hay.

Ay, ay, vámonos pa Cai.
Ay, ay, vámonos pa Cai.

Vámonos!

Coro: Vámonos pa Cai, vámonos pa Cai, vámonos pa Cai.
(Gracias Manzana!)

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA.

Paca la Bomba

Yo soy Paca Monte Prado
y he nacío en Santiponce
y por mí se han suicidao
más de siete y más de once.

Brillantes pulíos,
mi gloria y mi sueño,
que no han conocío,
ay mare del alma,
las casas de empeño.

Estribillo:
Yo he formao el alboroto
de la gente rica
porque soy el terremoto
de la Martinica,
soy pandero, soy zambomba,
soy disparo de cañón.
Mis brillantes son las bombas
donde estalla la pasión.

Yo no tengo amor ni besos,
yo no tengo ni un amante
pero llevo en el pescuezo
media arroba de brillantes.

En lujo los gasta
quien tiene derecho
y a mí me aplasta,
ay mare del alma,
la tabla del pecho.

Estribillo:
Yo he formao el alboroto…


J. A. ÁLVAREZ y A. ÁLVAREZ
Suspiros de España

Quiso Dios, con su poder
fundir cuatro rayitos de sol
y hacer con ellos una mujer.

Y al cumplir su voluntad
en un jardín de España nací
como la flor en el rosal.

Tierra gloriosa de mi querer
tierra bendita de perfume y pasión
España en toda flor a tus pies
suspira un corazón.

Ay de mi pena mortal
porqué me alejo España de ti
porqué me arrancan de mi rosal.

Quiero yo volver a ser
la luz de aquel rayito de sol
hecho mujer
por voluntad de Dios.

Ay, madre mía
ay, quién pudiera
ser luz del día
y al rayar la amanecida
sobre España renacer.

Mis pensamientos
han revestido
el firmamento
de besos míos
y sobre España
como gotas de rocío
los dejo caer.

En mi corazón
España te miro
y el eco llevará de mi canción
a España en un suspiro.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Silencio por un torero

Aquella tarde Sevilla
se puso toda amarilla
quebraíta de color.
Y por el aire caliente
su voz clamó de repente
qué penita y qué dolor.

Silencio en Andalucía,
rezadle un Ave María
y quitarse los sombreros.
Silencio el patio y la fuente,
que está de cuerpo presente
el mejor de los toreros.

“¡Parece que está dormío, Dios mío,
en su capote de bregal!”
y por Gelves viene el río, teñío
con sangre de los Ortega.

Suspira bajo su manto
la Virgen de la Esperanza
y arría en señal de duelo
banderas la Maestranza.

Y Sevilla, enloquecida,
repetía a voz en grito:
“¡Pa´que quiero mi alegría
si se ha muerto Joselito!”

Silencio por un minuto,
pintad los campos de luto
el ciprés y el olivar.
De luto las amapolas
de luto Carmen y Lola
Concha, Pepa y Soledad.

Silencio guarda el romero
silencio ese toro negro
y los bravos mayorales.
Crespones en las divisas
silencio pide la brisa
al pasar por los trigales.

“¡Parece que está dormío, Dios mío,
en su capote de bregal!”
y por Gelves viene el río, teñío
con sangre de los Ortega.

Suspira bajo su manto
la Virgen de la Esperanza
y arría en señal de duelo
banderas la Maestranza.

Y Sevilla, enloquecida
repetía a voz en grito:
“¡Pa´que quiero mi alegría
si se ha muerto Joselito!”.

M. ACOSTA, G. Y M. MONREAL
Tani

A la cueva que hay en Grana’
ha llegado de tierras lejanas,
como reina en carroza dorá’
una niña princesa gitana.
Tani se llama de nombre,
es más bonita que un sol.
No camela corona real
y camela un gitano español.
Su blanco pañuelo, la rosa tendrá
y no hay otra novia más guapa y honrá.

Ay! Tani, Tani mi Tani,
Ay! Tani, Tani mi Tá,
Ay! Tani, Tani morena que corre en tus venas la sangre real.
Ay! Tani que mi Tani que mi Tani,
Ay! Tani que mi Tani que mi Tá,
Ay! Tani, Tani morena gitana más buena no habido ni habrá.
Una y una dos, dos y una tres
no sale la cuenta porque falta un churrumbel

Hoy los novios se van a casar,
donde tiene su trono la Zambra.
Y la fiesta se va a celebrar,
en el patio mejor de la Alhambra.
Llegan de to’ el mundo entero.
La carabana calei,
y la palma de rumba le dan,
a la isla Triana y Jerez.
Los payos reales le van a comprar,
corona de plata, de perlas del mar.

Ay! Taaani, Tani mi Tani,
Ay! Tani, Tani mi Tá,
Ay! Tani, Tani morena que corre en tus venas la sangre real.
Ay! Tani que mi Tani que mi Tani,
Ay! Tani que mi Tani que mi Tá,
Ay! Tani, Tani morena gitana más buena no habido ni habrá.
Una y una dos, dos y una tres
no sale la cuenta porque falta un churrumbel
Una y una dos, dos y una tres
no sale la cuenta porque falta un churrumbel

Ay! Tani, Tani mi Tani,
Ay! Tani, Tani mi Tá,
Ay! Tani, Tani morena que corre en tus venas la sangre real.
Ay! Tani que mi Tani que mi Tani,
Ay! Tani que mi Tani que mi Tá,
Ay! Tani, Tani morena gitana más buena no habido ni habrá.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Ay pena penita pena

Si en el firmamento poder yo tuviera,
esta noche negra lo mismo que un pozo,
con un cuchillito de luna lunera,
cortaría los hierros de tu calabozo.
Si yo fuera reina de la luz del día,
del viento y del mar,
cordeles de esclava yo me ceñiría
pot tu libertad.

¡Ay, pena, penita, pena -pena-,
pena de mi corazón,
que me corre por las venas -pena-
con la fuerza de un ciclón!
Es lo mismo que un nublado
de tiniebla y pedernal.
Es un potro desbocado
que no sabe dónde va.
Es un desierto de arena -pena-,
es mi gloria en un penal.
¡Ay, penal! ¡Ay, penal!
¡Ay, pena, penita, pena!

Yo no quiero flores, dinero, ni palmas,
quiero que me dejen llorar tus pesares
y estar a tu vera, cariño del alma,
bebiéndome el llanto de tus soleares.
Me duelen los ojos de mirar sin verte,
reniego de mí,
que tienen la culpa de tu mala suerte
mis rosas de Abril.

LEÓN y SOLANO
Pastora Imperio

A las puertas de la gloria
llegó Pastora a llamar
y San Pedro emocionado
las abrió de par en par.

¿De dónde es usted señora?
– De Sevilla, casi ná
andaluza y española…
y gitana aceituná.
Me llamo Pastora Imperio
pa lo que guste mandar.

Tenía los ojos verdes,
y los tengo que la mar
por mucho que rice el rizo
verde que verde será.

¿Y usted qué vende?, ¿qué quiere?
¿que sabe hacer? pues verá:
sé llevar una mantilla
y una bata almidoná
y moviendo los pinreles
nunca he perdido el compás.

Dicen que si soy antigua
de una España trasnochá,
y yo me rio lo mío, de eso
de la antigüedad.

Porque levanto los brazos
y me pongo revelá
diciendo por lo bajini
al que lo quiera escuchá:

Como la Giralda mora
Pastora no tie edad
como la Torre del Oro
y el palacio de San Telmo
Pastora no tiene edad.

Porque perdí los papeles
en una juerga real
entre Isabel y Fernando
En la Granada Imperial…
y no hay taco de almanaque
que lo pueda desmotrar
Ea, que no,
que Pastora Imperio
ni quiere ni tiene edad.

Que Pastora
Pastora, Pastora,
Pastora Imperio
Ni quiere ni tiene edad.

LEÓN, CALLEJÓN y QUIROGA
La Chiquita Piconera

E
l pintor la respetaba
lo mismo que algo sagrao
y su pasión le ocultaba
porque era un hombre casao.
Ella lo camelaba con alma y vía
hechisá por la magia de su paleta
y al igual que una llama se consumía
en aquella locura negra y secreta.

ESTRIBILLO

Y cuando de noche Córdoba dormía…
y era como un llanto la fuente del Potro,
una voz decía:
¡Ay, chiquita piconera,
mi piconera chiquita!
Esta carita de cera
a mí el sentío me quita.
Te voy pintando, pintando
ar laíto der brasero
y a la vez me voy quemando
de lo mucho que te quiero.
¡Várgame San Rafael,
tener el agua tan cerca
y no poderla bebé!

Ella rompió aquel cariño
y le dio un cambio a su vía,
y el pintor iguá que un niño
lloró al mirarla perdía.
Y cambió hasta la línea de su pintura,
y por calles y plazas lo vió la gente
deshojando la rosa de su amargura
como si en este mundo fuera un ausente.

ESTRIBILLO

Y cuando de noche Córdoba dormía…
y era como un llanto la fuente del Potro,
el pintor gemía:
¡Ay, chiquita piconera,
mi piconera chiquita!
Toa mi vía yo la diera
por contemplar tu carita.
Mira tú si yo te quiero
que sigo y sigo esperando
ar laíto der brasero
para seguirte pintando.
¡Várgame la Soleá,
haber querío orvidarte
y no poderte orviá!

LA COPLA EN MI VOZ
F.de Juan y M.Marvizon

Dicen…
Dicen que la copla ha muerto
Y hay quien dice, que hace tiempo
Su sonido se olvidó.
Dicen…
Dicen que anda malherida
Dicen que estará escondida
Que el mundo la maltrató.
Que no hay músicos poetas
Que tengan inspiración
Para escribir unas letras
Que lleguen al corazón.
Que se secó su semilla
Que se perdió el sentimiento
Pero la verdad del cuento
Yo se la cuento, desde sevilla.

Porque la copla en mi voz
Se hace bandera de españa
Y tengo “pa” defenderla
Reaños en mis entrañas
Y el arte que dios me dio.
Porque en mi tierra nació
Y tiene el alma andaluza
Y en el puerto es marinera
Y en la sierra bandolera
Y es capote de paseo
Grana y oro
Sobre el ruedo del amor
Del amor de algún torero.
Fue tatuaje en mi pecho
Yo fui, la carmen de españa
Y recorrí la “verea”
Desde su puerta a mi casa.
Y fueron cinco farolas
Las que alumbraron mi “via”
Y en una carcel de oro
Por la copla fui “prendía”.


OCHAITA, VALÉRIO Y SOLANO
Cuchillito de agonia

Te di mi rosa primera
Y tú que me diste a mi
La flor que está en mis ojeras
De hacerme tanto sufrir.

De mi parte los cuidao
De quien estaba tan ciega
De la tuya el vino agüao
Que le sobró a tu bodega.

Cuchillito, cuchillito de agonía
Por cristo no me avasalles
Cuando este llanto derramo
Acuérdate de aquel día
En que te encontré en la calle

Igual que un perro sin amo
Como puede ser que olvides
Lo que te di a manos llenas
Moriré si me lo pides

Como una rosa de pena
Cuchillito, cuchillito pa mi muerte
No pidas tormento mío
Que deje yo de quererte.

Diciendo a los cuatro vientos
Que a mi no me debes na
Las luces del firmamento
Se apagan con tu maldad.

Con tu ensarta de mentiras
Ni a dar la cara te atreves
Si hasta el aire que respiras
A esta mujer se lo debes.

LEON, MOLINA Y QUIROGA
La gente

No hubo nunca una razón,
‘pa’ murmurar de María.
Vivía con ilusión
porque un hombre la quería.
Pero la gente se lo ‘ha inventao’:
“Sale de noche”, “Tiene otro amor”.
Tanto la gente lo ha comentao
que hasta ella misma se lo creyó.

La gente, tiene la gente
maldita la condición
del que no habla frente a frente
y murmura sin razón.

En la silla del tormento,
no hay dolor como este mío;
pero lo que yo más siento
es que tú te lo has creío’.

Por mí ya podéis hablar
porque me es indiferente;
para bien o para mal,
yo no me dejo llevar
por lo que dice la gente.

Ya podéis hablar de mí
porque a ningún hombre quiero,
ahora sí podéis decir
que me sobra el mundo entero.

Todos presumen de estar a mi lado’:
“Tiene dinero”, “Qué guapa está”.
Maldita gente, que me ha matao
y ahora me quiere resucitar.

La gente, tiene la gente
maldita la condición
del que no habla frente a frente
y murmura sin razón.

En la silla del tormento
no hay dolor como este mío,
pero lo que yo más siento
es que tú te lo has creío.

Por mí ya podéis hablar
porque me es indiferente;
para bien o para mal,
yo no me dejo llevar
por lo que dice la gente.

PERELLO, PALMA Y MONREAL
Bulerías de la isla

En ese barco, “mare”
que al puerto llega, que al puerto llega,
viene el marinerito
que me camela, que me camela,
que viene navegando, ay, navegando,
de Levante a la Isla
de San Fernando, de San Fernando.

Ya viene, mare, viene
por la bahía
entonando esta copla
por bulerías.

Ay, vente, vente, vente,
vente, serrana,
pa ser de mi barquito
la capitana.
Ay, vente, vente, vente,
vente, que quiero,
que quiero ser, serrana,
tu marinero.

Ay, vente, vente, vente,
vente y tendrás
collares pa tu cuello,
de espuma blanca,
de espuma blanca, niña,
como las olas
blancas del mar.

Mi novio me ha traído
de Cartagena, de Cartagena,
corpiños primorosos
de raso y seda, de raso y seda.
Y pa mi pelo negro, ay, pa mi pelo
ay, peinetas que relucen
como luceros, como luceros.

CARACOL
Carcelero, carcelero,

Carcelero, carcelero,
Carcelero, carcelero,
porqué no abres puertas y cerrojos
abre puertas y cerrojos
porque no quiero perderme
porque no quiero perderme
por culpita de unos ojos,
ay,por culpita de unos ojs.


Salgo por las calles solo
yo salgo por las calles solo
porque estoy atormentaito por unos celos
atormentao por unos celos
porque no quiero ahogarla
porque no quiero ahogarla
con la trenza de su pelo
ay,de su pelo negro,Dios mío que pelo.


Abre carcelero,
abre ya el presidio
pa que no me vean llorar por las calles
pa que no me vean llorar por las calles
igual que un chiquillo.

QUINTERO, LEON y QUIROGA
La Ruiseñora

En la taberna del Tres de Espadas,
entre guitarras y anís de moras,
¡cómo cantaba de madrugada
por soleares La Ruiseñora!
-Se acabó lo que se daba-
le dijo Paco Olivares
y la llevó hasta el altar.

Y ella que lo camelaba
se puso blanca de azahares,
y nunca volvió a cantar.

Pero Paco antes de un año
empezó a volver de día
y a beber sin ton ni son,
y mordiendo el desengaño
la flamenca repetía
en los hierros del balcón.

¿Qué te pasa, Ruiseñora?
Que tengo un nido de pena y celos en la garganta,
que hasta el corazón me llora
por seguiriyas, por soleares y por tarantas.

¿Qué sombra lo tiene esclavo?
¿De qué rumbo maldecío
viene este dolor de clavo
que me esbarata el sentío?

¿Dónde está el agonizante
que entre la noche y la aurora
se muera cantando un cante
mejor que La Ruiseñora?-

Al Tres de Espadas corrió celosa
con la carita despavorida
y vio a su Paco que con la Rosa
en una mesa se divertía.

Subió derecha al tablado:
-¡Aquí está La Ruiseñora
pa lo que gusten mandar!
¡Lo de ése y yo se ha acabado!
¡Vuelvo a ser la cantaora!
¡Conque vamos a cantar!

-¡Pues se va a cumplir tu suerte!
Y al relámpago de un tiro
el café se iluminó;
ella vio llegar la muerte
y en el último suspiro
de este modo le cantó:

¡Dios te ampare, Ruiseñora!
Campanas doblen por el silencio de tu garganta;
recen por su cantaora
las seguiriyas, las soleares y las tarantas.

De un soplo me has apagado
la lámpara de la vida,
mira qué bien has pagado
lo que yo a ti te quería.

¿Dónde está el agonizante
que entre la noche y la aurora
se muera cantando un cante
mejor que La Ruiseñora?

Tenedle, por Dios, clemencia,
piedad tenedle los jueces,
que yo le he dado licencia
para matarme cien veces.

¿Dónde está el agonizante,
que entre la noche y la aurora,
se muera cantando un cante
mejor que La Ruiseñora?

LEON y SOLANO
Señorita

Lleva ya casi un siglo con un nombre en la boca
y jamás lo pronuncia delante de la gente.
Es el nombre de un hombre que bordó como loca
en sábanas de hilo apasionadamente.

Cuando llega la noche su pesar desemboca
en canción sin palabras, amarilla y doliente,
y en el mar del espejo su sonrisa retoca,
por si acaso aquel hombre volviera de repente.

Señorita la llaman el juez y el escribano,
que conocen sus años y su pena infinita.
Señorita, el muchacho, el niño y el anciano,
cuando vuelve del rezo o sale de visita.

Y al mirar sin anillo la nieve de su mano,
el pueblo soberano
la llama: -Señorita, señorita, señorita, señorita, señorita.
Señorita, le dice la gente maliciosa
al notar su pintura apagada y marchita.

Señorita, el cartero al verla ruborosa
preguntar por la carta que tanto necesita.

Y ella misma, al mirarse tan sola y ojerosa,
con rabia dolorosa
se llama: -Señorita, señorita, señorita, señorita, señorita.

ROMAN y SEGOVIA
Noches bonitas de España

Cuando la luna lunera,
Se refleja sobre el río
Entre el verde zumbea,
Se adormece el caserío
España es como una rosa,
Y su perfume como el viento
Entre notas del corazón
De alegría y sentimiento

Ay, noches de España
La de la zambra de la escuela granadina
Noches de España,
La de las fallas de la tierra levantina
Noches bonitas de España
Semana Santa ay, de Triana que de Triana
Que de Triana pasión, noches de España.

La dura fiesta de mi peña
O la fiesta de Jerez
Desde el Madrid verbenero
A la fiesta Valenciana
Ay, de los puertos marineros
Hasta Córdoba la llana
Cuando se apaga la tarde,
Y se encienden los faroles
Siempre alegran nuestra tierra
Ay, los cantares Españoles

Ay, noches de España
La de la zambra de la escuela granadina
Noches de España,
La de las fallas de la tierra levantina
Noches bonitas de España
Semana Santa ay, de Triana que de Triana
Que de Triana pasión, noches de España.
La dura fiesta de mi peña
O la fiesta de Jerez
Semana Santa ay, de Triana que de Triana
Que de Triana pasión, noches de España.
La dura fiesta de mi peña
O la fiesta de Jerez

LEON – QUUIROGA
La niña de la ventera

Ay que tendra la niña de la ventera
que ni en los labios tiene color
Ay que tendra la niña de la ventera
pa mi que es pena del mal de amor

Y su novio le a regalao
una rosa de coral
y un pañuelito de espuma
pa cuando salga a bailar
ay pero la niña no quiere
y no se porque sera

Ay que tendra la niña de la ventera
que ni en los labios tiene color
Ay que tendra la niña de la ventera
pa mi que es pena del mal de amor

Que si vino, que si vino o que si fui
que si eras o no eras o si dejabas de ser
que si antonio que si pedro o que si juan
que si toma o que si dale, que si nunca lo sabras

Ay que tendra la niña de la ventera
que ni en los labios tiene color
Ay que tendra la niña de la ventera
pa mi que es pena del mal de amor

Y su madre le a preguntao
porque no quiere comer
y se pasa en la ventana
hasta las o las
ay pero la niña no quiere
y no se porque será

Ay que tendra la niña de la ventera
que ni en los labios tiene color
Ay que tendra la niña de la ventera
pa mi que es pena del mal de amor

Que si vino, que si vino o que si fui
que si eras o no eras o si dejabas de ser
que si antonio que si pedro o que si juan
que si toma o que si dale, que si nunca lo sabras

Ay que tendra la niña de la ventera
que ni en los labios tiene color
Ay que tendra la niña de la ventera
pa mi que es pena del mal de amor

tu te lo puedes creer, la niñaa
dice ella que si tal que si cual que si vino o que si fue
oju madre mia de mi alma, anda que el liooo

Ay que tendra la niña de la ventera
que ni en los labios tiene color
Ay que tendra la niña de la ventera
pa mi que es pena del mal de amor

CARMELO LARREA
Dos cruces

Sevilla tuvo que ser
con su lunita plateada
testigo de nuestro amor
bajo la noche callada
y nos quisimos tú y yo
con un amor sin pecado
pero el destino ha querido
que vivamos separados

Están clavadas dos cruces

en el monte del olvido
por dos amores que han muerto
que son el tuyo y el mío

Están clavadas dos cruces

en el monto del olvido
por dos amores que han muerto
que son el tuyo y el mío.

Hay barrio de santa Cruz

hay plaza de doña Elvira
hoy vuelvo yo a recordar
y me parece mentira
ya todo aquello paso
todo quedo en el olvido
nuestras promesas de amores
en el aire se han perdido

Están clavadas dos cruces

en el monte del olvido
por dos amores que han muerto
que son el tuyo y el mío
están clavadas dos cruces
en el monte del olvido
por dos amores que han muerto
que son el tuyo y el mío.
Que son el tuyo y el mío.

PERELLÓ, CANTARRANA Y MOSTAZO
Herencia gitana

Me dejaron de
herencia mis “pares”,
ademas de la
luna y el sol,
una bata “cuaja” de lunares
que conmigo el mundo recorrió.

Un borrico y un par de panderos,
mucha gana de no “jace” ná,
y talento, pupila y salero
pa “podé” esta “via” arrastrá.

Mu’ poquita cosa,
esa es la verdad,
pero soy
dichosa
pudiendo cantar.

Soy de la raza calé,
que al mundo dicta sus leyes,
hija de “pares” gitanos
y tengo sangre de reyes
en la palma de la mano,
que tengo sangre de reyes
y en la palma de la mano.
Porque soy de la razita calé.

Yo quisiera morirme en la cuna
que al nacer acogió al Faraón,
y cerrase mis ojos la luna
y sellara mis labios el sol.

Mu’ poquita cosa,
esa es la verdad,
pero soy dichosa
pudiendo cantar

Soy de la raza calé,
que al mundo dicta sus leyes,
hija de “pares” gitanos
y tengo sangre de reyes
en la palma de la mano,
que tengo sangre de reyes
y en la palma de la mano.
Porque soy de la razita calé.

LÉON y VALVERDE
Maria de la Ó

Para mis manos tumbagas,
para mis caprichos monedas.
Y para mi cuerpo lucirlo
mantones bordados, vestidos de seda.

La luna que yo pida,
la luna que me dan.
Que pa eso mi payo abiya más parnés
que tiene un sultán.

– Envidio tu suerte ! –
me dicen algunas al verme lucir.
Y no saben pobres
la envidia que ellas me causan a mí.

María de la O,
que desgraciata gitana tu eres
teniéndolo tó.
Te quieres reír
y hasta los ojitos los tienes morados
de tanto sufrir.

Maldito parné
que por su culpita dejaste al gitano
que fue tu querer.
Castigo de Dios
es la crucecita que llevas a cuestas,
María de la O.

Para su sed fui el agua,
para su frío, candela.
y para sus besos amantes
dejé entre sus brazos mi carne morena

Querer como aquel nuestro,
no hay en el mundo dos…
¡Maldito dinero que así de su vera
a mí me apartó!

-¡Serás más que reina!-
me dijo a mí el payo y yo lo creí.
Mi vida y mi oro
daría yo ahora por ser lo que fui.

OCHAÍTA, VALERIO y SOLANO
Cariá la sanluqueña

(Amável contribuição de Manzana!)

Entre las luces pintadas
de un flamenco cafetín
Cariá la sanluqueña (bis)
era un moreno jazmín.

La tarde de cualquier día
se hizo el sueño realidad:
que vino a Bajo de Guía
un capitán que decía
“¿Quién me da, quién me da una cariá?

Cariá, Cariá la sanluqueña,
ten conmigo cariá.
Soy capitán de corbeta
y he venío de la mar
por ver tu boca sujeta
de la mía, Cariá.

Cariá, Cariá la sanluqueña,
ten conmigo, ten conmigo cariá,
ay, ay, ay, ten conmigo cariá”.

II

En una noche de agosto,
entre cirios y azahar,
tras la Virgen Sanluqueña (bis)
una mujer va enlutá.

Preguntan que quién sería;
nadie da contestación,
y el viento en Bajo de Guía
dicen que al agua decía:
“La perdió, la perdió su corazón.

Cariá, Cariá la sanluqueña,
ay, qué pena, Cariá,
que el capitán que pedía
tu querer por cariá
te ha dejaíto perdía
en el medio de la mar.

Cariá, Cariá la sanluqueña,
ay, qué pena, ay, qué pena, Cariá,
ay, ay, ay, ay, qué pena, Cariá”.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Romance de valentia

Era mu poco en la vía
Tan poco que nada era,
Por no tene no tenía
Ni mare que lo quisiera.
Era un triste afisionao,
Que buscaba la ocasión
De dejar en un cerrao
Frente a un toro el corazón.
Romance de valentía
Escrito con luna blanca
Y gracia de Andalucía
En campos de
Salamanca.

Embiste, toro bonito,
Embiste, por caria…
Morir se me importa un pito,
Pues nadie me iba a llora.
Aquí no hay plaza, ni hombre,
Ni traje tabaco y oro.
Aquí no hay plaza, ni hombre
Que esta delante de un toro.
En matarme no repare,
Te concedo hasta el perdon…
Y como no tengo mare,
La macarena me ampare
Si me cuelgas de un pitón.

Todas las noches saltaba
Sin miedo la talanquera
Y a cara o cruz se jugaba
Al toro la vía entera.
Quiza fuera colorao
Er bure que lo embistió
Y mordiendo su costao
Malherio lo dejo.
Romance de valentía
Teñio con luna blanca
Y sangre de Andalucía
En campos de
Salamanca.

Adiós, plaza de Sevilla,
Ya nunca me habrás de ve,
Pisar tu arena amarilla,
Con tanto que lo soñé,
Adiós,capote de sea,
Que fuiste mi compañero,
Morir en esta pelea
Es cosa de buen torero.
Ya vestío de alambres
No ha de verme la afision
Y
como no tengo mare,
La macarena me ampare
Y me de su bendición.

Y allí quedo entre al fiera,
Ninguno la vio cae,
Nadie reso tan siquiera?
Ni un Padre Nuestro por el…
Por el ninguna serrana
Lloro de luto vestía…
Por el ninguna campana
Doblo amaneciendo el día.
Pero en cambio entre asusena
Y entre velas enrisa,
En San Gil, la macarena,
Ay, si que lloraba de pena
Por la muerte der chava

LEÓN Y QUIROGA
Dime que me quieres

Hay una cosa que te quiero decir
que es importante, al menos para mí,
toda la noche estuve sin dormir porque
una frase de tu boca quiero escuchar.

Dime que me quieres,
dime que me quieres.

Ahora estoy triste y necesito saber
si tú me quieres de verdad como ayer,
aunque parezca tonto voy a pedirte
que me lo repitas una vez y otra vez.

Dime que me quieres,
dime que me quieres.

Me costó mucho y al final decidí
ir a tu casa y ahora estoy junto a ti,
quiero escucharlo y no me importa rogarte,
por favor no juegues con mi corazón.

Y hay una cosa que te quiero decir
que es importante, al menos para mí,
son dos palabras para hacerme feliz,
dímelo al oído una vez y otra vez.

Dime que me quieres,
dime que me quieres.

Dime, nena, dime, nena,
ay, dime, dime, dime.

Dime que me quieres…

GALLARDO, SÁNCHEZ ORTEGA
Sendas del viento

Callarse por un momento,de la tona y seguirilla
que por las sendas del viento, el aire va de rodillas
entre pintas y chumberas el silencio es su crespon
que a la gente canastera,le an partido el corazon.

Mi copla por los rosales, dejarla que venga y valla
Que estoy llorando a canales la pena de los amaya
La guitarra mora a puesto, crespones en su compas
Y de luto para los restos se vistio la solea

Ya esta la luna en la paya, diciendo de madrugada que pena
que pena Carmen Amaya

Formando cruz lleva el agua, dos ramas de yerba buena
el yunque llora en la fragua por una rosa morena
los gitanos y las señoras el mocito y el marques
toda España, reza y llora sin poder conprender

Mi copla por los rosales, dejarla que venga y valla
Que estoy llorando a canales la pena de los amaya
La guitarra mora a puesto, crespones en su compas
Y de luto para los restos se vistio la solea

Ya esta la luna en la paya, diciendo de madrugada que pena
que pena Carmen Amaya

LEÓN Y QUIROGA
Te lo juro yo

Yo no me dí cuenta de que te tenía
hasta el mismo día en que te perdí,
y vi claramente lo que te quería
cuando ya no había remediospa mí.

Llévame por calles de hiel y amargura,
ponme ligauras y hasta escúpeme.
Échame en los ojos un puñao de arena,
mátame de pena pero quiéreme.

ESTRIBILLO

Mira que te llevo dentro de mi corazón
por la salusita de la mare mía,
te lo juro yo.
Mira que pa mí en el mundo no hay na más que tú
y que mis acais, si digo mentiras,
se queden sin luz.

Por tí contaría la arena del mar,
por tí yo sería capaz de matar
y que si te miento me castigue Dios,
eso con la mano sobre el evangelio,
te lo juro yo.

Ya no eres la misma que yo conocía,
la que no veía na más que por mí
y ahora vas con uno distinto ca día
y en cambio yo muero de celos por tí.

Claro que la culpa de que esto pasara
no la tuvo nadie, nadie más que yo,
yo que me reía de que esto acabara
y luego he llorado porque se acabó.

ESTRIBILLO

Eso con la mano sobre el evangelio,
te lo juro yo.

LEÓN Y SOLANO
Esclava de tu amor

A veces se me seca la saliva
y lloro
como un niño abandonado
y tengo el corazon en carne viva
por culpa de este amor desesperado.

Por culpa de este amor que es mi bandera
mi cielo, mi arcoiris y mi martirio
el callejón de mi ceguera
el monte de pasión de mi delirio.

Anadie, a nadie dije ser tu compañera
que vivo, que vivo en tu cariño prisionera
y esclava de este amor q me disloca.
No dejo en mi silencio de quererte
mas nunca ni a la hora de mi muerte
se escapará tu nombre de mi boca.

Ay… de mi boca…

Se escapara tu nombre de mi boca
A nadie, a nadie dije ser tu compañera
y esclava de este amor que me disloca
y esclava de este amor que me disloca.

No dejo en mi silencio de quererte
mas nunca ni a la hora de mi muerte
se escapara tu nombre de mi boca

Ay… de mi boca
Se escapara tu nombre de mi boca…

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
A ciegas

Yo muchas noches sentía,
cercano y al día,
tus pasos en la casa,

Gracias a Dios que has llegao ,
que no te ha pasao,
ninguna cosa mala,

En tus manos, un aroma,
que trasminaba como el clavel,

Pero yo , lo echaba borma,
porque era exclavo de tu querer,

Que me he entretenio,
las cosas del juego,
y yo te decia,
cerrando los ojos,
lo mismo que a un ciego.

No tienes que darme cuentas,
a ciegas yo te he creío,
yo voy por el mundo a tientas ,
desde que te he conocío,

Llevo una venda en los ojos,
como pintan a la fe,
no hoy dolor como esta gloria,
de estar queriendo sin ver,

Mi corazón no me engaña,
y a tu caridad se entrega ,
duerme tranquilo se entraña,
que te estoy queriendo a ciegas.

No se que mano cristiana,
abrió una mañana,
mi puerta derepente,
luz que cortó en mil pedazos ,
como un navajazo ,
la venda de mi frente.

Me quitaron la ceguera,
con un cuhillo de compasión,
y hoy va solo por la acera,
sin lazarillo mi corazón,
toda esa mentira ,
lo firmo y lo pruebo,
y yo te decía ,
queriendo ponerme,
la venda de nuevo.

No tienes que darme cuentas,
él no te las ha pedío,
quien va por el mundo a tientas,
lleva los rumbos perdíos,

Dios me clavará en los ojos,
alfileres de cristal,
pa no verme cara a cara,
contigo y con tu verdad,

Miente de noche y de día,
y a jurarme en falso llega,
sigue mintiendo , alma mía,
que te estoy queriendo a ciegas.

PERELLÓ y MONREAL
Puentecito

Piconera, piconera,
dime por qué llevas llevas
cinta negra en el sombrero
y la carita de pena.
Y la carita de pena
y esos ojitos de duelo.
¿En qué carroza de estrella
se marchó Julio Romero?


Estribillo:

Dime, dime, puentecito,
puente de San Rafael.
Dime por qué caminito
se lo han llevaíto
para no volver.
¿Dónde está Julio Romero,
donde está, por qué se fue?
Dimelo tú, puentecito,
puente de San Rafael.

Cordobesa, cordobesa,
quitate ese traje negro
y mata en flor tu tristeza,
que vive Julio Romero.
Que duerme, que está durmiendo,
no llores que lo despiertas.
Y está velando su sueño
su chiquita piconera.

Estribillo.

ESPINA DE ROSAL
Canción zambra

(Amável contribuição de Manzana!)

Canta: Gracia de Triana (1972)

I

En la cárcel de tus ojos
prisionera me quedé
al mirarte aquella tarde
que te quise, vida mía, conocer.
Unas coplas de cariño
nos contamos sin hablar:
yo juraba: “Para siempre”
tú risueño me decías: “Una más.

Estribillo:

Una más en mi camino,
una más en mi ilusión,
una más en mis desdenes,
una más…”, sin corazón.

Yo no soy amor de nadie.
Soy amor y nada más.
El que quiera, que me tome;
y el que no, váyase en paz.

Y yo sola me pregunto
de qué barro me hizo Dios,
que prefiero ser espina de rosal,
ser espina en vez de flor.

II

En la cárcel sin muralla
de tu vida sin amor,
centinela de tus pasos,
yo te puse, vida mía, el corazón,
esperando tu hora mala,
que te tiene que llegar,
y decirte: “ Yo te quiero”
Tú dirás sin recordarme: “Una más.

Estribillo:

Una más en mi camino,
una más en mi ilusión,
una más en mis desdenes,
una más”, sin corazón.

Yo no soy amor de nadie.
Soy amor y nada más.
El que quiera, que me tome;
y el que no, váyase en paz.

Y yo sola me pregunto
de qué barro me hizo Dios,
que prefiero ser espina de rosal
ser espina en vez de flor.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Sólo vivo pa quererte

Sólo vivo pa quererte
Hay unos ojos llamando,
abre madre ese portón
aunque sé que van buscando
tan sólo mi perdición.

Y cuando los vi, sentrañas,
cambió el aire en mi veleta
y me hirieron tus pestañas
cual si fueran bayonetas.

Te quiero de noche y día,
te quiero de madrugá;
con pena y con alegría,
tranquila y desesperá.
Sólo vivo pa quererte,
y me tienen sin cuidado
ni la vida ni la muerte,
ni el presente ni el pasado.

El cariño no es un cielo
con nubes y golondrinas.
El cariño son los celos,
es un llanto sin pañuelo
y una corona de espinas.

Me valga Santa Lucía
y me dé conformidad
si por cosas de la vida
tus ojos no viera más.

Rompería con mis manos
llave, puertas y cerrojos
con tal de verme, serrano,
en las niñas de tus ojos.

El cariño no es un cielo
con nubes de purpurina,
el cariño son los celos,
es un llanto sin consuelo
y lo demás son pamplinas.

VALVERDE, LEÓN y QUIROGA
Ojos verdes

Apoyá en el quicio de la mancebía,
miraba encenderce la noche de Mayo.
Pasaban los hombres
y yo sonreía,
hasta que en mi puerta paraste el caballo.
Serrana me das candela
y yo te dije gaché.
Ay ven
y tómame mis labios
y yo fuego te daré.
Dejaste el caballo
y lumbre te dí
y fueron dos verdes luceros de Mayo tus ojos pa’ mí.
Ojos verdes,
verdes como,
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón
Pa mí ya no hay soles,
lucero, ni luna,
No hay más que unos ojos que mi vida son.
Ojos verdes, verdes como
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Vimos desde el cuarto despertar el día,
y sonar el alba en la torre la vela.
Dejaste mi brazo cuando amanecía
y en mi boca un gusto a menta y canela.
Serrana para un vestido yo te quiero regalar.
Yo te dije está cumplio,
no me tienes que dar ná.
Subiste al caballo
te fuiste de mí,
y nunca otra noche
mas bella de Mayo han vuelto a vivir.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA

La Salvaora
Que razon tenia
la pena traidora
que el niño sufriera
por la Salvaora
Diecisiete años
tiene mi criatura
y yo no me espanto
de tanta hermosura

Eres tan hermosa
como el firmamento
lastima que tengas
malos pensamientos

Quien te puso Salvaora
que poco te conocia
el que de ti se enamora
se pierde pa toa la via

Tengo a mi niño embrujao
por culpa de tu querer
si yo no fuera casao
contigo me iba a perder

Dios mio que pena mas grande
el alma me llora
a ver cuando llega la hora
que las intenciones
se le vuelvan buenas
a la Salvaora

MOLES, LÉON Y QUIROGA

En Una Esquina Cualquiera

En una esquina cualquiera,
Con sus ojos me encontré,
Y mis veinte primaveras
Se me pusieron de pié,
Morena, quieres un vaso,
De un mosto que es oro fino,
La lumbre de sus ojazos,
Me quemaba más que el vino,
Oscuridad de tormenta,
Donde ciega me perdí,
Cuando quise darme cuenta,
En sus ojos yo me ví.
Ojos negros de locura,
Ojos negros de pasión,
Centinelas de amargura,
De mi pobre corazón,
Son dos pozos, dos luceros,
Dos carbones encendidos,
Son dos lobos traicioneros,
Que al camino me han salio,
Ojos de mi mala suerte,
Negros como el cormorán,
Que me dan la muerte, ay la muerte,
Y que la vida me dan.
En una esquina cualquiera,
Por tu culpa me encontré
De mis veinte, primaveras,
Ya no me queda un clavel
Y busco para mis males,
Tus ojos por todos laos
Los llevo cual dos puñales
En mi corazón clavaos,

Y me doy contra los muros,
Pues no puedo comprender,
No ver tus ojos oscuros,
En los míos, otra vez.

OCHAÍTA, VALERIO y SOLANO

Cinco farolas

Yo no escucho lo que dicen
las lenguas de vecindonas
porque de sobra yo sé
por quien está su persona.
Cinco luceros azules
alumbran cinco farolas
desde su casa a mi casa
desde su boca a su boca

Cinco añitos que le quiero
cinco añitos que me adora,
la mala gente que sabe
que sabe de nuestras cosas.

Si yo sé que me quieres, como le quiero
a que darle tres cuartos al pregonero
desde su puerta misma hasta su puerta
la vereita verde, no cría yerba, no cría yerba.

Yo no quiero ni saberlo
vecina, cierre la boca
y no me venga a decir
que él va a casarse con otra.

Los cinco añitos cabales
queriéndole hora tras hora
son un cordel en mi cuello
que la garganta me ahoga.

Con carbones encendidos,
que le quemen esa boca
al que juró tantas veces
que estaba por mi persona.

Se apagaron las cinco, cinco farolas,
pa que nadie me vea llorando a solas
¡Ay, que penita madre!, ¡Madre que pena!
La vereita verde, cuajá de yerba,
cuajá de yerba.

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA

Dolores, ay mi Dolores
Las flores de mi cintura
las ronda un niño torero
ay, mamá, por Dios, que me da el temblor,
que murmura y que murmura
serrana por ti me muero
con luna y sol me dice te quiero
bajando la voz.
Dolores, ay mi Dolores
al verte me da un desmayo
tú hueles como las flores
las noches de abril y mayo
Por qué será vida mía
que al verte me da temblores
y de oírte decir mi vida
Dolores, ay mi Dolores
PERELLÓ, MONTORIO
Adiós a España
Tengo una copla morena
echa de brisa, de brisa y de sol
cruzando la mar serena,
con ella te digo adiós
Adiós mi España preciosa,
la tierra donde nací
bonita, alegre y graciosa
como una rosa de abril
Ay, ay, ay, voy a morirme de pena
viviendo tan lejos de ti.
Cruzando la mar serena,
con ella te digo adiós
que lejos te vas quedando
España de mi querer
a Dios le pido llorando
que pronto te vuelva a ver

Como una rosa encendida
perfuma mi corazón
adios mi España querida
pa’ ti canto mi canción
y al darte mi despedida,
y es beso, y es oración

Mi España tierra querida, pa’ siempre adiós.

PRADA, GASA Y CABRERA

El pescaero
¡Ya está aquí er pescaero, vecina!
¡Boquerones, sardinas!
¡Boqueroncitos frescos y sardinitas!
Er pescaero aquí está, bajar mocitas, comprad
Desde El Polo a La Caleta
De La Trini al Perché
No hay quien lleve más fresquito
No hay quien lleve más fresquito
Ni el bonito ni el jurel
Bajar mocitas, comprad
Que el pescaero se va
Er pescao que vendo yo ni tié espinas ni tié escamas
Y es más fino que la sea y es más fresco que tu cara
Mocita de la alamea

Er pescaero aquí está, bajar niñas a comprá
Er pescaero aquí está y no ha vendido más que un real
Er pescaero se va cansaito de gritar
Er pescaero aquí está, venga niñas a comprá

Que yo soy er pescaero más juncá y más cañí
Desde Málaga la bella hasta ser Malavarí
Boquerones como plata, cangrejitos traigo aquí
Boquerones, sardinitas y jureles pa freír

¡Vecina que se va er pescaero!
¡Vaya pescaito que tengo!

Lo mismo las chavalilla
Que es como una flor de Abril
Que la vieja arrugailla
Que la vieja arrugailla
Como mecha de candil.
Bajar mocitas, comprad
Que el pescaero aquí está

Las sortera y las casás, y las que ya han enviudao
Y aquellas que no se sabe de fijo cual es su estao
Toas me compran er pescao.

Er pescaero aquí está, bajar niñas a comprá
Er pescaero aquí está cansaito de gritar
Er pescaero aquí está y no ha vendido más que un real
Er pescaero se va cansaito de gritar

Que yo soy er pescaero más juncá y más cañí
Desde Málaga la bella hasta ser Malavarí
Boquerones como plata, cangrejitos traigo aquí
Boquerones, sardinitas y jureles pa freír

¡Que se va er pescaero pa la Caleta! ¡Vamos, vecina!

Boquerones como plata, cangrejitos traigo aquí
Sardinitas, boquerones y jureles pa freír
Er pescaero aquí está y no ha vendido más que un real
Que estoy cansao de gritar, venga niñas a comprá

Que yo soy er pescaero más juncá y más cañí
Desde Málaga la bella hasta ser Malavarí
Boquerones como plata, cangrejitos traigo aquí
Boquerones, sardinitas y jureles pa freír

RETANA, LEGAZA
Don Triquitraque

De La Habana ha venío el bardian
de mi tío que don Triquitraque el americano,
que toíto el mundo tié recorrío.
Traca que traca, traca que traca,
rejuntando parneses con su comercio de jiji-japa.
LEÓN, SOLANO
Ten cuidado
Me avisaron a tiempo: ten cuidado,
mira que miente más que parpadea,
que no le va a tu modo su ralea,
que es de lo peorcito del mercado.

Que son muchas las bocas que ha besado
y a lo mejor te arrastra en su marea
y después no te arriendo la tarea
de borrar el presente y el pasado.

Ten cuidao, ten cuidao!
Pero yo me perdí por tus jardines
dejando que ladraran los mastines,
y ya bajo la zarpa de tus besos

me colgué de tu boca con locura
sin miedo de morir en la aventura,
y me caló tu amor hasta los huesos.

Ten cuidado, ten cuidado, ten cuidado…


LEÓN – MOLINA MOLES – QUIROGA
Me valga la Magdalena

Me valga la magdalena
Ay, ay lo grande que es mi sufrir
Que yo no tengo a la pena
Ay que la pena me tiene a mí.
Yo no pienso en la venganza
Porque eso a mí no me va
Si he perdio la esperanza
Que me importa lo demá.

Pido a dios que nunca vuelva
Que ya tu pa mi te has muerto
yo pise sin querer la mala hierba
Que sembraste en mi huerto.
el hijo que me ha nacido
No va a pagar tu sentencia
Llevara mis apellidos
Y allá tu con tu conciencia
Mas no será un desgraciado
Que yo lo hare un hombre bueno
Por el no gastes cuidado
Que el hijo de mis pecados
Ay mis pecados.
Jamás te echara de menos.

Me valga la magdalena
Ay, que penita de churumbel
que tiene mi piel morena
Y los ojillos
como los de él.
Velare junto a la cuna,
su sueño de madrugada.
No dejando ni a la luna
Que lo venga a despertar.

Pido a dios que nunca vuelva
Que ya tu pa mi te has muerto
yo pise sin querer la mala hierba
Que sembraste en mi huerto.
El hijo que me ha nacido
No va a pagar tu sentencia
Llevara mis apellidos
Y allá tu con tu conciencia
Mas no será un desgraciado
Que yo lo hare un hombre bueno
Por el no gastes cuidado
Que el hijo de mis pecados
Ay mis pecados.
Jamás te echara de menos.

LEÓN, CLAVERO, QUIROGA Y VARGAS
La remanguillé

Mi novio siempre me está sermoneando
pá que no fume ni salga de paseo
y el sinvergüenza por lo que estoy notando
tiene mas cuentos que un saco de tebeos

La remanguillé que cosa,cosa,
cosa cosita prima primita cosita es
La remanguille es una papa, papa, palabrita
que mi tia Rita dice en Francés
Es darte un timo timo con vaselina
es un remedo del paripé
es una especie de coba fina
pá que te creas lo que no es
Y a mí no me la das con todo tu saber
pues yo sé por demás que entre calé y calé
no cabe niño la, que mira mirame
no cabe niño la, que la remanguillé

Piensa mi novio que estoy medio jilona
y que de tonta me sube hasta la fiebre
y aunque se cree mas listo que Carmona
a su persona doy gato por liebre

La remanguillé que cosa,cosa,
cosa cosita prima primita cosita es
La remanguille es una papa, papa, palabrita
que mi tia Rita dice en Francés

PERELLÓ Y MOSTAZO
La bien pagá

Na te debo,
na te pido,
me voy de tu vera
olvídame ya
que pagao con oro
tus carnes morenas
no maldigas paya
que estamos en paz.

No te quiero,
no me quieras,
si to me lo diste
yo na te pedí,
no me eches en cara
que to lo perdiste
también a tu vera
yo to lo perdí.

Bien pagá,
si tú eres la bien pagá
porque tus besos compré
y mi te supiste dar
por un puñao de parné,
bien pagá,
bien pagá,
bien paga fuiste mujer.
No te engaño,
quiero a otra,
no pienses por eso
que te traicioné.
No cayó en mis brazos
me dio solo un beso,
el único beso
que yo no pagué.
Na te pido,
na me llevo,
entre esta paredes
dejo sepultas
penas y alegrías
que te he dao y me diste
y esas joyas que ahora
pa otro lucirás.

LÉON, SOLANO
Con ruedas de molino

Otro domingo más sin tu mirada
dejándome morir frente a la gente
frente a la gente.

Que pasa y que traspasa indiferente
a mi canción de amor desesperada
desesperada.

Una yegua de celos colorada
corre llena de furia por mi frente
y galopa de oriente hasta occidente
en busca de tu falsa coartada.

Porque yo, sé de más que en esta hora
hay alguien que los labios te devora
y comparte
y comparte contigo pan y vino.

Más como de perderte tengo miedo,
no ahondo en la maraña de tu enredo,
y comulgo con ruedas de molino
y comulgo con ruedas de molino.

Porque yo sé de más que en esta hora
hay alguien que los labios te devora
y comparte
y comparte contigo pan y vino.

Más como de perderte tengo miedo
no ahondo en la maraña de tu enredo
y comulgo con ruedas de molino
y comulgo con ruedas de molino.

LEÓN, MOLINA MOLES Y QUIROGA
Cautiva

Una torre de Granada
Y en la torre qué dolor
Una niña está encerrada
Que no ve la luz del sol.

De noche suena una llave
Y un hombre cruza el cancel
Más nadie en el mundo sabe
El nombre de aquel doncel.
Y el viento solano que ronda la Vela
En un son gitano contó la novela:
“Cautiva, niña cautiva, cautiva,
Cautiva siendo una flor,
Morena de verde oliva,
Cautiva, cautiva de un mal de amor.
Que pena me dan tus clisos
que no ven cielo, cielo ni mar
Que pena el color pajizo que tienes
Y tienes de enamorá.
Tus labios se están quemando,
Quemando en una candela viva,
Que pena que estés penando, penando
cautiva, niña cautiva.”
Una tarde un caballero
Dijo al pie del torreón
Cuando quieras mi lucero
Salvaré tu corazón
Detrás de la celosía
la niña dijo al Don Juan:
Cautiva soy de por vida
Y esclava de mi galán.
Y el viento le lleva el cuento a la Alhambra
Y luego a las cuevas de vino y de zambra:

J.BAZAN, RAFAEL RABAY
Ni se compra ni se vende

Tu amor me da la fuerza que necesito
Lo llevo en mi cabeza y está maldito
No se donde te encontré
Ni se lo que he visto en ti
Y se que me moriré, si tu amor no es para mi


Como una rosa alegre de primavera
Me vi ya caminito de los altares
Dispuesta a ser pa siempre tu compañera
Y darte el ramo blanco de mis azahares.
Pero en lo más oscuro de mi sentío
De pronto, compañero, brilló una luz
Y vi que no era bueno para marído
Quien iba a darme sólo pena de cruz.
Poco duró la alegría
Lo nuestro ya se ha acabao,
Somos la noche y el día
Cada uno por su lao
Somos como dos barquitos
Que se cruzan por la mar
Y adiós con el pañolito
Nos decimos al pasar
Adiós barquita velera
Galeón de mi querer
Tu bandera y mi bandera
Ya no han de volverse a ver
Con los ojitos bajos, como los niños,
Vendrás pidiendo a voces que te perdone
Más yo no he de fiarme de tu cariño
Ni que te vea llorando por los rincones
Tienes que merecerme, farso cristiano
Y pasar el calvario que yo pasé
Si quieres que de nuevo ponga en mi mano
El anillo de hierro de mi querer
Donde te lleve la suerte
Será un barco perdío
Tengo que volver a verte
Llorando y arrepentío
Adiós barquita velera
Galeón de mi querer
Tu bandera y mi bandera
Ya no han de volverse a ver

León, Molina Molés, Quiroga
Señora Vecina

Señora Vecina
Vecina, señora vecina
Su niño de usté… me mira al pasaaaar
Vecina, señora vecina
Su niño de usté me empieza a gustá

Er pelo como la tinta
Los ojos de cordobán
Pero dicen que es un pinta
Que sabe más…. que Briján
Lo que le hace falta es una mujer
Que lo quiera mucho y mire por él

Porqué, porqué no le dice usté
Que me siga y me pretenda
Que su niño es una prenda
Si lo saben entender

Vecina, récele usté
A San Antonio bendito
A ver si hace un milagrito
Y se arranca de una vez
Encienda una vela que la pago yo
Señora Manuela de mi corazón.

declamado :

Ay! Que me gusta el niño de mi vecina
Vecina, señora vecina
Su niño de usté…. me ha querío besá
Vecina, señora vecina
En er corredor, ojú, con la oscuriá

Que niño más sinverüenza
Besarme a mí, que valor
A lo mejor usté piensa….
Que más gana tenía yo
Esa cabesita la debe sentá
Que no vuelva a casa por la madrugá

Porqué,
Ay porqué no le dice usté
Que me siga y me pretenda
Que su niño es una prenda
Si lo saben entender

Vecina, récele usté
A San Antonio bendito
A ver si hace un milagrito
Y se arranca de una vez

Encienda una vela que la pago yo
Señora Manuela de mi corazón
Encienda una vela que la pago yo
Señora Manuela de mi corazón

Porqué, porqué…

ORTIZ VILLAJOS / MARCOS / BOLANOS

Cuna cañí

Bautizá con manzanilla,
Cerca del Guadalquivir
Tiene un trono esta chiquilla
Que la llaman en Sevilla
La gitanita cañí.

Tengo la cara morena
Porque el sol me la ha quemao
Igual que la Macarena,
Esa Virgen que es tan buena
Virgen de mi devoción

Sevillana, soy sevillana,
Es la tierra en que nací,
Del mundo la soberana,
Por ser mi tierra gitana
La cuna de lo cañí,
La cuna de lo cañí,
Ay, Sevillana, ay, ay, ay.

Soy del barrio de Triana,
Lo mejor de mi Sevilla,
Tierra de gracia gitana,
Y la luz de Andalucía
Va en mis ojos de sultana

Sevilla, Torre Del Oro,
Giralda y Guadalquivir,
Tierra bendita que adoro
Porque vales un tesoro
Y eres mi cuna cañí.

Por ser mi tierra gitana
La cuna de lo cañí,
La cuna de lo cañí,
Ay, Sevillana, ay, ay, ay.

Juanito Valderrama
El Emigrante

Tengo que hacer un rosario
con tus dientes de marfil
para que pueda besarlo
cuando esté lejos de ti.

Sobre sus cuentas divinas
hechas de nardo y jazmín
rezaré pá que me ampare
aquella que está en San Gil.

Y adiós mi España querida,
dentro de mi alma
te llevo metida,
y aunque soy un emigrante
jamás en la vida
yo podré olvidarte.

Cuando salí de mi tierra
volví la cara llorando
porque lo que más quería
atrás me lo iba dejando.

Llevaba por compañera
a mi Virgen de San Gil,
un recuerdo y una pena
y un rosario de marfil.

Y adiós mi España querida…

Yo soy un pobre emigrante
y traigo a esta tierra extraña
y en mi pecho un estandarte
con los colores de España.

Con mi patria y con mi novia
y mi Virgen de San Gil
y mi rosario de cuentas
yo me quisiera morir.

Y adiós mi España querida…

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Limosna de Amores

Yo debí serrano cortarme las venas,
cuando ante los ayes de una copla mía
pusiste en vilo mi carne morena
con unas palabras que no conocía.

Sólo de pensarlo me da escalofrío.
¡Que ciega que fui!
Cuando con tus ojos, mirando los míos,
dijiste así:

Dame limosna de amores.
Dolores,
dámela por caridad
pon en mi cruz unas flores,
Dolores,
Y Dios te lo pagará.

No me niegues mi serrana el aguita para beber.
Ten piedad samaritana de lo amargo de mi ser.

¿No te da pena que llore?
Dolores,
¿No te da pena de mi?
Dame limosna de amores,
dámela tu mi Dolores
porque me voy a morir.

Yo no necesito tus pobres caudales,
ni quiero que cumplas aquel juramento;
me basta y me sobra que llores canales,
comido de pena y de remordimiento.

Pero lo que nunca jamás de la vida
podrás tu saber
es que hasta el momento que esté en la agonía
te habré de querer.

Perelló / Mostazo
Los Piconeros

Ya se ocultó la luna, luna lunera
ya abierto su ventana la piconera, madre,
y el piconero, va a la sierra cantando
con el lucero, con el lucero.

Ya viene el día, ya viene madre,
ya viene el día, ya viene madre,
alumbrando su clara los olivares
alumbrando su clara los olivares.

¡Ay! Que me diga que si,
¡Ay! Que me diga que no.
Como no lo a querío ninguna
le quiero yo,
mi piconero como el picón.

Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.
Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.

Fajares se la lleva mi piconero
y un mar se ha desbordao de terciopelo
de terciopelo, madre y en el sombrero
una cinta que dice por ti me muero,
por ti me muero.

Ya viene el día, ya viene madre,
ya viene el día, ya viene madre,
alumbrando su clara los olivares
alumbrando su clara los olivares.

¡Ay! que me diga que si,
¡Ay! que me diga que no.
Como no lo a querío ninguna
le quiero yo,
mi piconero como el picón.

Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.
Por su culpa culpita yo tengo,
negro negrito mi corazón.

MARINO Y VILLENA

Manolo de mis Amores

Entre notas de guitarra
De canción y castañuela
Anda el nombre de un gran mozo
Que de boca en boca vuela

Es valiente con los hombres
Con las damas es gentil
Y prendida de su capa
Lleva la gracia chulapa
De los hijos de Madrid

Manolo mío, Manolo de mis amores
Tú eres mi vida, mi dicha y mis dolores
Manolo mío si me falta tu querer
Con honda pena muy pronto me moriré
Muy pronto moriré
Manolo mío, Manolo de mis amores
Sin tu cariño no quiero ni oro ni flores
Manolo de mis amores
Manolo de mi querer

No sé si de broma o vera
Por amor o pasatiempo
Hoy mi casa rompe el hombre
Que robó mi pensamiento

Un repique de campanas
Son sus pasos para mí
Y la noche paso en vela
Como absurdo centinela
Cuando no puede venir

MONTES Y LITO

Celle Ervira – Calle Elvira

En un viejo barrio de estirpe agarena,
De aquellos tan brujos que hay en Graná.
Vivió una mocita de cara morena
De pelo azabache y tez bronceá.

Un palio de flores era su ventana
Pa to’ los mosquitos que iban a rondar.
Pero en los amores aquella sultana
Era tan bonita como desgraciá.

Y una noche misteriosa
Y de silencio escuchó
Esta coplilla graciosa
Sin saber quién la cantó.

Dónde habitan las manolas
Granada calle de Ervira…
Dónde habitan las manolas,
Allí vive quién yo quiero,
En quién pienso a todas horas,
Por ser mi querer primero.

El tiempo pasaba y nadie sabía
De aquella coplilla quién fue el cantaor.
Más no faltó alguien que ya suponía
A Pepe Serrano un buen asador.

Un palio de flores era su ventana
Pa to’ los mosquitos que iban a rondar.
Quedó entristecido pues cierta mañana
Sin dueña y sin flores lo vieron quedar.

Y aunque verla no pudieron cuando del barrio marchó
Aseguran que la vieron entonar esta canción.

A beber agua fresquita
Me voy a la plaza nueva.
A beber agua fresquita
De la fuente de avellanos
Que es la que la sed me quita.
Si me la da mi Serrano

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
Yo soy esa

Yo era luz del alba,
espuma del río,
Candelita de oro puesta en un altar;
Yo era muchas cosas
que ya se han perdido
En los arenales de mi voluntad.

Y ahora soy lo mismo que un perro sin amo,
Que ventea el sitio donde va a morir..
Si alguien me pregunta que como me llamo,
Me encojo de hombros y contesto así:

Yo soy…esa…
Esa oscura clavellina
que va de esquina en esquina
Volviendo atrás la cabeza.
Lo mismo me llaman Carmen,
Que Lolilla que Pilar;
Con lo que quieran llamarme
Me tengo que conforma.

Soy la que no tiene nombre,
La que a nadie le interesa,
La perdición de los hombres,
La que miente cuando besa.
Ya…lo sabe… Yo soy… esa…

Un mocito bueno, borracho de luna,
Pudo ser la tabla de mi salvación;
“como a ti te quiero, no quise a ninguna;
te ofrezco la rosa de mi corazón”

Y yo que mintiendo me gano la vía
Me sentí orgullosa del cariño aquel
Y para pagarle lo que me quería,
Con cuatro palabras lo desengañé.
Yo soy…esa…

Esa oscura clavellina
Que va de esquina en esquina
Volviendo atrás la cabeza.
Lo mismo me llaman Carmen,
Que Lolilla que Pila;
Con lo que quieran llamarme
Me tengo que conforma.

Soy la que no tiene nombre,
La que a nadie le interesa,
La perdición de los hombres,
La que miente cuando besa.
Ya lo sabes
Yo soy esa.

Miguel de los Reyes

Noches Bonitas De España

Cuando la luna lunera,
Se refleja sobre el río
Entre el verde zumbea,
Se adormece el caserío
España es como una rosa,
Y su perfume como el viento
Entre notas del corazón
De alegría y sentimiento

Ay, noches de España
La de la zambra de la escuela granadina
Noches de España,
La de las fallas de la tierra levantina
Noches bonitas de España
Semana Santa ay, de Triana que de Triana
Que de Triana pasión, noches de España.

La dura fiesta de mi peña
O la fiesta de Jerez
Desde el Madrid verbenero
A la fiesta Valenciana
Ay, de los puertos marineros
Hasta Córdoba la llana
Cuando se apaga la tarde,
Y se encienden los faroles
Siempre alegran nuestra tierra
Ay, los cantares Españoles

Ay, noches de España
La de la zambra de la escuela granadina
Noches de España,
La de las fallas de la tierra levantina
Noches bonitas de España
Semana Santa ay, de Triana que de Triana
Que de Triana pasión, noches de España.
La dura fiesta de mi peña
O la fiesta de Jerez
Semana Santa ay, de Triana que de Triana
Que de Triana pasión, noches de España.
La dura fiesta de mi peña
O la fiesta de Jerez

Los Peregrinitos

Hacia roma caminan dos peregrinos
A que los case el Papa… mamita
Porque son primos… niña bonita

Sombrerito de hule lleva el mozuelo
Y la peregrinita… mamita
De terciopelo… niña bonita

Al pasar por el puente de la victoria
Tropezó la madrina… mamita
Calló la novia… niña mamita

Han llegado a palacio y suben pa’ arriba
Y en las salas del Papa… mamita
Lo desanima… niña bonita

Le ha preguntado el Papa como se llaman
Y el Papa le pregunta como se llaman
Él le dice que Pedro… mamita
Y ella que Ana… niña bonita

Le ha preguntado el Papa que edad tienen
Y el Papa le pregunta que edad tienen
Ella le dice que quince… mamita
Y él diecisiete… niña bonita

Le ha preguntado el Papa que si han pecado
Y el Papa le pregunta que si han pecado
Él le dice que un beso… mamita
Que le había dado… niña bonita
Que le había dado… niña

Y la peregrinita que es vergonzosa
Se le ha puesto la cara… mamita
Como una rosa… niña bonita

Y ha respondido el Papa desde su cuarto
Y el Papa le responde desde su cuarto
Ay quien fuera peregrino… mamita
Para otro tanto… niña bonita

Las campanas de Roma ya repicaron
Porque los peregrinos… mamita
Ya se casaron… niña bonita

QUINTERO, LEÓN Y QUIROGA
No puedo vivir contigo

Yo no sé por qué motivo
Ni por qué milagro ni por qué razón
Tengo de amores cautivo
De los besos tuyos a mi corazón

Yo era una rosa de Mayo
Y tú pa mis ramas fuiste vendaval
A la cola de un caballo
Desde que te quiero me llevas atá

No puedo vivir contigo
Ni sin estar a tu vera
Unas veces te bendigo
Y otras matarte quisiera
Eres mi noche y mi día
Mi pecado y mi virtud
Eres mi norte, mi guía
Eres mi gloria y mi cruz
A Dios pongo , a Dios pongo por testigo
De lo que me pasa a mí
No puedo vivir contigo
Pero tampoco sin ti

Yo ya sé que esta locura
Es el laberinto de nunca acabar
Es como una noche oscura
Donde nos perdimos pa siempre jamás

No sé porqué te consiento
Que tú hagas conmigo esta Inquisición
Potro de luna y tormento
Es el amor tuyo pa mi corazón

Eres mi noche y mi día
Mi pecado y mi virtud
Eres mi norte, mi guía
Eres mi gloria y mi cruz
A Dios pongo , a Dios pongo por testigo
De lo que me pasa a mí
No puedo vivir contigo
Pero tampoco sin ti

TONY CARMONA MAR
Cuna de arte

Cuna de arte y tronío
Tierra de empaque y solera
Donde nace el señorío
Y es la copla su bandera.
Donde el caballo y el toro
Juegan por el olivar
Y el embrujo de unos ojos moros
Te enamoran al mirar.

Andalucía
Solo al pronunciar tu nombre
Vas derrochando alegría
Andalucía
Ocho pueblos que se hermanan
Con los dos de la otra orilla.
Y en un desplante
Se te mete en los sentíos
Por las veredas del arte
Tierra de sueño y poesía.
Que nadie dude que es cuna de arte,
Mi andalucía.

Redes bordadas de espuma
Que van besando la mar
Y una barca marinera
Recogiendo plata y sal.
Rejas que guardan los besos
Que nunca pudiste dar,
Y un qujío por derecho
Que brota al son de un cantar.

Guajiras populares compiladas por Federico Garcia Lorca
[Romance Pascual de] Los Peregrinitos

Hacia Roma caminan
dos pelegrinos
a que los case el Papa mamita
porque son primos niña bonita

Sombrerito de hule
lleva el mozuelo
y la pelegrinita mamita
de terciopelo niña bonita

Le ha preguntado el Papa
como se llaman
el le dice que Pedro mamita
ella que Ana niña bonita

Le ha preguntado el Papa
que que edad tienen
ella dice que quince mamita
y el diecisiete niña bonita

Le ha preguntao el papa
que si han pecado
el le dice que un beso mamita
que le habia dado niña bonita

Y la pelegrinita
que es vergonzosa
se le ha puesto la cara mamita
como una rosa niña bonita

Y ha respondido el Papa
desde su cuarto
quien fuera pelegrino mamita
para otro tanto niña bonita

Las campanas de Roma
ya repicaron
porque los pelegrinos mamita
ya se han casado niña bonita

Pasodoble
Mi Córdoba Soberana

La tierra de Manolete y Guerrita
La más flamenca que he conocido
Con tu soberbia y hermosa mezquita
Vas pregonando tu señorío
Tierra bonita, con el alma te venero
Tu nombre llevo dentro de mi corazón
Al evocarte, Córdoba mía
Con alegría yo te canto mi canción

Ay Córdoba soberana
Cuna de gracia y salero
Lucero de la mañana
Tierra de Julio Romero
Eres de mi Andalucía
La esencia de todas flores
Córdoba es la tierra mía
Y en ella están mis amores
Córdoba es la tierra mía
Y en ella están mis amores

Eres sultana de mi Andalucía,
Córdoba mía, que guapa eres
El mundo entero te la nombra mía
Por la belleza de tus mujeres
En tu alta sierra brotan las blancas ermitas
Como palomas mensajeras el amor
Y en tus rincones, suenan los sones
De una guitarra, y al compás de mi canción

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Dama de España

Dama de España, manola,
Labios color de amapola.
Tiene tu gracia española
El señorío mejor…

Dama de España te quiero,
Sin tus caricias me muero.
Dice mi canto que espero,
Dama de España, tu amor.

Sigue la ronda cantando,
Aires de España bordando,
Y, en tu balcón, esperando,
Dama de España, tu amor.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Rondalla de celos

Aquí tienes, niña hermosa,
las guitarras a tu puerta,
pero falta en la rondalla
el galán de tu pasión.
Y en su puesto hay una maña
que de celos viene muerta
a decirte dos palabras
corazón a corazón.

Tú no sabes que ese hombre
que te ronda enamorado,
y al que tú, tras de la reja,
no te cansas de escuchar,
va a hacer ya casi dos años
que un cariño me ha jurado
nada menos que delante
de la Virgen del Pilar,

Me cantaba lo mismo que a ti
y yo ciega de amor lo creí:
¡Ay, mi mañica querida!
Soy en amor pordiosero,
nadie me quiso en la vida,
nadie me ha dicho “te quiero”.

Traigo el alma hecha jirones
de vagar por los caminos;
donde yo sembré canciones,
recogí tan sólo espinos.

¡Ay, mi mañica querida!
Tenme, por Dios, compasión,
hasta que cierre esta herida que llevo
metida en mi corazón.

Yo he venido a convencerte
de que debes olvidarlo
y aventar como cenizas
la esperanza de ese amor;
esto, maña, es un consejo;
que, si no quieres tomarlo,
vas a ver rodar tu fama
de zaguán en corredor.

Mas, si llego a convencerme
que eres tú quien lo sonsaca,
quien lo vuelve medio loco
con tus artes de mujer,
por mi madre te lo juro
que, sin gritos ni sin faca,
con mis manos yo te arranco
la raíz de tu querer.

Hazme caso y olvida el cantar
que ni un día debiste escuchar…

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Coplas malcriadas – Coplas verdes

Em todas as culturas, a veia poética popular produz textos criticos, humoristicos, satiricos e eróticos, em que está sempre presente uma sã visão das gentes e da sociedade. Aqui vão algumas coplas espanholas que ilustram este delicioso género:

Las mocitas de hoy en día
son como las avellanas,
partes una, partes dos,
y toditas salen vanas.

Una vez que te “quisí”
y tu madre lo “supió”
de tanto que te “dijí”
por pocas me “escuartizó”

¡Ay madre, que me lo han roto!
¡Hija no me digas qué!
El cantarillo en la fuente…
¿pues qué se creía usted?

La mujer y la guitarra
son distintos instrumentos,
uno se toca por fuera
y otro se toca por dentro.

Asómate a la ventana,
cara de sardina frita,
que cada vez que te veo,
se me revuelve la tripa.

Si tu casa ves arder,
y en tu culo un avispero,
y a tu mujer con un fraile,
¿dónde acudirás primero?

La culpa fue de tu madre,
por dejar la puerta abierta,
mía por entrar adentro,
tuya, por estarte quieta.

No hay duda de que tu padre
fue confitero,
y te hizo los labios
de caramelo

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Copla Coplas Letra Letras

Le pregunto yo al romero
Y a la noble hierbabuena
Si es que saben de un remedio
Que me salve ay de esta pena
Amor maldito, que yo deseo
Y como el agua, se va escapando
De entre mis dedos.
Amor maldito, maldito que no merezco
Y es la tortura, de la locura
La que padezco.
Tu amor es como un llanto,
Que hay en mi sangre
Es dicha y es quebranto, miel y vinagre
Me das veneno a probar, en cada beso de ti
Sin mi no puedes estar ni eres solo para mi
A la escarcha del silencio
Como un reo me condena
Y te sigo y me sentencio
Como un preso a sus cadenas
Amor maldito, que yo deseo
Y como el agua, se va escapando
De entre mis dedos.
Amor maldito, maldito que no merezco
Y es la tortura, de la locura…..
Locura….. Ay …..locura….locura
La que padezco
QUINTERO, LEON, QUIROGA
Como dos barquitos

Ay, que don Triquitraque ha traío canela y clavo,
azúcar cande y oro nativo, los colmillos de un elefante,
coquitos frescos y un moro vivo.

Ay, que don Triquitraque
y una mona ramona con su monito
y una cotorra que viene hablando
y unas calenturitas que el pobrecito la está parmando.

Ay, que don Triquitraque traca que traca,
traca que traca rejuntando
parneses con su comercio de jiji-japa.

Y pa’mangui ha traío el bardian de mi tio
y un paragüitas que cuando llueve
a mí me pone calao perdío,
pa’que me suene, pa’que me sueñe,
pañolitos de seda que más bonitos nadie los tiene.
Ay, que don Triquitraque…
LEÓN Y SOLANO

Tengo miedo
Cuando de vera se quiere
El miedo es tu carcelero
Y el corazón se te muere
Si no te dicen te quiero !
Y cualquier cosa te hiere
Como a mi me esta pasando
Que me despierto llorando
Con temblores de agonía
Porque tus ojos mi vida
Y ese color de tu pelo
Han dormido de los cellos
Gitano, Gitano, del alma mía.
Miedo, tengo miedo,
Miedo de quererte,
Miedo, tengo miedo,
Miedo de perderte,
Sueño noche y día
Que sin ti me quedo
Tengo vida mía
Miedo, ay… mucho miedo.

Tiemblo de verme contigo
Y tiemblo si no te veo,
Este querer es un castigo,
castigo que no deseo.
Yo en tus palabras no creo
Y en las mías tú tampoco
Por tu venates de loco
Ya me duele el pensamiento
De este puñal que presiento
Que llenará de agonía
Tu alegría y mi alegría
Gitano, Gitano, de mis tormentos.

Anuncios
  1. Raul Ramiro Pantoja ORTEGA

    Gracuas por darnos a conocer este legado tan valioso y maravilloso de la copla Española, ojala esto tenga mayor difusion.

  2. manuel palacios

    extraordinaria antologia de la copla. Yo estoy busacando el titulo de un poema que recita gabriela ortega. y algunos verso son estos: Desde aquel día que blanca como una novia, ardiendo como una llama,/ temblando como una hoja…. Por favor responderme. Gracias

  3. ole ole y ole bravo por la copla preciosa a hora y siempre ole y ole letras preciosa cancion muy bonita parami hera tampoco en la vida tampoco quenada era

  4. precioso muy bonitos recuerdos de una copla maravillosa de nuestros ante pasados antologia y copla y nostalgia del corazon maravillosos el maestro quiroga y quintero muy buena por mi les doy alos que escrivieron la letra 7000 puntos oleeéeeeééeee

  5. Eduardo Abril

    ole ¡¡ las letras bonitas QUE NO SE PASAN DE MODA
    EDUARDO. ZAMORA

  6. QUE NUNCA SE PIERDAN ESTAS CANCIONES LO DIGO EN MAYUSCULAS

  7. “Y no sé qué dirán tus ojos, pero los míos lo gritan a los cuatro vientos.”
    http://lookingforaheero.blogspot.com.es/

  8. François Fuentes

    Magnifica antologia del corazon puro de Andalucia !!!…
    Hijo de emigrante, viviendo en Francia, poeta, les lagrimas me vienen… leyendo estas maravillas… perlas… de amor y sangre…
    Gracia infinita y salud, amigos…
    Francisco Fuentes , de Royan en Francia…

  9. quisiera encontrar la musica del pasodoble, que empieza asi, voy a cantarte serrana mi pasodoble campero creo que es de font de anta,quisiera conseguir la copla cantada,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: